CEREBRO III
CiberEscrito N° 54 de MUNDO MEJOR
Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile,
enero 2001

ANTELIBRO o Introducción

Finaliza el primer mes del Tercer Milenio, es como para no creerlo, llegamos al Siglo XXI, pero es real, y viene a mi memoria el año 1981 cuando, utilizando una hoy obsoleta máquina de escribir, daba forma a ideas cuyo conjunto iban plasmando lo que pasaría a ser mi primer libro. No conocía el computador pero igual destacaba ya, en aquellos años, que la mente era similar a un computador sutil y el cerebro a uno biológico. Con hechos a la vista y demostrables podemos aceptar la realidad del cerebro y por sus manifestaciones la de la mente. La mente nos da el título de seres racionales y nos diferencia de los animales que consideramos irracionales. No podemos ya negar las maravillosas funciones del cerebro ni las potencialidades de la mente. Esto nos anima a seguir adelante dado que cada día hay más argumentos que nos señalan que no es en vano el que sigamos luchando e intentando pensar mejor y ser mejores personas. La magia cerebral y la alquimia mental están a nuestro alcance y solo cada uno en sí mismo verá cuánto la usa o no en sí mismo y en su lógica proyección para beneficio de los demás. Saber que algo es y puede ser realizado retroalimenta el subconsciente con esa certeza consciente, fijada la idea de realidad nuestra mente se desplaza más allá del tiempo y del espacio en la espiral del espacio-tiempo que es relativo y se impregna con las energías afines a esa personal idea con el fin de hacerla realidad.

Las cuatro imágenes de inicio de página son una composición en la que un evolucionado pensante observa al mono que se aprecia a su lado, quien a su vez mira sin tener idea lo que se decía sobre ese cerebro que vendría de él, y lo ve a su izquierda tal cual en la Edad Media, se suponía que era. Contempla debajo un humano y realzado cerebro que nada tiene que ver con su especie mono, y que destacado es hoy como el sorprendente computador biológico que, mediante inexplicable salto cuántico, nos sirve para pensar y recibir la energía que nos permite, además de pensar, estar vivos y saber que somos y que si nos lo proponemos, llegaremos a ser lo que cada uno con fe crea que es justo llegar a ser.

Afirmar estas cosas el año 1980 para muchos eran desvaríos en lo personal. En estos 20 años el avance de la física, lo tecnológico informático y el desarrollo de nuevas ideas han dejado obsoleto al paradigma en lo religioso, social, filosófico y científico. Lo que se decía desvarío es ahora una probabilidad y una certeza. Escribo, una vez más, sobre el cerebro aceptando que es tan sólo un órgano biológico intermediario de la mente con el fin de conectar nuestra alma con el mundo exterior y con nosotros mismos en el humano nivel. Cada día el lineal pensamiento materialista pierde validez y la conciencia transpersonal cobra fuerza. No somos este cuerpo físico que piensa y tiene sentimientos, somos lo que nos permite ser en lo físico, pensar y sentir, y eso que somos está más allá de la humana dimensión. La física moderna y las nuevas ciencias médicas nos retroalimentan no ya con una suposición sino que con certezas: Somos eternos y cada uno es lo que ha pensado ser. Esta certeza nos faculta para afirmar: Cada uno será lo que desde ahora se proponga ser con su forma de pensar. Nadie puede pensar por uno, por lo tanto es hora de asumir nuestra responsabilidad. Con certeza ya se sabe el poder de cada pensamiento, esta certeza nos hará, de ahora en adelante, ser más cuidadosos al momento de pensar. Habrá repetición de conceptos, única forma en la que ciertas Enseñanzas queden archivadas en los circuitos cerebrales y en los módulos mentales.

Desfilarán una serie de postulados, muchos de ellos aceptados por la moderna ciencia y otros ya propuestos para ser aceptados, los que nos servirán en conjunto y por separado para reforzar algunas ideas-fuerza como lo son:

YO SOY CAPAZ, PUEDO LOGRARLO Y ASÍ SERÁ

Pienso que conocer el divino potencial físico y mental que por cuna tenemos nos ayuda a retroalimentar en forma convincente a nuestro subconsciente desde el consciente. Una vez sensibilizado con fe y de manera reiterada el subconsciente, mediante pensamientos, este movilizará la fuerza-energía para hacer realidad el que somos capaces de. Esto, solo esto valga como justificación de lo que a continuación se expondrá. El título CEREBRO III señala que se complementa una idea antes escrita bajo el encabezamiento CEREBRO II, con el que en octubre de 1999 actualicé mi inédito escrito CEREBRO de ese mismo año.

Cuando me refiero al cerebro humano muestro un órgano que no es un órgano más del organismo sino que es Él Órgano que rige nuestro organismo. Para algunos, en su clásico paradigma científico-materialista, la mente y los pensamientos son parte del cerebro. Cuando hablo del cerebro claramente delimito otro paradigma de pensamiento en el que la mente no es parte del cerebro, ni los pensamientos tienen una fuente cerebral. Hablar del cerebro es referirse entre tantas cosas a la máxima especialización celular como lo es la neurona; es referirse a una poco explicable zona o área en la que lo denso pasa a ser sutil y lo sutil denso, como lo serían los microtúbulos cerebrales. Hablar del cerebro es destacar a unos misteriosos mensajeros químicos que nacen de la aparente nada, con la energía de los pensamientos a los que acompañan en su trayecto por el Sistema Nervioso. Hablar del cerebro es referirse al poder de los pensamientos y el uso que hacemos de los mismos; es señalar el estrés y tantas cosas más relacionadas por un órgano de algo más de un kilo de peso. Lo más importante luego de la variada información que se ofrecerá, es el hecho que al destacar el cerebro se fundamenta un "nuevo" paradigma de vida llamado el Arte del Buen Pensar que es un milenario modelo de conducta que cobra actualidad gracias al despertar de la mente, cuyo avance tecnológico y científico nos aportan racionales fundamentos concretos para adentrarnos con confianza en lo abstracto que está en nosotros mismos como esencia de ser de cada uno.

DESARROLLO

La línea de pensamiento que queda reflejada en mi página MUNDO MEJOR sostiene un modelo que me permite señalar:

* Somos un conjunto multidimensional formado por varios cuerpos de diferentes planos dimensionales con una razón de ser: EVOLUCIONAR.
* El cerebro representa al plano físico de la tercera dimensión y equivale al computador intermediario entre la mente y el cuerpo físico. La mente es cual sutil computador que actúa de intermediario entre el alma y el cerebro. El alma hace de intermediaria entre el espíritu y la mente. La fuerza-energía-información que nos rige tiene su fuente en el propio espíritu que está ligado, desde la séptima dimensión, a lo Inmanifestado en DIOS. Somos espíritu y esa energía de Él dimanada es para explorar, aprender, comprender y desarrollar lo latente en SÍ, necesita condensarse para actuar en el plano más denso. Llega al alma que la pasa a la mente, siendo su depositario el subconsciente que la administra más allá del tiempo y del espacio para que cada función de nuestro cuerpo sea cumplida y podamos vivir. Mediante salto cuántico llega la energía espiritual al cerebro que es el encargado de llevar la chispa vital a cada una de las células del organismo. Los órganos de los sentidos reciben la información del mundo exterior y la hacen llegar al cerebro que la almacena, la procesa y mediante salto cuántico inverso la pasa a la mente y por su intermedio la recibe el alma. Crece el alma en la medida de lo positivo que recibe. Una vez que el alma asimila lo positivo llegado desde el mundo material lo envía hacia el espíritu que a su vez crece y se desarrolla.
* Nacemos regidos por el código genético que a cada uno caracteriza como una individualidad pensante y actuante. Además el hogar y el medio ambiente ayudan a desarrollar o frenar algunas de estas características. Una actitud mental positiva nos rodea de lo positivo. Cada uno es el resultado de sus propios pensamientos y será el fruto de lo que desde ahora piense... Por clave genética tenemos señalados los años que se vivirán, pudiendo ser menos por accidentes u otras causales pero, al parecer, nunca más que lo prefijado en el código. Representa además el código las enfermedades que se padecerán si determinados condicionantes se hacen presente en el transcurso de la vida. Cada persona por sí misma determinó su código genético antes de nacer y señaló las potencialidades con el fin de ajustar la anterior encarnación y manifestar nuevos atributos del alma para así evolucionar. No hay involución entre una vida y otra. En este determinismo por uno mismo como alma expresado, vivimos con el libre albedrío que nos faculta a decidir a cada instante entre varias líneas de acción prefijadas para cada situación de vida, una línea será más fácil y corta, otra más larga y compleja, todas llevan a una situación común la que a su vez vuelve a ofrecer una serie de variantes, que el personal libre albedrío hará escoger.
* Toda persona al nacer viene con una misión: Su personal misión para la vida. Dentro de la específica misión nos corresponde activar el despertar mental y sabernos LIBRES, y libremente decidir por cada uno lo que es válido o no mediante el uso del discernimiento, con el fin de lograr pensar mejor y llegar a ser mejores personas.
* Ninguno está marginado aunque haya sido marginado por los humanos.
* Ninguno es superior o inferior a otro, aunque así el grupo humano lo haga parecer.
* Ninguno será salvo por credo, todos somos de la misma estirpe divina y todos por cuna somos Hijos de DIOS y coherederos por igual, aunque se lo haya olvidado.
* DIOS a nadie margina o discrimina.
* DIOS es sólo Amor, Comprensión y Perdón para con nosotros.
* Es nuestro deber aprender a desligarnos del dogmatismo, fundamentalismo, fanatismo y sectarismo que tanto discrimina y tanto daño hace a la humanidad.
* Es nuestro deber, por nosotros mismos, entender la Voluntad de DIOS...
* Primero tenemos que conocernos y entendernos a nosotros mismos. Buscar dentro aquello que inútilmente hemos buscado fuera. Una vez logrado conoceremos y entenderemos a los demás. Entonces podremos comprender a DIOS...
* La Sagrada Enseñanza se mantuvo oculta con el fin de evitar que se estrellara contra las rocas de la ignorancia y perdiera su esencia. Habiendo pasado al tercer milenio, el Sagrado Conocimiento se abre sin importar ya quien lo recibe y el uso que al mismo se le de. Aquel que vibra en lo denso de las bajas pasiones y apego a lo mundanal, hacia allá será desplazado por el Conocimiento que le demostrará lo que realmente por ahora es y no lo que aparentó ante los demás ser. Aquel que, con esfuerzo, sacrificio e incomprensión, sigue luchando por pensar mejor, mejor pensará gracias al Sagrado Saber que recibirá...
* Todo esto se logra por medio del cerebro, un maravilloso órgano intermediario del Saber. No es la fuente del Saber. Pero sin cerebro el alma no podría hacer llegar su fuerza-energía-información al organismo y recibir del mismo la información de nuestra realidad existencial como transitorios seres de la tercera dimensión.
* En la medida del propio desarrollo cerebral es la manifestación del potencial mental. A mayor desarrollo cerebral mayor expresión mental la que a su vez induce el "milagro" de la alquimia mental que a cada instante sucede en nuestro cerebro, donde la fuerza del buen pensar lleva a cabo una misteriosa reingeniería cerebral.
* Morir es despertar a la propia realidad en el plano astral que nos llevará al mundo del alma de donde venimos. Nacer es dormirse en el plano del alma para "soñar" en una vida que es sueño y que la propia mente hace realidad.
* Por eones de tiempo miríadas de oleadas de espíritus han emanado desde DIOS hacia lo Manifestado por SU Pensamiento. Cada uno de nosotros es la representación física de un espíritu que surgió infinitamente pequeño y dotado de infinitos atributos con el Propósito de crecer desarrollando esos atributos en las diferentes dimensiones. Ahora evolucionamos como hombres, pronto lo haremos como ángeles o dioses.
* Cada espíritu da la forma a su alma en un plano más denso como lo es la quinta dimensión, y es el alma la que crea a la mente.
* Cada alma necesita encarnar para crecer y es ella la que programa cada encarnación para la tercera dimensión seleccionando los padres, el óvulo y el espermio adecuado con el código genético que al feto formará y con el que se nacerá. Si el alma considera, en los primeros meses de embarazo, adecuado a ese feto, entonces se hace cargo de él, le da la mente y la conexión que lo hará viable.
* Los primeros fetos humanos en la Tierra fueron el resultado de la ingeniería genética que "ellos", los dioses, lograron al manipular un óvulo de una humanoide con un espermio de un dios y resultar viable al ser puesto en la matriz de una diosa. Habiendo resultado adecuado el experimento, una joven alma se hizo cargo de ese primigenio feto que dio lugar al primer Adán.
* Sin la vida en cuerpo físico ligado al alma por la mente, nuestra alma no puede crecer en su desarrollo de las potencialidades para el plano físico que cada alma necesita manifestar.
* El tiempo y el espacio, dos límites que enclaustran la humana dimensión, son ilimitados en la espiral de un continuo espacio-tiempo que es relativo. Los otros dos límites son lo que hay antes de nacer y lo que habrá después de morir. Ambos son lo mismo, pues ambos son nuestra alma que se duerme al nacer en lo físico y despierta al morir en lo físico. Antes de nacer el alma programó la encarnación para cumplir una misión. Después de morir el alma evalúa lo positivo logrado en la encarnación y crece y se desarrolla hasta necesitar manifestar nuevos potenciales atributos que la harán programar lo que será nuestra futura encarnación en un cuerpo de tercera dimensión o, a lo mejor, en uno de cuarta dimensión que será el nuevo plano evolutivo para nuestras almas, plano que ya nos aguarda.

Pocos a lo mejor compartirán esta línea de pensar y muchos disentirán. No es mi intención  hacer proselitismo alguno sino tan solo exponer un conjunto de ideas que debo compartir con quien las quiera recibir.

Ningún modelo de pensamiento científico, religioso o filosófico puede pretender ser omni-saber y actuar de manera excluyente. Bajo este prisma lo acá planteado es una base más que a nadie margina o discrimina. Base sustentada en una certeza que acepta que el edificio de tú saber es algo personal. Esta línea de pensamiento nada impone, sólo expone a sabiendas que quien reciba es soberano para decidir lo que es válido o no. Sin embargo tiene el modelo ciertas connotaciones que la hacen especial para el paradigma clásico y se la puede graficar con 10 palabras sustantivas:

ESPÍRITU; DIMENSIÓN; REENCARNACIÓN; LIBERTAD; EVOLUCIÓN; ETERNO; JUSTICIA; CÓSMICO; IGUALDAD; DISCERNIR.

Como ESPÍRITU que somos en la sutil séptima DIMENSIÓN, vivimos una nueva encarnación del ciclo de REENCARNACIÓN en lo denso que en plena LIBERTAD escogimos y programamos en nuestra EVOLUCIÓN. Cada uno es un Ser ETERNO y actuamos en la JUSTICIA de un justo orden CÓSMICO en el que todos con IGUALDAD podemos DISCERNIR entre lo que es válido o no.

Eso es lo que intento mostrar mediante escritos para que otros tengan elementos que los ayuden a pensar libremente por sí mismos e intenten vivir mejor mejorando la media en la calidad del diario pensar ayudando a lograr un Mundo Mejor.

ESTRÉS
El estrés es una creciente realidad que destaco por ser el autocontrol una de las formas para controlarlo, y estar el autocontrol entre una de las metas a lograr en la vida de acuerdo con los postulados de la Ciencia de la Mente que se fundamenta entre otras cosas en el mejor conocimiento y manejo consciente cerebral.

Dudo que el Dr. Hans Selye (1907-1982) haya pensado que la palabra "stress" que el utilizó para referirse al sindrome general de adaptación, que él de manera magistral estudió, llegaría a alcanzar la connotación mundial que logró no tan sólo en el ámbito médico. La palabra "stress" que tibiamente la expresó y con mucho rechazo por parte de sus colegas, fue introducida por Hans Selye al ámbito médico en 1949. Decía:

En mis primeras publicaciones hablé de agentes nocivos, pero esta palabra era evidentemente inadecuada. En búsqueda de una, nuevamente tropecé con el término stress, que se usaba desde hacía largo tiempo en el idioma inglés y, particularmente, en ingeniería para denotar fuerzas que actúan contra una resistencia. El stress físico es ciertamente inespecífico. Quizá se podría hablar del stress biológico... Fue sólo gradualmente, a través de la costumbre más que de la lógica, como el término stress, empleado en el sentido que yo le daba, se deslizó en el lenguaje común, a medida que el concepto llegó a ser un tema habitual de investigación.

En el año 1956 Hans Selye publicó el libro "La Tensión en la vida (el stress)", el que dedicó a:

Aquellos que no temen disfrutar de la tensión de una vida plena, a los que no son tan simples como para pensar que pueden vivir así sin realizar esfuerzo intelectual.

Destacaba lo siguiente ya en aquel entonces el médico austríaco, nacionalizado canadiense, Dr. Hans Selye:

Nadie puede vivir sin experimentar algún grado de stress en todo momento. El mismo stress que provoca en una persona un estado de enfermedad puede ser un factor vigorizante para otra. Es por medio del síndrome general de adaptación o S. G. A. que nuestros órganos, especialmente las glándulas endocrinas y el sistema nervioso, nos ayudan a ajustar nuestro organismo a los cambios constantes que ocurren dentro y alrededor nuestro. La vida es en gran medida un proceso de adaptación a los acontecimientos de nuestra existencia. El secreto de la salud y la felicidad consiste en la adaptación exitosa a las condiciones siempre cambiantes sobre la tierra; el castigo por falla en este gran proceso de adaptación son la enfermedad y la desdicha. Aquí estamos, tal cual somos, y ya sea que el hombre esté o no contento con el resultado, no puede cambiar la estructura heredada de sus mayores. El stress es indudablemente un importante problema personal para todos. El psicoanálisis ha demostrado que el conocimiento de uno mismo tiene valor curativo. Pienso que esto también es verdad acerca de los trastornos psicosomáticos y quizá hasta de aquellos que consideramos puramente somáticos u orgánicos. La lucha por el conocimiento es uno de los rasgos más característicos de nuestra especie; por eso se designa al hombre: Homo sapiens. La satisfacción de ese apremio es nuestro destino.

Stress es una respuesta no específica del organismo ante cualquier demanda que se le imponga. La facultad de adaptación es probablemente la más importante de la vida; puede decirse que la facultad de adaptación es la vida misma. El hombre moderno debe dominar su stress y aprender a adaptarse, pues de lo contrario se verá condenado al fracaso profesional, a la enfermedad y a la muerte prematura. La completa libertad del stress es la muerte.

Por los años 20 del siglo XX Walter B. Cannon demostró que cuando una persona tiene miedo o se enfrenta a una emergencia su cerebro responde activando el sistema nervioso simpático. El ritmo cardiaco y la respiración se aceleran, la sangre aporta más oxígeno a los músculos para que el organismo responda a la emergencia luchando o huyendo. Lo encontrado después por el Dr. Selye se complementa con nuevos estudios que señalan:

La primera fase de la reacción de estrés se inicia con el estímulo de los sentidos, cuya información la hacen llegar por la vía nerviosa sensitiva al tálamo, donde los datos sensoriales son organizados. Llega la información a la corteza cerebral en cuanto su aspecto pensante y al sistema límbico en lo relacionado con lo sensible. Se produce el diálogo corteza cerebral sistema límbico en base a la información recibida. Si esta indica peligro la corteza activa en el sistema límbico el miedo. Registrado el miedo, es transmitido como alarma al hipotálamo que secreta el factor liberador de córticotropina que lo hace llegar a la hipófisis estimulándola a secretar el ACTH o córticotropina, que actúa sobre las glándulas suprarrenales que secretan el cortisol, llegado el cortisol a cierto nivel de concentración, áreas cerebrales dan la orden al hipotálamo con el fin que cese la producción de cortisol. Es el hipocampo el principal responsable de dar la orden al hipotálamo en cuanto inhibir la secreción de cortisol, pero el hipocampo es sensible al cortisol y una de las zonas más afectadas por este dañino elemento si sobrepasa su inicial nivel de acción, como sucede con el estrés prolongado. El corazón reacciona con taquicardia, lo que hace llegar más sangre a los músculos y el cerebro. Otras hormonas inducen la vasoconstricción que acelera el caudal sanguíneo, y el miedo hace sentir frío en las extremidades, acompañado el cuadro de sudoración o "sudor frío". Las hormonas suprarrenales producen una paralización de la persona por unos segundos, lo que permite a la corteza cerebral racional tener unos segundos para pensar, y actuar. Se manifiesta la adrenalina o epinefrina que eleva el nivel del azúcar en la sangre, induce vasoconstricción, contribuye a mantener el equilibrio de sal y agua, se relaciona con la actividad sexual e interviene en el metabolismo de las grasas y proteínas. Se sabe que además es la responsable de la reacción de lucha o escape, llamada reacción de estrés. La adrenalina circulante hace salir glucosa del hígado y músculos, lo que aumenta la energía. Se frena la actividad digestiva con lo que llega más sangre al cerebro. Gracias a la adrenalina el cerebro trabaja de manera más eficiente registrando la información. La noradrenalina ayuda en el cerebro a almacenar la información ofreciendo mejor los recuerdos. Esta situación de estrés que a diario vivimos, ayuda a solucionar problemas.

El miedo o temor a tantos factores que la moderna sociedad ofrece, induce el estado de estrés prolongado, el que permite actuar más allá de lo saludable al cortisol una hormona suprarrenal, que permanece por más tiempo en el organismo que la adrenalina, sometiendo al hipocampo a un efecto tóxico que va matando, en el tiempo, millones de células cerebrales. La reacción de estrés es importante en problemas de corta duración y dañina en los de tiempo prolongado, cosa tan frecuente en el acelerado, competitivo y sobreinformado mundo actual, globalizado y estresante. El cortisol es el principal enemigo de la neurona y por tanto del deterioro de la función cerebral, dañando la memoria, el aprendizaje y la actitud natural de conocimiento y comportamiento. El cortisol disminuye la glucosa que debe llegar al cerebro, necesaria para su metabolismo. Frena la acción de los neurotransmisores, fundamentales en el trabajo de la red neuronal. Facilita la entrada de calcio en las neuronas que, si se prolonga su acción, da lugar a moléculas de radicales libres, los que afectan el funcionamiento de la neurona y a la larga la llevan a la muerte. Se considera al cortisol en cantidades elevadas y tiempo prolongado la principal causa del envejecimiento cerebral, dado que alterada la integridad bioquímica del cerebro. Es decir, el estrés prolongado es algo serio. Lo normal es que mueran 20.000 millones de neurona en una vida, lo que se olvida es que aún quedan 80.000 millones más, y eso poco se enfatiza y es un dato de suma importancia en la retroalimentación mente cerebro. Un estrés prolongado altera el funcionamiento de un alto porcentaje de las neuronas que están en actividad, lo que lleva al deterioro de la función cerebral. Se habla del  síndrome de la megainformación actual  por el bombardeo diario y constante que se recibe. El estrés en ciertos países ya se inicia en la temprana edad, como la del jardín infantil por lo competitivo que el medio educacional hace al sistema en el que los padres sólo anhelan la Universidad o el primer lugar para los hijos. La reacción de estrés es necesaria para la solución de problemas inmediatos, de corta duración, sin embargo en muchos pasa al nivel dañino del estrés prolongado por la reiteración de estímulos estresantes.

Estrés deriva del griego STRINGERE, que significa provocar tensión. La palabra se utilizó por primera vez en el siglo XIV en inglés como STRESS, STRESSE, STREST y STRAISSE. Se señala que el 43% de los adultos de Estados Unidos padecen por causa de los efectos negativos del estrés. Entre el 75 y el 90% de las consultas médicas tienen alguna relación con el estrés. Para el Dr. Paul Rosch presidente del "American Institute of Stress", el estrés se ha convertido en el problema de salud más común de los Estados Unidos.

Se ha demostrado que existen factores agravantes del estrés como: 1. Imposibilidad de anticipar o predecir. 2. Falta de control. 3. Falta de medios para descargar la frustración. Además hay características individuales que tienen que ver en la forma que el estrés nos afecta. Los psicólogos Suzanne Kobasa y Salvatore Maddi señalan en un estudio con ejecutivos de empresa que aquellas personas que permanecen saludables tienen una forma de ver y de manejar los eventos estresantes muy distinta a la de aquellas que se enferman por su trabajo. Las personas que permanecieron saludables se distinguen por una actitud relajada ante los problemas y:
1. Le dan la bienvenida a los cambios, sean positivos o negativos. Los perciben como una parte inevitable de la vida y como una oportunidad de crecimiento, no como una amenaza a su seguridad.
2. No ven los reveses y los desastres como "el fin del mundo" o como algo que no tiene remedio.
3. Tienen confianza en su capacidad para resolver los problemas que surjan o controlar el impacto de los mismos.
4. Poseen una amplia red de apoyo. Están profundamente involucrados con la familia, compañeros de trabajo o amistades.
5. Poseen un fuerte sentido de compromiso, dedicación y dirección en sus vidas.
6. Creen en el valor y la importancia de la labor que llevan a cabo y se perciben a si mismos como personas valiosas.

En el estrés confluyen tres elementos fundamentales: el entorno, las respuestas fisiológicas ante él, y los pensamientos negativos de quien lo sufre. Es decir, la actitud mental es fundamental y la ansiedad da lugar a negativos pensamientos que generan más ansiedad y agravan el estrés. Vivimos rodeados de agentes estresantes llamados estresor. Un estresor para algunos resulta positivo, indiferente o negativo. Cada estresor da lugar a una respuesta específica variable para cada persona. Se convive con ellos y estimulan en forma reiterada nuestro organismo. El cerebro cual computador posee zonas de alarma, donde se procesan los conocimientos, las emociones y se regula el funcionamiento de cada célula del organismo. En la corteza cerebral se reconoce la situación estresante y se desencadena una acción que da lugar a la liberación de específicas sustancias que nos permiten reaccionar ante el estresor. Este mecanismo prepara al cuerpo para enfrentar la agresión real o imaginaria. Si se pasa al estado de alerta permanente la propia respuesta de defensa se transforma en agresor.

Fisiológicamente hablando la falta de estrés significa estar muerto. Existe un estrés positivo que se caracteriza por: Vitalidad. Entusiasmo. Optimismo. Actitud Positiva. Resistencia a la Enfermedad. Fortaleza Física. Agilidad Mental. Buenas Relaciones Humanas. Creatividad y Alto nivel de Productividad. En cambio el estrés negativo muestra: Fatiga. Irritabilidad. Falta de Concentración. Depresión. Pesimismo. Enfermedad. Tendencia a Accidentes. Mala Comunicación con los demás. Bajos niveles de Creatividad y Productividad. Es decir, no todo estrés es negativo y para superar sus negativos efectos conviene conocerlo y saber que imaginar y anticipar hechos negativos ayuda a desencadenar en el organismo la reacción negativa de estrés. El esfuerzo de adaptación del cambio físico, emocional o psicológico da lugar a la reacción de alarma, si esta persiste se pasa a la fase de resistencia o adaptación en el que el metabolismo se adapta al estrés. Superado el límite en la adaptación se entra en la etapa de agotamiento o derrumbe.

BUENAS NUEVAS
Francisco Mora, director del Departamento de Fisiología Humana de la Universidad Complutense de Madrid ha destacado que:

Los nuevos estudios del cerebro están rompiendo mitos clásicos acerca del envejecimiento, como el de que las neuronas, cuando morían, no se regeneraban. Las neuronas no mueren, se conservan en casi todas las áreas. Sí hay muerte neuronal en las áreas del cerebro que contienen las neuronas de proyección y que codifican para neurotransmisores, como la acetilcolina, la dopamina y la noradrenalina. En el proceso de envejecimiento se produce una hipotrofia de las neuronas, y particularmente la pérdida o reducción del árbol dentrítico y las conexiones neuronales, que son las que codifican en circuitos concretos funciones específicas del cerebro. Los hallazgos más relevantes han sido los que demuestran que existe regeneración neuronal, tanto en el hipocampo como en las áreas de asociación, que son las que codifican las altas funciones cognoscitivas. Estos hallazgos pueden cambiar la perspectiva que tenemos del cerebro envejecido. La cuestión estriba en encontrar qué controla la generación de neuronas y qué instrumentos podríamos poner en marcha para potenciar que ese crecimiento suceda y sea funcional. Es beneficioso evitar el estrés negativo, que eleva el nivel de corticoides y mata e impide que se formen nuevas neuronas. Sin embargo, el estrés positivo, que lleva a una actividad que al individuo le ilusiona desarrollar, puede ser una buena receta contra el envejecimiento cerebral. Se recomendado el trabajo intelectual activo a partir de los 50-65 años. No se trata de iniciarse en teoremas matemáticos -aunque serían realmente útiles para el árbol dendrítico-, sino algo de aprendizaje y memoria que sea motivador, como la introducción en un idioma desconocido. Las neurociencias demuestran que ese estrés positivo es decisivo para la regeneración neuronal. Los experimentos en animales han confirmado que los que se encuentran en un ambiente de aprendizaje y actividad tienen un aumento neuronal del 60 por ciento frente a los animales aislados. Por tanto, aprendizaje, memoria y ambiente nuevo regeneran neuronas. Al parecer, esas nuevas neuronas regeneran en los circuitos concretos a las que van muriendo por apoptosis.

Se llama apostosis  o apoptosis al proceso en el que la célula neuronal programa su propia muerte, es un suicidio celular. La tensión del diario vivir ayuda al envejecimiento cerebral y la suicida muerte neuronal, es por ello que destaco el estrés, una realidad que puede trabajar a nuestro favor o en contra, según sea el diario modo de pensar que cada uno ante similares desafíos de la vida logre desarrollar.

NEURONA, CEREBRO y MENTE
Las neuronas pueden ser entrenadas tal como si fueran un músculo, pero en vez de ejercicios físicos, lo que se requiere son actividades que combinen el uso de distintos sentidos y pongan a la persona frente a nuevas formas de enfrentar viejos problemas.
Paula Leighton

Pienso que la neurona es la reina de las células y la máxima creación en el ámbito terrenal. La Neurociencia estudia el funcionamiento del Sistema Nervioso sin investigar la mente y los fenómenos mentales. El cerebro tiene el 2% del peso del cuerpo, pero consume el 20% de su energía. La corteza cerebral posee una superficie total de 2.400 cm2 con 3mm de espesor y está compuesta por casi 200.000 millones de neuronas, de las que usamos de manera dinámica el 10%, por lo tanto tenemos 180.000 millones de neuronas de reserva que podríamos activar si supiéramos hacerlo, cada una de las cuales se interconecta con las otras por un número de sinapsis que va desde varios centenares a decenas de miles formando una red de potenciales conexiones superior a cualquier red que uno pueda siquiera imaginar. Según Popper toda experiencia sensorial, consciente e inconsciente, queda registrada en el aparato neuronal y podría ser evocada posteriormente si se dan ciertas condiciones propicias; y algo similar ocurre con el conocimiento hereditario inconsciente que constituye una base potencial todavía mayor. El cerebro utiliza principios holográficos para almacenamiento de información, de tal forma que, registrando únicamente la pauta de difracción de un evento, conserva la información en su totalidad. Los estudiosos concluyen que el cerebro es la realidad más compleja del universo y la memoria es ilimitada y con inimaginable velocidad de procesar información.

En la senda de las vidas superamos apegos. El apego material que nos rige bajo el brillo del dinero y los deseos nos liga al mundo. El desapego libera la mente. Una mente liberada está relajada y nos ayuda en la diaria labor y ante cada hecho negativo se visualiza una solución positiva. Cada dificultad puede aportar beneficios si se la sabe enfrentar con Actitud Mental Positiva. Aprendamos a reconocer las situaciones tensas aceptando que se las puede enfrentar y superar. Es la propia actitud mental la que permite la acción del estrés y está la solución revirtiendo la polaridad mental negativa hacia lo positivo. Y eso todos lo podemos realizar.

Hasta 1962 se aceptaba que pensábamos sólo con la mitad izquierda cerebral. Notable avance significó ese año para la neurociencia el que Roger V. Sperry, ganador del premio Nobel de Medicina en 1981 demostrara con sus colaboradores que tenemos "dos cerebros" y que el hemisferio derecho era superior al izquierdo en tareas espaciales, pero era mudo y deficiente en tareas verbales. Este notable descubrimiento hizo que Robert Ornstein señalara: "Los pensadores analíticos de Occidente se han visto sometidos al predominio del hemisferio cerebral izquierdo, en tanto que los pensadores orientales, intuitivos, dependen de la influencia, más silenciosa, del hemisferio derecho. Lo que se requiere es una integración de lo racional y de lo intuitivo". En 1970 se afirmó que el cerebro es un órgano de pensamiento altamente especializado, siendo el hemisferio derecho predominante en un grupo de funciones que complementan aquellas del izquierdo.

Avanzó la neurociencia en 1983 con MacLean y su Cerebro Triuno. Señala que son tres las estructuras diferentes que conforman el cerebro: el Sistema Neocortical; el Sistema Límbico, situado debajo de la neocorteza, que nos permite sentir y desear; inmediatamente más bajo está el Sistema-R, relacionado con el comportamiento. Estos sistemas son diferentes en la química. Los tres conjuntos neuronales constituyen una jerarquía de tres cerebros en uno, un Cerebro Triuno. Son tres computadores biológicos interconectados, y cada uno tiene una especial inteligencia, subjetividad, sentido del tiempo y espacio, su propia memoria su propia función motora y pueden operar independientemente. Las investigaciones de MacLean sugieren que la mayoría de los comportamientos son resultado de una compleja cooperación entre las tres formaciones o sistemas del cerebro.

En 1986 se amplía la  visión con la teoría de Gardner sobre el trabajo del cerebro en conjunto. Plantea la hipótesis de ocho inteligencias o centros distintos en el cerebro humano, donde la capacidad visual, auditiva o kinésica constituye el centro o terminal "eléctrica", a la que todas llegan. Cada persona por su desarrollo refuerza más un tipo de inteligencia y un tipo de canal de entrada o de salida de la información; así, cada una de estas inteligencias se manifiesta en actitudes, estados de ánimo o habilidades diferentes. En esta teoría los cinco sentidos están a la disposición de estas ocho inteligencias: Espacial, Musical, Kinestésica, Lógica, Lingüística, Interpetrsonal, Intrapersonal y Básica o Naturalista. Para Gardner, las personas en lugar de tener una predisposición hacia ciertas aptitudes mentales poseen al menos ocho inteligencias distintas.

En 1989 Herrman muestra el modelo de Cerebro Total integrando la teoría del Cerebro Triuno de MacLean, y de la Especialización Hemisférica de Sperry. El modelo propone la existencia de cuatro maneras distintas, disponibles en el cerebro humano, para procesar información, o cuatro estilos de pensamiento diferentes. Estos se corresponden con el funcionamiento de cuatro cuadrantes cerebrales derivados de la división entre el hemisferio izquierdo y derecho y las mitades superior e inferior. Los cuatros cuadrantes o estilos de pensamiento procesan información diferenciada, siendo el cuadrante superior izquierdo: Lógico, analítico, cuantitativo, crítico, no toma decisiones sino tiene los hechos claros; el cuadrante inferior izquierdo: Secuencial, controlado, conservador, detallista, no acepta ambigüedades; el inferior derecho: Emocional, sensorial, musical, expresivo, induce al trabajo en equipo; y el cuadrante superior derecho: Conceptual, sintetizador, metafórico e integrador, experimentador y gusta de tomar riesgos. Solo estas cuatro zonas son capaces de pensar, dos localizadas en la corteza cerebral y dos en el sistema límbico. Están impulsados, éstos cuadrantes, por predisposiciones genéticas, y modelados por el aprendizaje social y la influencia cultural, de tal forma que las personas desarrollan y activan de preferencia, uno o más de los estilos de pensamiento disponibles, pudiendo incluso tener preferencia por todos ellos.

Beauport en 1993 postula el Modelo de Inteligencias Múltiples basado en el paradigma de la Nueva Física con la Teoría de la Relatividad de Einsten y las investigaciones cerebrales realizadas por Sperry y MacLean, y ofrece diez caminos de conciencia e inteligencia para penetrar en el inconsciente, necesarios para explorar tanto el universo como la profundidad de nuestro ser individual y nuestra vida cotidiana. Beauport ve el cerebro Triuno de MacLean, como el mapa que podía guiarnos hacia la plenitud de la conciencia y ayudándose en la física moderna del movimiento de la energía, le permite apreciar la inteligencia, ya no como características determinadas y fijas, como por ejemplo el cociente intelectual, sino como diversos procesos de energía. Postula que existen no una sino muchas inteligencias que juntas forman un sistema de libertad mental que se tiene a disposición para seleccionar los procesos mentales que dan mejor resultado a la vida; su Modelo de Inteligencias Múltiples es un sistema que muestra los procesos que están disponibles para ser deseados según los gustos y exigencias de la vida de cada persona.

Beauport al referirse a la Inteligencia explica:

La Neocorteza es el territorio más extenso de los tres sistemas cerebrales y aunque se representa como gris, como si fuese materia inerte, en realidad es vibrante y está siendo irrigado por sangre oxigenada que llevan las venas y arterias a la vasta red de las células nerviosas que lo componen. Cada neurona posee un cuerpo celular que se prolonga en el axón y la dendrita. El axón manda impulsos a través de un área abierta llamada "la brecha sináptica" y esos impulsos son recibidos por las dendritas de las otras células. Es una red que se expande de célula a célula por medio de axones y dendritas que envían y reciben impulsos a través de la brecha sináptica. Recientes investigaciones químicas se enfocan en los neurotransmisores que participan en este proceso. La conexión resultante entre axón y dendrita, se llama sinápsis en términos físicos y se llama pensamiento o inteligencia en términos filosóficos. La sinápsis es, pues, la mayor aproximación física a lo que es la inteligencia en este sistema cerebral. Aumentando las conexiones se aumenta la propia inteligencia. Así pues, cualquier cosa que ayude en este proceso de conexión y que extienda esa red de conexiones, hace que aumente el pensamiento, que se potencie la inteligencia. Lo significativo para aumentar el potencial, de esta Neocorteza, es saber que la sinapsis, el neurotransmisor y el cruzar la brecha sináptica consiste en haber conexiones entre estos 100 billones de células que conforman la Neocorteza.


Nacemos con 100 000 millones de neuronas cerebrales y, a los 12 a 15 años se inicia el lento proceso de la muerte neuronal, pérdida de neuronas que puede acelerarse por el consumo de sustancias tóxicas, desnutrición o por disminución del aporte de oxígeno y glucosa usados en el metabolismo cerebral. El crecimiento del volumen cerebral a lo largo de la infancia y adolescencia está dado por el aumento de tamaño de las neuronas y del desarrollo de los axones y dendritas. Además por la multiplicación de neuroglias y dendritas que extienden e interconectan unas neuronas con otras. El crecimiento cerebral es un proceso precoz, pues el cerebro alcanza casi el volumen adulto al completar la primera década de vida. Para nuestra tranquilidad son tantas las neuronas con las que nacemos y tan pocas las que usamos, que su natural muerte, por lo general sin regeneración, no nos afecta, a pesar del mito que afirmaba lo contrario y que la experimentación desmitificó. Se ha demostrado que personas sanas de entre 70 y 80 años mantienen buenos resultados con las pruebas de memoria, percepción y lenguaje, apreciándose tan sólo un enlentecimiento en la velocidad del pensamiento. La posibilidad de seguir memorizando a los 70 años implica el mantenimiento de la actividad neuroplástica, aunque sea con intensidad algo menor que en los jóvenes. Por lo tanto la mejor profilaxis contra el envejecimiento cerebral es usar el cerebro haciendo trabajar la mente y evitando el "sindrome del juvilado", lo que se resume en una palabra que se llama PENSAR. Meintras más pensemos mejor cerebro tendremos.

Hubel y Wiesel en los años 60 demostraron la relación causa-efecto entre estímulo y desarrollo neuroplástico. La capacidad neuroplástica se activa con los estímulos nerviosos, sin ellos no hay desarrollo neuronal. El aprendizaje mediante la administración repetitiva de impulsos nerviosos también consigue desarrollar la neuroplasticidad modificando la estructura física de las áreas cerebrales estimuladas. El mejor estímulo neuronal es el pensar y el buen pensar favorece un mejor desarrollo cerebral.

Las sinapsis son el sustrato físico de la memoria, al provocar con estímulos mentales una mayor arborización dendrítica y una más extensa red de conexiones sinápticas interneuronales, puede afirmarse que al acumular información y aumentar la memoria se modifica anatómicamente la estructura cerebral. Esto es alquimia individual que equivale a la reingeniería cerebral que el arte del buen pensar ayuda a realizar.

La neurona tiene especial y variada forma e intrincada red que comunica a unas células con otras. Las neuronas son las encargadas de reaccionar ante los estímulos y transmitir rápidamente la información resultante a células, tejidos y órganos, haciendo posible que un organismo multicelular como lo somos, funcione cual una unidad. Las neuronas se han especializado tanto en esta función que han perdido otras y necesitan de otro tipo de células que suplan esas carencias. Estas células se denominan neuroglia y constituyen alrededor de la mitad del volumen total del encéfalo. Han perdido además la capacidad de regeneración o multiplicación, lo que hace que la muerte neuronal hoy sea casi irreversible aunque ya, en alguna medida se afirma lo contrario.

Fue el médico español Ramón y Cajal quien con su "primitivo" microscopio encontró una característica fundamental de la comunicación entre las células nerviosas: Casi nunca se tocan y están separadas por pequeñísimos espacios, función que se comprobaría varios años después. A pesar de las diferencias en la forma de las neuronas, su estructura en los sitios en los que se comunican unas con otras es muy similar. La parte de la neurona que "dialoga" con otra neurona o zona de interacción de las neuronas se le llama sinapsis, y su funcionamiento explica casi todas las acciones del cerebro. A través de esta comunicación las neuronas forman redes intrincadas, cuyos circuitos están relacionados con el movimiento, otros con el sueño, y otros más con las emociones y la conducta.

Las neuronas tienen dos tipos de prolongaciones. Unas ramificadas, las dendritas y otras más largas y más sencillas, los axones, que son aquellas a través de las cuales las neuronas se comunican entre sí por sinapsis químicas. Existen otro tipo de sinapsis en las cuales la comunicación entre las dos neuronas es directa y no necesita de un puente químico, son las sinapsis eléctricas que llevan a cabo una comunicación rápida y sencilla entre las neuronas. Las sinapsis químicas son más lentas pero con mejores resultados. Las células del cerebro reciben mensajes de otras neuronas, que se transmiten a través de sinapsis. La neurona se comunica con diversas neuronas al mismo tiempo. Está capacitada para recibir una una gran cantidad de mensajes, los que integra conjuntamente. Estos mensajes son específicos cambios en la distribución de las cargas eléctricas adentro de la neurona dado que su membrana se hizo más o menos permeable a los iones y el cambio de la permeabilidad de la membrana se debe a la acción de sustancias químicas, los neurotransmisores, que son los mensajeros entre las neuronas.

El proceso de la comunicación entre neuronas es: 1.- El impulso nervioso llega al botón mediante vesículas que transportan los neurotransmisores. 2.- Cuando llegan al final del mismo las vesículas vacían su contenido de neurotransmisores en la hendidura sináptica. 3.- Atraviesan la membrana de la neurona postsináptica. 4.- Transmiten el impulso. Se requiere que un potencial de acción venga por un nervio, que en el terminal del axón produzca liberación de neurotransmisor, que este neurotransmisor caiga en un espacio sináptico, donde hay una membrana posterminal postsináptica en la que hay receptores que pueden ser activados por este neurotransmisor, la activación del neurotransmisor produce una respuesta en la membrana potsináptica. La mitocondria o central energética de las células absorbe calcio, por lo que desempeña una función esencial en el control de la liberación de los neurotransmisores por parte de las células nerviosas. Por efecto del intercambio de iones sodio y potasio a través de la membrana, se genera un impulso eléctrico de unos 100 milivoltios, que avanza por el axón con una velocidad máxima de 100 m/seg., regenerándose aproximadamente a cada milímetro de recorrido. Al llegar el impulso al punto terminal, se liberan transmisores químicos o neurotransmisores, que atraviesan la sinapsis con la misión de inducir o inhibir, cambiando la permeabilidad de la membrana, para el impulso eléctrico de la neurona próxima.

Los neurotransmisores pueden clasificarse, desde el punto de vista de su estructura, en tres grandes grupos: los aminoácidos, las aminas y los péptidos. Los neurotransmisores se almacenan en las estructuras características de la presinapsis, las vesículas sinápticas, y permanecen ahí hasta que el calcio los hace salir en camino hacia la neurona a la que han de transmitir el mensaje. Una vez que los neurotransmisores han salido de la presinapsis, cruzan el espacio sináptico, y ya en la membrana de la neurona postsináptica interactúan con una proteína, el receptor; que se halla inserto en la membrana y que los reconoce. Este contacto del receptor con el transmisor origina el mensaje que detectan las neuronas, es decir; un cambio en la permeabilidad celular a un determinado ion y el cambio consecuente en la distribución de las cargas eléctricas. Pocas moléculas se han encontrado aun como para justificar la transmisión de los cientos de miles de mensajes entre las neuronas, seguramente existen muchas más. Entre los conocidas están:

NEUROTRANSMISORES DE BAJO PESO MOLECULAR:
Acetilcolina
Aminoácidos:
  Aspartato
  GABA
  Glicina
  Glutamato
Aminas Biogénicas:
  Adrenalina
  Dopamina
  Histamina
  Noradrenalina
  Serotonina

NEUROTRANSMISORES DE ALTO PESO MOLECULAR:
Bombesinas:
  Alitensina
  Bombesina
  Neuromedina B
  Neuromedina C
Calcitoninas:
  Calcitonina
  Katascalcina
  Péptido relacionado con el gen de la calcitonina
Cininas:
  Bradicinina
  Liforina
  Ranetensina
  T-cinina
  Xenopsina
Factores Liberadores:
  Factor Liberador de Corticotropina
  Factor Liberador de Hormona del Crecimiento
  Factor Liberador de Hormona Luteinizante
  Somatostatina
  Hormona Liberadora de Tirotropina
Neurotensinas:
  Neurotensina
  Neuromedina N
Péptidos atriales:
  Atripeptina I
  Atripeptina II
  Atripeptina III
  Polipéptido Natriurético Atrial
Péptidos gastrointestinales:
  Caeralina
  Colecistocinina
  Factor de Crecimiento Insulínico
  Galanina
  Gastrina
  Glucagón
  Insulina
  Insulina B
  Péptido YY
  Péptido Intestinal Vasoactivo
  PHM-27
  Polipéptido Gástrico Inhibidor
  Polipéptido Gástrico Liberador
  Secretina
  Substancia P
Péptidos Misceláneos:
  Activador de la cabeza
  Beta-csomorfina
  Citorfina
  Demorfina
  FMRF
  GAWK
  Neuropéptido Y
  Péptido de Tolerancia Morfínica
  Péptido Receptor de Proctocolina
  Urotensina II
Péptidos Pro-opio-melanocortínicos:
  Alfa-hormona Estimulantes del Melanocito
  Beta-endorfina
  Beta-hormona Estimulante del Melanocito
  Beta-lipoproteína
  Gamma-hormona Estimulante del Melanocito
  Hormona Adrenocorticotrófica
Péptidos Pituitarios:
  Hormona del Crecimiento
  Hormona Estimulante del Tiroides
  Hormona Folículoestimulante
  Hormona Luteinizante
  Oxitocina
  Prolactina
  Vasopresina
Precursores Neuroendorfínicos y Dinorfínicos:
  Alfa-neoendorfina
  Beta-neoendorfina
  Dinorfina A
  Dinorfina B (rinormorfina)
  Dinorfina 32
  Leumorfina
Proencefalinas:
  Adimorfina
  Adrenorfina
  BAM-12P
  Leucoencefalina
  Metilencefalina
  Metorfinamida
  Péptido B
  Péptido E
  Péptido F
Taquicininas:
  Eledoisina
  Espantida
  Filomedusina
  Fisalaemiamina
  Kasinina
  Neurocinina A
  Neurocinina B
  Substancia P
  Uperoleína
Otros:
  ATP
  Oxido Nítrico
  Substancia desplazadora de la Clonidina

Otras células cerebrales que fueron consideradas tan sólo como células de sostén para las neuronas, son las neuroglias que ahora se sabe cumplen funciones metabólicas, de sostén, de defensa y para formar vainas de mielina en las prolongaciones neuronales. Son más pequeñas que las neuronas y las superan en 5 a 10 veces en número. Hay cuatro tipos principales de células neurogliales, los astrocitos, los oligodendrocitos, la microglia y el epéndimo.
Astrocitos: Tienen cuerpos celulares pequeños con prolongaciones que se ramifican y extienden en todas direcciones. Proporcionan un marco de sostén, son aislantes eléctricos, limitan la diseminación de los neurotransmisores, captan iones de K+, almacenan glucógeno y tienen función fagocítica, ocupando el lugar de las neuronas muertas.
Oligodendrocitos: Tienen cuerpos celulares pequeños y algunas prolongaciones delicadas, no hay filamentos en sus citoplasma. Se encuentran con frecuencia en hileras a lo largo de las fibras nerviosas o circundando los cuerpos de las células nerviosas. Son los responsables de la formación de la vaina de mielina de las fibras nerviosas del SNC. Se cree que influyen en el medio bioquímico de las neuronas.
Microglia: Son las células más pequeñas y se hallan dispersas en todo el SNC. En sus pequeños cuerpos celulares se originan prolongaciones ondulantes ramificadas que tienen numerosas proyecciones como espinas. Proliferan en la enfermedad y son activamente fagocíticas de lípidos y restos celulares.
Epéndimo: Las células ependimales revisten las cavidades del encéfalo y el conducto central de la médula espinal. Forman una capa única de células cúbicas o cilíndricas que poseen microvellosidades y cilias. Las cilias son móviles y contribuyen al flujo de líquido cefaloraquídeo.

Biofeedback

Muchas cosas que ya no son aprendí del paradigma que era. Se decía, y todavía a lo mejor se dice, que descendemos del mono; que la vida en la Tierra no tiene más de 7.000 años de acuerdo con la Biblia; que los clavos en el crucificado de hace 2.000 años pasaban por las palmas de la mano; que quien nace miserable o destinado al dolor y sufrimiento es por gracia de Dios; que lo malo hecho en el cuerpo físico afecta eternamente al alma; que no era posible controlar funciones no voluntarias del organismo y... tantas cosas más que no vale ni merece siquiera recordar. El nuevo paradigma me señala: En lo físico NO descendemos del mono. El primer hombre fértil, gracias a los dioses tuvo genes de dioses y homínidos sin mente que no eran monos, genes que fueron necesarios programar para dar un cuerpo fértil al alma y permitirle iniciar su evolución en la materia. En el plano del alma somos iguales a los dioses. La vida en la Tierra tiene millones de años y para el hombre lleva ya, a lo menos, 30.000 años de evolución. Los clavos en el crucificado pasaban por una especial zona entre el cúbito y el radio para impedir que el peso del cuerpo desgarrara las manos, cosa que se supo e investigó gracias a la Síndone de Jesucristo. Quien nace miserable o destinado por personal karma al dolor y sufrimiento no lo es por una gracia divina, lo es porque así cada uno, como alma, antes de nacer lo programó con el fin de ajustar el ciclo de las vidas y evolucionar. Todo lo malo hecho en la forma física no repercute en el plano del alma donde sólo vibra lo positivo acá logrado. Lo transitorio jamás afecta en forma negativa a lo eterno. Es posible controlar funciones no voluntarias del organismo.

Hace años se divulgó que en la India había yoguis que a voluntad controlaban su ritmo cardíaco y presión arterial. Entre otras funciones regulaban además la temperatura corporal y para ello el yogui se sentaba casi desnudo sobre la nieve, cerraba los ojos y la nieve comenzaba a derretirse a su alrededor, es decir generaba calor corporal. Afortunadamente no todos los pensadores y científicos han sido lineales en su línea de pensar en el paradigma lineal y en vez de decir con altisonante voz: "Es solo sugestión" investigaron la causa de esta autosugestión encontrando que eran fenómenos reales frutos de la energía mental que, en esos casos, lleva al voluntario control de involuntarias funciones vitales. Las investigaciones demostraron después que, mediante la visualización bien orientada, se podía sanar incurables cánceres. Además, lo investigado, permitió nacer algo nuevo llamado Biofeedback.

Bio es vida, feedback es información, la que puede ser visual o audible. Desde hace tiempo, los científicos han creído que la mayor parte de la función cerebral como su actividad eléctrica y secreción de neurotransmisores, se encontraban fuera del control consciente. Descubrimientos de Biofeedback probaron que los seres humanos pueden aprender a tomar control consciente de cualquier sistema físico del que puedan tener conocimiento. Los investigadores señalan que la relación entre el cerebro y el organismo es mayor de lo que se consideraba antes. Se aceptaba que el cerebro es el centro de control de los sistemas del organismo, pero se afirmaba que el sistema inmunitario estaba desligado de esta relación. Se ha demostrado que el efecto de las emociones actúa sobre el sistema inmune. Los neurotransmisores químicos liberados por el cerebro, se pueden adherir a las células del sistema inmune y alterar su habilidad de multiplicarse y defenderse contra enfermedades. Por lo tanto, si voluntariamente se revierte el proceso pasando de la angustia a la tranquilidad, mejora la inmunidad o sistema defensivo del organismo contra las infecciones y el cáncer. La Psiconeuroinmunología explica que gran parte de la comunicación entre el cerebro y el sistema inmune concierne a los sentimientos, se afirma que los neurotransmisores son liberados en combinaciones específicas por los estados de ánimo, es decir por la fuerza del pensamiento, pues detrás de cada emoción o sentimiento existe un pensamiento. Mientras más se estudia este hecho, más se comprueba que las emociones en nosotros lo controlan casi todo. Por ejemplo, los macrófagos, células que actúan como la primera línea de defensa del sistema inmunológico englobando y aniquilando noxas virales, bacterianas o tóxicas, responden en forma lenta y menos precisa en aquellos individuos a quienes se les hace sentir desvalidos. Al parecer, este hecho posee una relación directa en la liberación de una combinación de neuroquímicos regidos por un negativo estado de ánimo. El estudio de las ondas cerebrales muestra que la energía del cerebro influye en la prevención de desórdenes físicos y emocionales y que cada uno puede controlar el desorden de sus ondas cerebrales.

Utilizando el Biofeedback se logra modificar de manera favorable la tensión arterial, viendo uno mismo ese voluntario control, la frecuencia cardíaca, secreción hormonal, así como activar nuestro sistema inmunológico. La palabra inglesa "feedback" se traduce generalmente en castellano por retroalimentación. Con lo que se define a la información de regreso. Históricamente el Biofeedback adquirió fuerza con Joe Kamiya quien en el año 1958 entrenó con aparatos electrónicos a voluntarios para producir ondas alfa cerebrales a voluntad. El Biofeedback es un tipo de retroinformación, procedente de las distintas partes de nuestro organismo; el cerebro, el corazón, el sistema circulatorio, el aparato muscular, etc. En el diario vivir nos valemos a cada instante de la retroinformación, y rara vez nos damos cuenta de lo amplia e importante que es. En la acción del Biofeedback es fundamental la VISUALIZACIÓN aunque esto no lo han destacado. Visualizar es ver algo a futuro con los ojos cerrados o no, y verlo lo más real posible. Mientras uno mira el aparato para tomar la presión, se ve la cifra máxima y la mínima que el aparato marcará. Se induce una fuerza mental para llevar la propia presión arterial a esos valores normales, y se visualiza en forma natural que así será.

Es decir, sabiendo que se puede controlar una función del organismo y fijando la atención en ese control sucede la retroalimentación mente-cerebro, de manera consciente se regula una función propia del subconsciente al ser activado por el pensamiento que es un acto consciente. Para retroalimentar a voluntad es necesario aceptar que se puede hacer y demostrarlo, en forma visual o auditiva, mediante tecnología electrónica para autoconvercerse. Ese convencimiento es un conocimiento de que determinada acción se puede realizar. Basta saber que esa acción se puede realizar para que el subconsciente, que no discrimina, canalice la energía que permite eso realizar. Saber que podemos ser felices, nos hará más fácil el camino de la felicidad. Saber que tenemos el don de la autosanación nos hará más difícil el enfermar y más fácil la acción terapéutica al visualizar la acción del medicamento médicamente indicado a nivel del órgano afectado. Saber que podemos mejorar la calidad de los pensamientos nos hará pensar mejor. Saber que cada pensamiento es una gran potencia de energía para bien o para mal nos hará cuidar el buen pensar. Saber que sea uno como sea y esté donde se encuentre y que desde donde se esté y se sea podemos iniciar la superación individual, nos hará ser mejores personas. Saber que se es como se es porque así cada uno lo programó antes de nacer, nos ayudará a superarnos. Saber que el potencial mental crea nueva materia cerebral nos hará realizar una mejor reingeniería en el propio cerebro. Saber que solo uno es quien puede programar la personal forma de pensar nos facultará para actuar como un buen programador mental. Es amplio el campo del Saber en cuanto a nuestras potencialidades que desde ahora, al saberlo, podremos manifestar.

SALTO CUÁNTICO
La mente es la más fina y pura de todas las cosas.
Anaxágoras. 500 A.C.

MICROTÚBULOS y CITOESQUELETO: La idea de citoesqueleto surge sólo a comienzos de la década de los ochenta, cuando Keith Porter aprecia en el microscopio de alto voltaje una red tridimensional que involucra a microtúbulos y otros filamentos del citoplasma celular. El Citoesqueleto es una estructura tridimensional dinámica que llena el citoplasma. Esta estructura actúa como un músculo y como un esqueleto para el movimiento y la estabilidad de la célula. Las fibras que componen el citoesqueleto son microfilamentos, microtúbulos y filamentos intermedios. Los microtúbulos son tubos cilíndricos de 20-25 nm en diámetro. Están compuestos de subunidades de la proteína tubulina, estas subunidades se llaman alfa y beta. Los microtúbulos actúan como un andamio para determinar la forma celular, y proveen un conjunto de pistas para que se muevan las organelas y vesículas. Los microtúbulos también forman las fibras del huso para separar los cromosomas durante la mitosis. Cuando se disponen en forma geométrica dentro de flagelos y cilias, son usados para la locomoción. Son filamentos largos, formados por la proteína tubulina. Son los componentes más importantes del citoesqueleto y pueden formar asociaciones estables, como centriolos que son dos pequeños cilindros localizados en el interior del centrosoma. Con el microscopio electrónico se observa que la parte externa de los centriolos está formada por nueve tripletes de microtúbulos.

A principio de los años 70, el neurofisiólogo Karl Pribram, elaboró una teoría holográfica del funcionamiento cerebral que permite dar cuenta de algunos hechos establecidos en el mundo de la memoria y dedujo que la memoria es almacenada en el cerebro como un holograma. Nacía así el modelo holográfico del cerebro. Un holograma es una imagen tridimensional que se crea empleando un rayo de luz coherente (láser) para hacer que surja la imagen nítida del objeto que se fotografió. Además tiene la notable característica de que si se parte la imagen por la mitad en cada una de las dos mitades aparece la imagen tridimensional entera; no importa cuantas veces la particionemos, cada fragmento revela  la imagen completa y tridimensional del original. Pribram afirma que el cerebro es una entidad holográfica que interpreta un universo holográfico. Los conductores de la conciencia, cita Pribram, serían  los microtúbulos, unas estructuras microtubulares de proteínas unimolecular, alojados en el citoplasma celular, en particular en las neuronas del cerebro. Según Stuart Hameroff anestesiólogo e investigador en esta área, la red de microtúbulos dentro de la red neuronal, sería el escenario donde se desarrolla el drama cuántico de la conciencia. Stephen Hawking, especialista en relatividad global y cosmología, postula que la conciencia es el producto de un fenómeno de coherencia cuántica en el cerebro.

Gracias al sabio Roger Penrose el microtúbulo celular cobra aun más notoriedad. El microtúbulo es un cilindro de una única molécula de proteína, hueco y con un pequeño agujero. Para tener una idea de su tamaño, 40.000 de ellos puestos uno al lado de otro, miden 1 mm. Penrose cree que existe una relación directa entre el nivel cuántico y el nivel clásico que a su vez se relaciona con el proceso de medida cuántica. Por lo tanto, habría que buscar un lugar en el cerebro que pueda aprovechar los efectos de coherencia cuántica para acoplarlos a la actividad neuronal que se observa a gran escala en el cerebro. El lugar más prometedor parece ser los microtúbulos de Stuart Hameroff y sus colegas de la Universidad de Arizona, que forman parte del citoesqueleto celular. Considera Penrose:

1. Estas entidades, los microtúbulos, existen en todo tipo de células con lo que habría una explicación para los comportamientos complejos de seres simples sin sistema nervioso neuronal tal y como el paramecio.
2. Debido a que cada neurona contiene una cantidad enorme de microtúbulos, el poder de computación del cerebro se incrementa geométricamente.
3. Dentro del microtúbulo podría existir un estado especialmente ordenado del agua (agua "vicinal") que podría ayudar a mantener el estado de coherencia cuántica buscado.
4. La acción de los anestésicos generales podría interferir en la actividad microtubular, hipótesis apoyada por el hecho de que estos anestésicos también actúan sobre seres simples como amebas o paramecios.

Penrose denomina a esta nueva teoría Reducción Objetiva (OR), la cual tiene como finalidad mostrar que el cerebro está regido en ocasiones por procesos clásicos, y otras veces por procesos cuánticos.

Hameroff, un anestesista dio la pista a Penrose al descubrir que algunos anestésicos adormecen la conciencia al inhibir el movimiento de los electrones en los microtúbulos. Él está convencido que los microtúbulos de las neuronas deben jugar algún papel importante en la explicación final de la conciencia, suponiendo que los pensamientos y las imágenes mentales bien podrían surgir cuando la coherencia de los modelos que recorren en forma de ondas las paredes de una red de microtúbulos alcanza cierto nivel crítico. Descubrió que los microtúbulos conducen muy bien las vibraciones físicas a lo largo de sí mismos y que son capaces de transmitir la misma onda al de al lado y así sucesivamente, de modo que toda una red de microtúbulos puede vibrar en sintonía y comportarse como una red informática, siendo para él la red de microtúbulos de cada neurona un diminuto sistema computacional, por lo que el cerebro tendría tantos millones de computadores como neuronas posee, interconectados mediante una red de 100 billones de billones de conexiones.

Roger Penrose, físico y matemático, es inglés y nació en 1931. Sus trabajos sobre agujeros negros, gravedad cuántica y, más recientemente, la ciencia de la mente le han convertido en una celebridad dentro del mundo científico. Desde 1965 hasta 1970, Stephen Hawking y Roger Penrose describieron un agujero negro como el conjunto de sucesos del cual nada puede escapar tras haber atravesado una región cuyo espacio es bastante grande (esta región es lo que  se llama horizonte de sucesos). Demostraron que debe haber una singularidad de densidad o curvatura del espacio-tiempo infinitas dentro de un agujero negro. Esta singularidad no tiene predicción ninguna. Penrose propone la hipótesis de la censura cósmica, en la cual las singularidades producidas por un colapso gravitatorio sólo ocurren en lugares como los agujeros negros. Roger Penrose y John Wheeler, determinaron que los movimientos en el colapso de una estrella desprenderían ondas gravitatorias, y por esto se haría cada vez más esférica. Esto quiere decir que una estrella sin rotación después de un colapso sería perfectamente esférica.

De la línea de pensamiento mente-cerebro de Penrose he rescatado lo siguiente:

Puesto que somos capaces de realizar operaciones no computacionales en matemáticas, nuestro cerebro tendrá que estar basado en una física no computacional. Esto es debido a que no es posible simular algo no computacional mediante algo computacional.

La consciencia me parece un fenómeno de tal importancia que no puedo creer que sea algo que sólo es "accidentalmente" producido por una computación complicada: es el fenómeno en el que se hace conocida la misma existencia del universo.

Muchos filósofos y psicólogos parecen aceptar la idea de que la conciencia humana está muy ligada al lenguaje humano. Por consiguiente es sólo en virtud de nuestras capacidades lingüísticas por lo que podemos alcanzar una sutileza de pensamiento que es la impronta misma de nuestra humanidad y la expresión de nuestras propias almas. Es el lenguaje, según este punto de vista, el que nos distingue de los otros animales, y nos proporciona así una excusa para privarles de su libertad y sacrificarlos cuando sentimos que surge dicha necesidad.

No es realmente legítimo considerar al cerebro simplemente como una colección fija de cables neuronales. Las interconexiones entre neuronas no son fijas, como lo serían en el modelo de computador anterior, sino que están cambiando continuamente.

Si queremos llegar a explicar los efectos de la conciencia tendremos que encontrar algún proceso físico no computable.

¡Quizá estemos condenados a ser computadores después de todo! Yo, personalmente, no lo creo.

La conciencia parece ser un fenómeno tan diferente de otros fenómenos perceptibles en el mundo físico que debe de ser algo muy especial. En cuanto a su organización física, puedo discernir con claridad que se trata de las ideas tradicionales de la Física organizadas en sistemas más complejos. Pero tiene que haber algo más, algo cuya naturaleza sea completamente diferente de las otras cosas que son importantes en la forma en la que funciona el mundo. Algo que aunque se use sólo ocasionalmente, tenga una organización tan refinada que se aproveche de la reducción de estados y la canalice con el objetivo de hacernos funcionar, pero que muy raramente se aproveche en los fenómenos físicos de manera útil.

Soy un poco más receptivo a las cuestiones religiosas que la mayoría de las personas que sostienen opiniones exclusivamente científicas. No es que crea en el dogma que forma parte de la religión, pero las religiones estudian cuestiones que la ciencia no trata. Los asuntos morales ¿son algo externo a nosotros? Yo llamo a estas cosas "inesencialmente platónicas". Hay una noción platónica, una noción absoluta de qué son estas cosas. Y debo decir que me inclino hacia esa dirección. Creo que no es algo hecho por el hombre, sino que existen cosas externas a nosotros que en este momento no podemos comprender científicamente, pero que sin embargo son parte de un gran marco conceptual que quizás algún día se entienda globalmente.

Para comprender la mente es necesaria la nueva física y, casi paradójicamente, descubrir esta nueva física puede depender de nuevas concepciones de la mente. La conciencia se creó por algún misterioso fenómeno de la mecánica cuántica que sucede en las células cerebrales. El microtúbulo del cerebro es la raíz de la conciencia, la base física de los fenómenos conscientes como el razonamiento o la imaginación está en estas estructuras submoleculares. La mayor parte de las células cerebrales ocupan su tiempo en procesar, almacenar imágenes y controlar a los músculos; sólo porciones relativamente pequeñas del cerebro se dedican a tareas relacionadas con el pensamiento consciente. La calidad de la comprensión y el sentimiento humano no es algo que pueda simularse mediante un programa de cómputo; esto es, no puede descomponerse simplemente en una serie de pasos, como si fuera una receta de cocina que, siguiéndola paso a paso en un computador es susceptible de ser reproducida mediante un programa de cómputo, quizá tampoco cualquier proceso en el cerebro que de origen a la conciencia pueda ser comparable con la rutina de un computador. Así pues, el cerebro puede tener un proceso físico que quizá no esté contemplado por las leyes de la física hasta ahora conocidas. La mecánica cuántica propone que un electrón u otros habitantes del mundo subatómico tiende a existir a la vez en una multitud de estados; está de manera simultánea aquí y allá, moviéndose rápido y lentamente, rotando de una manera u otra. Pero en el momento en que un electrón interactúa con la materia o la energía común, o es bombardeado por un rayo de luz, la perturbación lleva al electrón a elegir un solo estado. El cerebro procesa a través de impulsos eléctricos que las neuronas canjean unas con otras. Estas señales comienzan en un desorden o caos de estados de cuantos mecánicos que permite la existencia simultánea de incontables billones de modelos diferentes; fuera de esa mezcla de cuantos mecánicos aparece un modelo que viene a ser un pensamiento consciente.

Psiconeuroinmunología
La Psiconeuroinmunología es una moderna rama de la Ciencia que estudia las complejas interrelaciones entre el sistema nervioso central y la inmunidad. Se fundamenta en la idea de que el establecimiento y el curso de una enfermedad dependen de dos factores: 1. La agresividad del agente patógeno. 2. El grado de vulnerabilidad física y psíquica del organismo atacado. Trata de la autorregulación psicofisiológica del organismo, se dedica al estudio de los mecanismos de interacción y comunicación entre la mente y los tres sistemas responsables de mantener la homeostasis: 1. El sistema nervioso. 2. El inmune. 3. El endocrino. Esta comunicación utiliza un lenguaje bioquímico a través de sustancias producidas por los propios sistemas, tales como: hormonas, neurotransmisores y citoquinas.

Está establecida la correlación que entre el estrés -físico o emocional- y el funcionamiento del sistema inmunológico donde:
- Situaciones estresantes procesados a través del sistema de creencias propio de cada individuo, pueden generar sentimientos negativos de cólera, rabia, depresión, indefensión y desesperanza.
- Estas actitudes y emociones activan mecanismos bioquímicos, a nivel del hipotálamo, hipófisis y glándulas suprarrenales, que conllevan a una supresión de la respuesta inmune, haciendo entonces posible la aparición del cáncer y otras enfermedades.
- Si el sistema nervioso central y la mente, que controlan nuestras emociones, actitudes y creencias, pueden influir tan directamente sobre el sistema inmunológico, debe ser posible entonces restablecer el funcionamiento óptimo del sistema inmune modificando nuestras creencias y emociones negativas.
- Ofreciéndole a los pacientes formas adicionales de luchar contra la enfermedad, ellos se convierten en protagonistas de su propio proceso de sanación, aumentando considerablemente de esta manera sus posibilidades de recuperación.

La Psiconeuroinmunología busca explicar científicamente la manera como el cerebro y la mente nos enferman o nos mantienen sanos. Es una nueva disciplina de estudio que está acumulando pruebas convincentes, especialmente en enfermos de cáncer, para constatar sus principios. Cuando se descubrió que el sistema inmunológico no actuaba de manera autónoma en el organismo, sino que su funcionamiento es interdependiente con el sistema nervioso central y el endocrino, la Psiconeuroinmunología comenzó a desarrollarse y comienza a ser considerada como una nueva ciencia. Los psiconeuroinmunólogos han establecido un lazo de unión entre neuronas estresadas y linfocitos deprimidos. Esta comunicación no se establece en un solo sentido; si los linfocitos están sometidos a una tensión, porque tienen que defenderse, por ejemplo, de un virus o un parásito, la materia gris también se afecta: experimentamos mal humor. nos sentimos cansados, dormimos mucho y nos resulta difícil concentrarnos.

La doctora Marianella Castés, investigadora venezolana, plantea que:
        Los médicos siempre han estado conscientes de un elemento de la curación que no se ve en el microscopio, ni entrega sus secretos a la batería de los análisis de sangre. Algún elemento en la mente del paciente marca la importante diferencia en la reacción del cuerpo a la enfermedad; hay algo efímero, como una actitud o sentimiento que puede dejar su marca en el organismo. Si el cerebro y la psiquis, que son los que controlan nuestras emociones, aptitudes y creencias, influyen sobre nuestro sistema inmunológico, entonces en teoría deberíamos poder cambiar esas tendencias y actitudes negativas de indefensión y desesperanza para poder dirigir nuestro sistema inmunológico hacia un estado óptimo de funcionamiento. La nueva disciplina, Psiconeuroinmunología, no es medicina alternativa es un camino científico por el que hay que continuar andando. Teóricamente, hoy en día casi todas las enfermedades son psicosomáticas, ya que los factores emocionales influyen en todos los procesos del cuerpo. Sabemos que el estrés es un elemento importante en unas cuarenta enfermedades que van desde el asma, la artritis reumatoidea, el herpes simple, la tuberculosis y el propio cáncer.
       La idea no es hacer sentir culpables a los pacientes sino transformar la culpa, rabia, o fracaso, en responsabilidad frente a la enfermedad. Se proporciona a los pacientes un aprendizaje sobre el sistema inmune de manera tal que sea valorado como el sistema de defensa que dispone de toda la maquinaria para proteger la integridad del organismo frente a agresiones externas (microorganismos) e internas (tumores). De esta forma lo convertimos en el mejor aliado en el proceso de sanación a través de técnicas de relajación y visualización. Se ayuda a los pacientes a contactar su sabiduría interior y a utilizarla en la elección del mejor tratamiento, así como a descubrir un significado en la experiencia de estar enfermos, encontrando el propósito y misión en la vida. Se insiste en la importancia de la alimentación, la respiración, el ejercicio, el juego y la risa como herramientas fundamentales en el proceso de sanación. Se enfatiza en la importancia de los lazos familiares y de amistad como apoyo y se trabaja con el miedo a la recurrencia y a la muerte como un factor que interfiere con la sanación y se enfoca la muerte como un proceso natural de la vida.

En 1680, el médico de Transilvania Papai Pariz Ferenc señaló que:
Cuando las partes del cuerpo y sus humores no se encuentran en armonía, entonces la mente se desequilibra, produciendo melancolía, pero así mismo, una mente tranquila y feliz hace que todo el cuerpo sea saludable.

En nuestra época Kevin Ashbridge manifiesta:
Existe la necesidad de revalorizar y quizá redefinir los conceptos, símbolos, y lenguaje de la inmunología y la psicología de tal forma que se permita que las relaciones entre los procesos inmunológicos y psicológicos sean expresadas en términos de una perspectiva teleológica coherente. Para comprender las relaciones psicoinmunológicas, debemos estar dispuestos a modificar algunas de nuestras ideas preconcebidas acerca de la naturaleza de nuestro sistema inmunológico y de nuestra psique.

Se afirma que la bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia, de las creencias, de las emociones y de los pensamientos que crean las reacciones químicas que sostienen la vida en cada célula. Pienso entonces en mi primer libro del año 1982 y lo grato que hubiera sido en lo personal haber contado con el apoyo de esta información con el fin de reforzar el Conocimiento entonces entregado. Ya no es un misterio, como hasta hace poco lo era, hablar de la mente y la influencia de los pensamientos, no tan sólo en nosotros mismos sino que en el entorno y más allá de él. Cuesta aceptar que se malgasta, como lo hacemos a pesar de muchas veces saberlo, la energía despilfarrándola en cada pensamiento basura emitido. Cuesta aceptar algo natural como lo es el potencial maravilloso que en el consciente mental tenemos y que a cada instante induce, con sus pensamientos, al subconsciente y por su intermedio se genera una alquimia cerebral inimaginada. Cuesta aceptar que somos el resultado de lo que hemos pensado. Ojalá no nos cueste aceptar que seremos lo que desde ahora pensemos...

SABER
SOLO SE QUE SE Y QUE CADA DÍA SABRÉ MÁS

Tal vez nuestras mentes son cualidades arraigadas en alguna extraña y misteriosa característica de las leyes físicas que realmente gobiernan el mundo en que vivimos.
Robert Jastrow.

Después de la mecánica ondulatoria, el mundo se parece más a un pensamiento que a una máquina.
Sir James Jeans

Saber algo permite la posibilidad mental de que ese algo sea real. Sentir algo como real faculta al pensamiento a usar su fuerza energía e impregne al subconsciente donde ese algo pasa a ser un Saber Real. Hasta ahora saber y aceptar que el cerebro tiene neuronas que al morir no se regenerarán, impidió usar el natural mecanismo de regeneración mediante el saber mental. Esta es la importancia puntual del Nuevo Conocimiento sobre la regeneración neuronal que rompe el paradigma y señala que en la plasticidad cerebral SÍ existe la posibilidad de regeneración neuronal. Este nuevo saber nos faculta a pensar que podemos realizar una completa Reingeniería Cerebral. ¿Cómo? Con el simple método del Positivo Pensar que además es una excelente terapia anti estrés. ¿Tan simple? No se si el hecho de pensar es simple. La fuente del pensar está en la mente consciente. Tenemos el don de programar nuestra manera de pensar. ¿Qué hemos programado? En el mejor de los casos nuestro programa ofrece una media diaria con 70% de basura. ¿Cómo, yo? Sí, tú, y puede que tu basura sea del 80%. ¿Qué hacer? La Respuesta es: Intentar ser un mejor programador de la propia mente mediante la simple metodología del Arte del Buen Pensar, la mejor ayuda que podemos lograr es AYÚDATE a ti mismo, o sea: Lograr Pensar por uno mismo y Pensar Mejor. Acepta tú responsabilidad y cambia, nadie puede pensar por ti. Si lo haces se abrirá ante ti un infinito horizonte al que el Buen Pensar nos proyecta.

La mente ayuda a sanar el cuerpo si se acepta su natural poder de sanación. Se ha demostrado que la actitud mental negativa predispone a la enfermedad y que la Actitud Mental Positiva favorece la sanación. El estudio de esta relación mente-cuerpo cae en el campo de la psiconeuroinmunología. La clave del propio bienestar está en aceptar los hechos sin culpar a los demás, en aceptarse a uno mismo tal cual se es y en intentar dentro de lo que cada uno es ser mejores personas. Esta Positiva Actitud Mental genera una poderosa energía que cuánticamente llega al cerebro donde positivos neurotransmisores son creados y ellos acompañan a ese pensamiento positivo haciéndole llegar con su mensaje a cada célula. La célula recibe la información, la procesa entra en armonía celular y dialoga con sus células vecinas estableciendo un diálogo sanador y de bienestar. Lo que no puede ser sanado será mejor tolerado y quien ha de morir lo hará en paz y con serena tranquilidad. Esa paz no necesitamos buscarla fuera, está en nosotros. Todos en nuestra esencia somos perfectos y la meta de la vida es ir manifestando esa perfección.

Cada pensamiento positivo pasa a ser parte de un conjunto de pensamientos afines con los que queda archivado y, actuando más allá del tiempo y del espacio se rodea de afines potencialidades y da lugar a un específico módulo mental que permitirá de manera natural el que cada vez se vaya pensando mejor, dándose uno cuenta cuando se ha emitido un mal pensamiento lo que permite de inmediato anularlo con la emisión de su opuesto positivo. En la mente no caben a la vez dos pensamientos opuestos y la reiteración de lo positivo debilita aquello negativo que nos ha caracterizado.

Este simple Arte del Buen Pensar permite que el salto cuántico mente-cerebro inicie de manera consciente la reingeniería cerebral con la creación de más células neuroglia, nuevas dendritas en las neuronas, más neurotransmisores y la reparación de neuronas junto a una regeneración neuronal. Todo lo cual, sin importar la edad que se tenga, y lo destaco, hace crecer y desarrollarse al cerebro lo que permite una mejor y mayor expresión mental. Esta notable transformación no es fruto de una mutación genética, sino que es el resultado lógico de un mejor aprovechamiento de dones que siempre hemos tenido y que ahora, libremente podemos usar.

Sin embargo la mayoría plañideramente dirá: A mi no me resultará... y así será. Aquel que tenga el valor de afirmar: QUIERO HACERLO. PUEDO HACERLO. LO LOGRARÉ, lo logrará. Quien no desea ser ayudado vivirá sin ayuda. Quien no cree y confía en sí mismo un fracasado será. Quien se siente súbdito de otro, el otro por él pensará y él al otro le servirá. Quien piensa que es siervo como esclavo vivirá. El Conocimiento no se da se Recibe. La recepción del Conocimiento es una facultad propia del libre albedrío individual.

He mostrado abundante material científico que nos ayuda a entender más nuestro cerebro, el que cual biológico computador solo cada uno puede utilizar y programar. Mediante una correcta programación mental y su consecuente reingeniería cerebral, constantemente se está renovando el personal computador cerebral que día a día pasará a ser más veloz, más potente, con más memoria, más amistoso, con mayor capacidad de almacenamiento de datos e información y con un sistema operativo más sólido, confiable y de mejor presentación para facilitar de manera armónica la diaria labor de intermediación entre el mundo físico y el alma gracias a la mente.

La magia mental que induce alquimia cerebral es real y nos faculta a entender nuestra justa razón de ser. Amable lector, mira los dos computadores con los que al mundo llegaste. Visualiza lo sutil mental con mejores pensamientos, visualiza lo biológico cerebral con mejores pensamientos y siente que día a día ellos, mente y cerebro, son superiores y así serán y actuarán para tú beneficio y el de los demás...

Cinco Correos recibidos hoy, al cierre de página, por el CiberEspacio:

31/01/2001
desde Venezuela:
Saludos Amigo: Descubrí hoy su página y estoy muy contento y emocionado de comenzar a aprender de ella. Si es cierto aquello de que el busca encuentra. Le ratifico mi admiración. Soy un profesor universitario jubilado de V..., Venezuela. Finalmente, estimado amigo deseo y espero este bien y adelante que, SÍ hay "un mundo mejor" y hacia el nos encaminamos. Dios lo bendiga.
J. L.

31/01/2001
desde España:
Querido Doctor:
Tal vez no sea capaz de expresarle el agradecimiento que experimento por su continua generosidad, al hacer pública la sabiduría que usted atesora, sin esperar nada a cambio. Estoy con usted en que nada nos pertenece y menos aún el conocimiento, pero trabajar tan incansablemente por los demás, es un acto que merece el reconocimiento y el agradecimiento de quien obtiene algún beneficio de ello.
Hay  veces que me cuesta entenderle; otras me parecen de una claridad meridiana las explicaciones que nos aporta. Ojalá ese cambio que anuncia llegue pronto y nos restañe de tanto absurdo. En el interim, reciba mi más agradecido abrazo y ánimo para seguir haciendo el bien. Un fuerte abrazo.
F. L. V.

31/01/2001
desde Argentina:
Querido amigo Iván, no quiero adularte, no lo necesitas, ni es mi costumbre, lo que pasa es que tu trabajo, que se inicia con el Cerebro y se diversifica multifacéticamente, con claridad y precisión, sin desvincularse del tronco principal, me ha causado la misma emoción y sensación que me causan todos tus escritos, la convicción de que estoy recibiendo una comunicación plena de Luz, Fuerza y Verdad, Verdad... En la Luz Infinita me despido. Una vez más, GRACIAS.
S.

31/01/2001
desde Chile:
Iván:
Acabo de terminar la lectura de Cerebro III y creo que es un escrito tan completo, entretenido y didáctico que servirá no sólo a los legos en el tema, sino a los académicos que algunas veces saben el tema; sin embargo no pueden explicarlo de una forma ágil, y especialmente con tanta coherencia.
Saludos y Gracias,
I. C.

31/01/2001
desde La Habana, Cuba:
Iván: Acabo de saborear este delicioso plato de "sesos" que tan maravillosamente nos has ofrecido en el Menú del Chef bajo el nombre de Cerebro III. Has hecho gala una vez más de tu maestría pedagógica y comunicacional. Con delectación de artista, has integrado los elementos más novedosos de la llamada "ciencia constituida" con la inefable, atemporal, holística y transpersonal sabiduría, para regalarnos un hermoso, brillante y apetitoso manjar de sublimes proyecciones. Fuiste desgranando uno a uno los ingredientes, como un excelso maestro, desde los componentes más rudimentarios, hasta las más sofisticadas "salsas", (verdaderos patrones de interferencia holográficas)  para llegar al final de ese plato que no solo se ve dentro de la bóveda craneana, sino que se "siente" al conjuro del borramiento antropogénico yo-lo demás. Gracias una vez más por esta nueva obra. Un fuerte abrazo,
G.

Dr. Iván Seperiza Pasquali
isp2002@vtr.net
Quilpué, Chile
31 de enero de 2001
http://www.isp2002.co.cl/