EL NOLANO MÁRTIR
CiberEscrito N° 76 de MUNDO MEJOR
Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
2001

ANTELIBRO o Introducción
Si no es verdad, es bien inventada.
Giordano Bruno

En junio de este año 2001 tuve en suerte dedicar el escrito #65 de la serie de MUNDO MEJOR al p. j. Manuel Lacunza muerto hace 200 años, un mártir en el exilio por ser jesuita. Hoy, con similar satisfacción inicio un modesto homenaje a quien ya en varios escritos precedentes he mencionado, me refiero a Giordano Bruno también llamado el Nolano por haber nacido en Nola, Italia y quien fue mártir, no en el exilio sino muerto en la Santa Hoguera hace 400 años, condenado por la Santa ignorancia humana, como muy bien lo demuestra su estatua de bronce, obra del escultor Ettore Ferrari, que señala el lugar donde fue quemado, Campo de Fiori, hoy una plaza y en 1600 un campo de flores silvestres de las afueras de Roma. La estatua inaugurada el 9 de junio de 1889 por académicos y alumnos de la Universidad de Roma muestra al mundo esta inscripción:

A Giordano Bruno; el siglo que él anticipó.
En Roma, donde fue quemado en la pira.


Giordano Bruno

Mártir
Persona que muere o sufre en defensa de su creencia, convicciones o causa. Persona que padece grandes afanes y trabajos.

Hereje
Cristiano que en materia de fe se opone a lo que propone la Iglesia. Desvergonzado, descarado, procaz.

Inquisición
Tribunal eclesiástico que se estableció en algunas naciones con el objeto de inquirir y castigar los delitos contra la fe.

Héroe
El que lleva a cabo una acción heroica.

Giordano Bruno murió como mártir al ser considerado hereje por la Inquisición. Su herejía a la luz actual, luego de 400 años, nos señala que se le condenó por el delito de PENSAR y pensar bien, dejando muy mal parado al intransigente y sectario dogma que en el nombre de Cristo, quien vino en su Luz a hermanarnos, a tantas dio cruel muerte. Murió como un héroe al no claudicar su forma libre de pensar y al finalizar la lectura de su sentencia de muerte:

       Decimos, pronunciamos, sentenciamos y te declaramos, fraile Giordano Bruno, ser hereje impenitente, pertinaz y obstinado...  además condenamos, reprobamos y prohibimos todos los libros y escritos tuyos... así decimos, pronunciamos, sentenciamos, declaramos, degradamos, mandamos y ordenamos, excomulgamos, entregamos y rezamos, procediendo en esto y en lo demás de un modo incomparable menos duro que de rigor podemos y debemos.
        Christi Nomine Invocato. Fallamos, atentos los autos y méritos del dicho proceso, que debemos declarar y declaramos al dicho Giordano Bruno, de haber incurrido en sentencia de excomunión mayor, por la culpa de hereje, fautor, instigador e irrepento....a ser quemando en la hoguera, y sus cenizas esparcidas para que de él, no quede noticia.....

Se levanta Bruno y con dignidad responde a su santos jueces y verdugos inquisidores:

Tremate forse piu voi nel pronunciare la sentenza che io nel riceverla
Tembláis más vosotros al pronunciar la sentencia que yo al recibirla

Intentemos durante el desarrollo situarnos en la época de la Europa renacentista del siglo XVI por los años 1548-1600 y razonar dónde y cómo pudo Bruno adquirir el Conocimiento trascendente que logró y cuya metafísica y cosmología lo ubica actualmente en la avanzada del Pensamiento humano que en lo transpersonal se aleja del paradigma lineal.

El Génesis de la idea del presente escrito nació cuando recibí de regalo un libro que llegó vía terrestre. No lo esperaba y me sorprendió la portada con un monje con su capucha. Con agrado comprobé que el tema estaba dedicado a Giordano Bruno. Lo escrito en las contratapas me hacía suponer que al fin encontraría destacado el Pensamiento de Bruno, un hombre que por pensar murió en la hoguera. A poco andar en la lectura me di cuenta que era una novela best seller, es decir nada que ver con el Pensamiento de Bruno sino que destinada al público-masa que, en lo posible no debe pensar. Debo reconocer que gracias a este best seller me motivé para indagar en el Pensamiento de Giordano Bruno y aprender de él llevando lo encontrado, no para el hombre-masa, sino para el CiberLector que se sabe LIBRE y en LIBERTAD desea pensar, y pensar ahora en lo que un gran Pensador nos legó. Ignoro si este propósito logre alcanzar, pero espero mucho aprender mientras escribo y me siento feliz de no ser yo un best seller.

Busqué en InterNet y encontré este artículo de "La Prensa of the Web" de Honduras que os transcribo con su correspondiente vínculo:

''Best-seller''
Por Otto Martín Wolf
        Tenía que suceder, el libro ''El valor de mi palabra'', se ha colocado en el primer lugar en ventas a nivel nacional, Quizá por eso los editores del ''Best-seller'' se han quejado de piratería intelectual. Parece que el libro ha sido duplicado por personas no autorizadas, quienes se aprovechan de que todas las páginas están en blanco para copiarlo sin tener que pagar derechos de autor a nadie. Lo único que hacen es comprar un block de papel bond y pegarle una fotocopia de la portada, que luce la foto del autor del libro.
        Algunos han llegado al extremo de recortar del periódico una fotografía del conocido político y ya está.
        La demanda es tal que, según se rumora, están planeando una edición en disco compacto, y se habla de ponerlo en el Internet. El único problema es que, debido a los avances tecnológicos, no se fabrican CDs con tan poca capacidad y algo en las máquinas reproductoras se niega a copiar textos en blanco. La computadora no acepta que todo el CD sea grabado sin decir nada y cree que se trata de un error, por lo que detiene la operación.
        Otro problema que enfrentan los editores es que se ha anunciado toda una serie de imitadores, lo que intentan sacar al mercado otros libros políticos, aprovechándose del fragor de la campaña, los que, obviamente, vendrán a competir con el mencionado ''Best-seller''.
        Uno que muy pronto estará a la venta en la librería más cercana a usted, ha sido denominado ``Manual ético del político tradicional''. La portada será un ``collage'' con fotos de políticos, pero no tendrá ninguna página adentro.
        Y qué decir de la ``Guía para perder simpatizantes'', próximo a salir y que, desde ya, anuncia que contendrá todos los secretos para boicotear la inscripción de los candidatos opositores mas populares. Garantizan los editores que, si se siguen todos los pasos sugeridos por ellos, rápidamente se irá perdiendo popularidad. La fórmula, ya probada por el Partido Liberal, incluye ataques personales, en lugar de proponer soluciones a los problemas del país, así como intentonas para privar de su nacionalidad a los líderes opositores más importantes. También hay recomendaciones para quitarles la licencia de manejar, el pasaporte y el carné de Price Smart. En la última página hay una tabla que indica cuántos puntos de popularidad se pierden por cada uno de los diferentes ataques, muy conveniente para saber cuándo es el momento de apagar las luces y cerrar definitivamente las oficinas del partido.
        También se prepara un libro llamado ``Los increíbles partidos que se encogen'', que es una verdadera novedad en el campo de la ciencia- ficción. Mientras en el mundo entero los partidos tradicionales se ven amenazados por nuevas fuerzas políticas, aquí esas fuerzas más bien son debilidades, pues su membresía tiende a reducirse ante nuestros propios ojos. El Pinu, por ejemplo, no ha ganado un nuevo adepto desde que su líder máximo lanzó por primera vez su candidatura a la presidencia.
        ¿Sabe cuándo? Para darle una idea, eso ocurrió antes de que Clinton llegara a la Casa Blanca. La Democracia Cristiana, por su parte, ha logrado lo imposible, una gran preponderancia nacional sin membresía. Creo que actualmente a ese partido sólo le queda su directorio (no sé si doce o catorce miembros, pero no son más de quince) ¿Cómo lo ha logrado? No me gusta especular, pero ¿qué tal poniéndome a las órdenes del partido de gobierno en el asunto de Maduro?
        Se encoge la ropa, se encoge el valor del dinero y -¿porqué no?- también se encogen los partidos políticos, aunque parezca una película de ciencia-ficción barata.
        Otro libro que está a punto de salir, escrito por un expresidente, se llamará ``Cuarenta años... para eso?'' Aparentemente se tiene estimado un tiraje de 50.000 ejemplares, los que serán obsequiados a igual número de ``parejas jóvenes'', a ver si, con las páginas del libro, se pueden hacer aunque sea una casita de papel. Parece ser que todo el mundo quiere sumarse a la fiebre de los libros, lo que viene a ser relativamente fácil, ya que la mayor parte de las veces no se necesita escribir para hacerlo. Ni tampoco pensar, (podría agregar un cínico).
        Del mismo autor de ``El valor de mi palabra'' ya se planea una segunda parte, una secuela. Será básicamente lo mismo, excepto que todas sus páginas estarán en negro.
http://www.laprensahn.com/opinarc/0102/o19002.htm

Cuán grato es comprobar que no se está solo y muchos ya se dan cuenta de la manipulación mental inducida por el poder de unos pocos en el hombre-masa que debe vestir la marca tal, usar el perfume cual, leer el best seller de moda, opinar lo que los opinólogos oficiales sugieren... ... ... El problema del homus-consumitus-masum es que con abundantes tarjetas puede comprar olvidando que todo lo que se compra se tiene que pagar y a mayor facilidades más caro es el consumo. Para el sistema es a la vez un problema que tengamos casi un 20% de cesantía real y del 80% restante, un 60% consume solo lo justo y se frustra al no poder ser parte dinámica del consumismo teleguiado del que tanto disfrutó. Pero esto es bueno, pues al no poder comprar viene una rebeldía que los hace pensar, y lo peor para el sistema es que la gente piense. Por necesidad cada día aumenta el número-masa que está pensando y dejando de ser siervos del sistema que los guió cual rebaño.

Giordano Bruno es el Gran Iniciado para ser conocido ahora que el despertar mental se manifiesta cuando los dolores de parto planetario son más frecuentes en intensidad y magnitud. Para el hombre masa eso es Apocalipsis pues así se lo ha condicionado a pensar. Para el hombre despierto eso es señal de PARTO, señal de un RENACER de la Humanidad. Creo que lo menos que puedo hacer luego de haberse cumplido los 400 años de la heroica muerte del mártir del Pensamiento en Libertad Giordano Bruno, es destinarle estas cuartillas que no muestren lo vulgar de su vida como lo hace la novela best seller, sino lo sublime y divino de su manera premonitoria de pensar. Ojalá logre, con el material que dispongo, dar lugar al anti best seller sobre el Nolano Mártir.

DESARROLLO
Existen un número innumerable de soles,
y un número infinito de tierras que giran alrededor de esos soles.
Giordano Bruno

Extracto de lo señalado en mis escritos de
MUNDO MEJOR
-a-
Una Mirada hacia el Más allá. #4, julio 1994

Giordano Bruno: Para él la única luz resplandece en todos, en donde el espíritu se encamina hacia una profunda unidad con la universalidad divina. La unión espiritual con DIOS solo puede realizarse en la contemplación de la verdad, siendo la "santa ignorancia" el obstáculo y enemiga declarada de toda investigación de la verdad... En su proceso Bruno expone en los interrogatorios dirigidos por los "Doctores de la Fe", grupo de escépticos, sectarios y fanáticos religiosos, su vida y su pensamiento filosófico aceptando la verdad revelada por la iluminación sobrenatural de la fe. Defiende la reencarnación al existir la encarnación a realizarse en cada uno de los mundos innumerables... Cuántos mártires paranormales y pensadores fueron a la hoguera condenados por los escépticos por verdades que ahora son aceptadas y estudiadas en las Universidades.

-b-
2002 ¿Qué pasará?, # 7, octubre 1994

NOSTRADAMUS (1503 - 1566) cómo lo visionó 45 años antes:
Los más letrados sobres los hechos celestes
Serán reprobados (condenados) por príncipes ignorantes
Castigados por edictos, expulsados como criminales
y muertos donde quiera que sean hallados.

Crecerá el gran número de los Astrónomos
Expulsados, proscritos y libros censurados;
El año mil seiscientos y siete por sagradas bulas
Que nadie en los sagrados estará seguro.

-c-
Ayúdate. #13, 1997

Giordano Bruno terminó en la hoguera por no transar su creencia sobre la vida en otros planetas, sobre el hecho de que la Tierra no era el centro del Universo y sobre la Reencarnación de las Almas.

-d-
Antiapocalipsis, #19, 1998

La COSMOGÉNESIS expuesta que reforzaré, ignoro si es original, pero fue fruto de un chispazo personal de inspiración que me aclaró el panorama de la creación universal. Al pensar en ella me hace recordar a Giordano Bruno, un mártir del pensamiento en manos de la iracunda obsesión religiosa fundamentalista, que, pienso no ha variado en muchos. Él defendió la idea de Copérnico en el sentido que no era el Sol el que giraba entorno de la Tierra, sino que ésta lo hacía entorno del Sol. Señaló:
Existe un universo infinito con mundos infinitos, en el que las estrellas fijas no lo son en absoluto. Hay innumerables soles con un sinnúmero de tierras que giran alrededor de dichos soles. Estos planetas no son visibles porque las estrellas se hallan a enormes distancias de nosotros, y deben haber en nuestro sistema solar otros planetas no visibles. Si se acepta el punto de vista de que el universo es infinito, lo que resulta inevitable, en tal caso suponer que está habitado por una limitada e imperfecta población de seres inteligentes, es incompatible con la infinita bondad y perfección de Dios y Sus Obras. Debe haber un infinito número de seres moralmente imperfectos y otros más perfectos, habitando la infinitud de mundos.
En 1950 Shapley retoma el pensamiento de Bruno diciendo: "Ningún campo de investigación es más fascinante que una investigación de carácter humano, o de algo relacionado con la humanidad, por las felices regiones repletas de misterio más allá de las barreras del espacio interestelar. Hasta donde podamos afirmarlo, en todas partes prevalecen las mismas leyes físicas. Las mismas reglas son aplicadas al centro de la Vía Láctea, en las remotas galaxias y en las estrellas más cercanas al Sol. En vista de la existencia de una física y química cósmicas ¿acaso no podemos confiar en que hay en todas partes animales y plantas? Esta idea parece ser del todo razonable y a no tardar diremos que parecerá inevitable".

-e-
La Misión. #22, 1999

Giordano Bruno, murió por señalar que la Tierra no era plana ni el centro del universo; por agregar que había vida en otros planetas que giraban en torno a otras estrellas o soles; vida en muchos casos superior ética, física y moralmente a la nuestra, y por explicar la lógica de la reencarnación.

-f-
Nave de Rescate. #26, 1999

En cada hombre, en cada individuo se contempla
un mundo, un universo.
La elección del cuerpo para cada vida se determina
por la justicia del destino de acuerdo con la
conducta tenida en la vida anterior.
Los dioses han otorgado al hombre el intelecto
y las manos y lo han hecho semejante a ellos.
En todo tiempo, en toda edad y en cualquier
situación que se encuentre, el hombre siempre
aspira a la conquista de la Verdad.
La teoría de la infinidad del Universo es un
desafío a las amenazas que la superstición
solía imaginar en el cielo encerrado por la
esfera externa de las estrellas fijas;
esta teoría rompe aquella bóveda celeste
como si fuera un escenario pintado,
procediendo luego al descubrimiento de
otros mundos infinitos más allá del nuestro.

-g-
Reencarnación. #29, 1999

Muchas vidas hemos vivido y muchas más por delante tenemos a realizarse en cada uno de los mundos innumerables.
Giordano Bruno.

-h-
Raconto. #32, 1999

Aquí en Quilpué, Chile, humildemente GIORDANO BRUNO te rindo un respetuoso homenaje que abarca a todos los LIBRES DEL MUNDO que fueron sacrificados por no transar ideales, que el paso del tiempo, al caer dogmas, validó como veraces, nobles y elevados. Tengo la suerte Giordano de esto poder escribir sin Santa Inquisición. Lo hago revisando mis escritos, pues si la hubiera, hace ya tiempo en la hoguera mis días hubieran terminado y  las abundantes hojas que me rodean sólo cenizas ellas serían junto con las de su autor. Quisiera conocer tu tumba amigo mío y estas cuartillas ponerlas allí como un ramo de flores. Ramillete en que lo único mío es el modesto cordel que las ata, pero ramillete al fin, y entregado con respeto, admiración y profunda emoción. Gracias amigo Giordano por la semilla que sembraste, y que ahora en buena tierra da sus frutos, en el momento en que ellos eran más necesarios. Fuiste con otros, un adelantado para tú pretérita época, a lo mejor presente...

Por miles de años la masa humana aceptó que las estrellas estaban fijadas a una esfera inmensa, luego se dijo que eran agujeros de esa esfera, los que dejaban pasar la luz de un gran fuego universal externo. No olvidemos que hasta el siglo XVI, XVII los teólogos cristianos imponían el dogma, basados en Ptolomeo y sus interpretaciones bíblicas, en el que la Tierra era el centro del universo y el Sol giraba alrededor de ella. Pasan los años y la ciencia los obliga a aceptar una nueva realidad: No somos el centro del universo, sino que un planeta marginal de un sol marginal de la galaxia compuesta de miles de miles de millones de soles. Más difícil aún les es tener que llegar a aceptar la posibilidad, cada vez más real, que quizás seamos inferiores física, mental, moral y espiritualmente a otros seres más evolucionados que nosotros...

-i-
Adiós año 2000... #50, diciembre de 2000

Unos 400 años atrás en el tiempo, Giordano Bruno no recibió el premio Nobel precisamente por su avanzada manera de pensar para su época. Recibió, de la Santa Ignorancia el castigo de morir en la Santa Hoguera. Defendió la reencarnación, la constante evolución del alma y la ausencia de un juicio final con castigo eterno. Tuvo una visión cósmica notable para una época de oscurantismo religioso y científico, veamos:

Las estrellas, consideradas fijas, no lo son en absoluto. Ya que si pudiéramos observar el movimiento de cada una de ellas, podríamos ver que jamás dos estrellas conservan la misma dirección a la misma velocidad; sólo la gran distancia que nos separa de ellas nos impide percibir las variaciones. Por tanto hay innumerables soles y un sinnúmero de tierras que giran alrededor de dichos soles, igual que los siete astros que podemos observar a simple vista girando alrededor del sol que tan próximo se halla de nosotros. Si se acepta el punto de vista de que el universo es infinito, en tal caso, suponer que está habitado tan solo por una limitada y, en consecuencia, imperfecta población de seres inteligentes, es incompatible con la infinita bondad y perfección atribuidas a Dios y a sus obras. La perfección infinita se manifiesta muchísimo mejor en innumerables individuos que en los contados y finitos. Debe haber un infinito número de seres moralmente imperfectos, habitando la infinitud de mundos...

El año 1616, Roma declaró como dogma de fe, que el sistema solar planetario planteado por Copérnico era peligroso para la fe y que el sol giraba en torno de la Tierra, el centro del universo según ellos...

-j-
Niños de Luz. # 53, enero 2001

¿Qué diría Giordano Bruno, esté donde se encuentre, al ver la nueva forma de la santa ignorancia humana que en el 1600 a la santa hoguera lo condenó?
El 17 de febrero de 1600, el ex sacerdote era quemado vivo en Roma, acusado de herejía. En la hoguera en el "Campo de Fiori" en Roma la santa ignorancia humana basada en el paradigma de moda no podía soportar simples verdades actuales como estas:

El Sol no gira en torno de la Tierra ni la Tierra es el centro del Universo. El universo no está sometido a un destino rígido sino que se encuentra en permanente cambio y evolución siguiendo un orden fijado desde la eternidad. Lo superior y lo inferior están ligados por una sola y misma vida que es infinita e inagotable. Si bien los individuos son innumerables el Todo es Uno y conocer esta Unidad es el objetivo de toda filosofía y de toda contemplación. Todo hombre lleva un filósofo dentro, para hacerlo vivir se necesita la presencia del amor heroico, de esta fuerza infinita que proviene de lo Uno, y que permite al hombre soportar dolores, transformar al mundo y plasmar sus ideales. Todas las cosas que existen en el Universo están dotadas de alma y vida. Dispongamos de tal manera al sol que está a punto de salir, que no nos descubra tan inmundos como estamos. Debemos Limpiarnos y hermosearnos, no solamente nosotros, sino también nuestras estancias y nuestros techos han de estar pulidos y claros; debemos purificarnos interior y exteriormente. El Universo es eterno en el tiempo, infinito en el espacio y en constante cambio. El Universo es infinito con un número infinito de mundos habitados con formas de vida y seres inteligentes que moran en otros planetas. En un Universo infinito, el espacio, tiempo, tamaño, peso, movimiento, cambio, sucesos, relaciones y perspectivas son siempre relativas a cualquier marco de referencia. Si uno se imagina flotando alejándose de la Tierra, al acercarse uno más y más a la Luna, ésta crece mientras que la Tierra deviene más pequeña. Desde la superficie lunar, la Tierra es la que parece un satélite, mientras que la Luna parece tener el tamaño de nuestro planeta. Nunca debe valer como argumento la autoridad de cualquier hombre, por excelente e ilustre que éste sea. Es sumamente injusto plegar el propio sentimiento a una reverencia sumisa hacia otros; es propio de mercenarios o esclavos, y contrario a la dignidad de la libertad humana sujetarse y someterse; es suma estupidez creer por costumbre inveterada; es cosa irracional conformarse con una opinión a causa del número de quienes la detentan. Por el contrario, es preciso buscar siempre una razón verdadera y necesaria, y escuchar la voz de la naturaleza.

Su "herética" y prohibida obra, en parte es:
1580      El Compendio de Arquitectura y Complemento Artístico.
1582      De las sombras de las ideas y el Arte de la memoria.
1584      La Cena de las Cenizas.
1584      Sobre la Causa el Principio y el Uno.
1584      Sobre el Infinito Universo y los Mundos.
1585      La Expulsión de la Bestia Triunfante.
1585      Cábala del Caballo Pegaso.
1585      De los Heroicos Furores.
1586      Figuración del Tratado de Aristóteles sobre el Oído Físico.
1586      Ciento veinte Artículos sobre la Naturaleza y el Mundo contra los Peripatéticos.
1586      Ciento sesenta Artículos contra los Matemáticos y Filósofos de esta Época.
1591      Sobre el mínimo y la Medida Triple según los Principios de las Tres Ciencias
             Especulativas y de muchas Artes Prácticas.
1591      Sobre la Moneda, el Número y la Figura,.. o sea, Elementos de la más Oculta
             Física, Matemática y Metafísica.
1591      Sobre lo Inmenso y los Innumerables, o sea, sobre el Universo y los Mundos.
1595      Suma de Términos Metafísicos.
1595      Descenso a la Práctica.

Bruno es el paradigma de la rebelión frente al dogma. Su estatua hermosa de bronce hoy se yergue en el lugar donde fue quemado... ¿Quién recuerda a sus jueces y acusadores?

-k-
Pildoritas del Saber. #59, abril de 2001

Estudió Bruno a Copérnico, eliminando de la teoría copernicana el fallido concepto del cosmos finito cerrado por una esfera de estrellas inmóviles, y la idea que el Sol permanecía inmóvil y constituía el centro absoluto del universo. Bruno expresó que el Sol no está inmóvil ni es el centro del universo como lo suponía Copérnico. El sol se mueve y es el centro del sistema solar y existe un número infinito de mundos y muchos de los mundos están poblados. Fundamentó la Reencarnación y la existencia de un espíritu universal principio de la vida y que como sustancia anímica se halla en todas las cosas sin excepción y constituye el principio motor de las mismas.

En el año 1582, a la edad de 34 años, escribió una obra, Il Candelaio ("El Candelero"). Muestra a un hacedor de velas que trabaja con sebo y grasa y luego tiene que salir a vender su mercancía a los gritos:

Contempla en la vela que lleva este candelero, a quien doy a luz, aquello que clarificará ciertas sombras de ideas... No hace falta que te instruya en mi creencia. El tiempo todo lo da y todo lo quita; todo cambia pero nada perece. Uno solo es inmutable, eterno y dura para siempre, uno y el mismo consigo mismo. Con esta filosofía mi espíritu crece, mi mente se expande. Por ello, no importa cuán oscura sea la noche, espero el alba, y aquellos que viven en el día esperan la noche. Por tanto, regocíjate, y mantente íntegro, si puedes, y devuelve amor por amor.
En su libro De Causa, principio et uno, "Sobre la Causa, el Principio y la Unidad", escribe:
Todo este orbe, esta estrella, no estando sujeta a la muerte, y siendo imposibles la disolución y la aniquilación en la Naturaleza, de tanto en tanto se renueva a sí mismo cambiando y alterando todas sus partes. No hay un arriba o abajo absolutos, como enseñó Aristóteles; ninguna posición absoluta en el espacio; sino que la posición de un cuerpo es relativa a las de los otros cuerpos. En todos lados hay un incesante cambio relativo de posición a través del universo, y el observador siempre está en el centro.
Al cumplirse los 400 años de su absurdo martirio alguien manifestó:
Su voz hizo posible que en nuestro tiempo sea habitual pensar en el Sol como el centro de nuestro Sistema Planetario, el concebir un Universo en constante renovación e imaginar vida en otros mundos, sin prejuicio alguno.
-l-
Vida. #62, junio 2001

Giordano Bruno vivió en la época en que predominaba como dogma la teoría del geocentrismo en cosmogonía, es decir que todo giraba en torno a la Tierra. Él defendió la teoría del heliocentrismo, es decir que la tierra gira en torno del Sol. Decía: La única luz resplandece en todos, en donde el espíritu se encamina hacia una profunda unidad con la universalidad divina. La unión espiritual con DIOS solo puede realizarse en la contemplación de la verdad, siendo la "santa ignorancia" el obstáculo y enemiga declarada de toda investigación de la verdad. Existe la encarnación a realizarse en cada uno de los mundos innumerables. Antes de morir exclamó: DIOS, acógeme en tu paz.

-m-
Lacunza. # 65, junio 2001

La Santa VERDAD no debe ser avasallada por la Santa Ignorancia.
Giordano Bruno

Giordano Bruno
 
El Nolano del
Pasado-Presente-Futuro

Nunca llegué de amor a lamentarme,
Yo que sin él no quiero ser feliz,
Aun si es bien cierto que por él yo peno y sufro,
Cuanto él me reserva, no quiero no querer.

Nació durante 1548 en Nola situada en los faldeos del Vesubio, cerca de Nápoles. A la edad de 17 años ingresó en la Orden religiosa de los Dominicos; en 1575 se doctoró en Teología. Como novicio rechazó tener imágenes de santos en su celda y solo mantuvo un crucifijo. En la biblioteca de los Dominicos encontró abundante literatura herética y otra de acceso restringido. Bruno desarrollo sus dudas con respecto a la trinidad y empezó a tener una visión unitaria de Dios. En 1576 dejo el convento al estar investigado por sospechas de Herejía. Orgulloso de su origen se presentaba como el Nolano (nacido en Nola). Recorrió Suiza, Francia, Alemania e Inglaterra. En 1591 Giordano fue invitado a Venecia por Zuane Mocenigo, quien deseaba aprender sobre el arte de la memoria, tema que Bruno dominaba con extraña habilidad, lo que le daba la categoría de mago. Mocenigo fue uno de los que lo denunció a la Inquisición por ideas herejes. Es apresado en Venecia, donde estuvo encerrado seis años, siendo después trasladado a Roma en el año 1591 para ser condenado en enero de 1600. El día 17 de febrero de 1600, este genio del Renacimiento muere quemado en la hoguera en el Campo dei Fiori de Roma, a la edad de 52 años, acusado de herejía. Hoy Bruno es un paradigma de la rebelión frente al dogma, un adalid de la LIBERTAD de pensar, un connotado Filósofo, Teólogo, Matemático, Poeta y un sorprendente Astrónomo sin
instrumentos...

He decidido en esta sección, la más importante del escrito, poner algunos párrafos y frases selectas destacadas de la obra del gran pensador, no llevan una secuencia lineal y se exponen sin comentarios. Lo hago así pensando que facilitará al lector su propia interpretación que es la válida y lo que el Nolano, en su LIBERTAD quiso, pues luchó y dio su vida para que fuéramos LIBRES como él. A cada lector algunos conceptos le destacarán por sobre los otros y llamarán su atención lo que le permitirá discernir sobre ellos. Cada frase no es una aislada unidad, es parte del conjunto de un Gran pensamiento inspirado y ayudará a rescatar del pasado lo que el visionario señaló a nuestro presente y lo proyectó raudo en el futuro, para muchos incierto y por paradoja en esa misma incertidumbre muestra la clave de la certeza del cercano nacimiento de una Nueva Humanidad.

* ¡Oh destino!, ¡oh hado!, ¡oh divina providencia!, ¿cuándo querrás que yo remonte el monte: en otras palabras, que yo alcance tanta altura espiritual que, transportándome, pueda acceder a esos pórticos y penetrarlos, de manera que se me hagan evidentes y en cierto modo comprendidas y numeradas esas inaccesibles, o sea raras bellezas?

* Dejo de lado muchas otras razones; bástate por ahora ésta: Porque así como el amor convierte en el amante a la cosa amada, el fuego, activísimo entre todos los elementos, tiene el poder de convertir a todos los otros, simples y compuestos en sí mismos.

* Conoce un solo paraíso, es decir, un fin principal: porque paraíso significa comúnmente el fin, que se distingue en aquel que es absoluto en verdad y en esencia, y el otro, que lo es en similitud, sombra y participación. Del primer modo no puede existir sino uno, como no es sino uno el último y primer bien. Del segundo modo existe un número infinito.

* Los magos tienen por axioma que Dios influye en los dioses, los dioses en los astros, los astros en los demonios, los demonios en los elementos, los elementos en los sentidos, los sentidos en el alma, el alma en el animal entero. Para los demonios es más fácil penetrar por los cuerpos e introducir pensamientos; hasta tal punto taponan nuestros sentidos con ciertas impresiones sensibles, que a veces nos llega a parecer que estamos imaginando por nosotros mismos aquellas cosas que ellos nos sugieren.

* El Universo comporta un primer principio que se entiende indistintamente material y  formal, a semejanza del principio que es potencia y acto absolutos. De ahí que el Todo, según la sustancia, es Uno.

* Y dispongámonos de tal manera al sol que está a punto de salir, que no nos descubra tan inmundos como estamos. Debemos Limpiarnos y hermosearnos, no solamente nosotros, sino también nuestras estancias y nuestros techos han de estar pulidos y claros; debemos purificarnos interior y exteriormente.

* Todas las cosas que existen en el Universo están dotadas de alma y vida.

* La esencia divina está en todo. Todo lo llena, todo lo penetra. Ésta es la vida de las vidas, el alma de las almas. Dos son los principios activos del movimiento. Uno es finito y se mueve en el tiempo. El otro es infinito, es la naturaleza del Alma del Mundo, de la Divinidad en hecho, que está en todas partes y en todo.

* La belleza que se ve en los cuerpos es una cosa accidental y umbrátil, semejante a otras cosas que son engullidas, alteradas y deterioradas por la mutación del sujeto, el cual a menudo pasa de ser bello a ser feo sin que alteración alguna se produzca en el alma. La razón, pues, aprehende una belleza más verdadera por conversión hacia aquello que da al cuerpo su belleza y lo forma bello, que no es sino el alma que así lo ha forjado y configurado. A continuación el intelecto se eleva más y comprende bien que el alma es incomparablemente bella, por encima de la belleza que puede darse en los cuerpos; no se persuade, sin embargo, de que sea bella por sí, esencialmente, puesto que en tal caso no tendría lugar esa diferencia que se observa en el género de las almas, siendo las unas más sabias, amables y bellas y las otras necias, odiosas y feas. Es necesario, por tanto, elevarse hacia ese intelecto superior que de por sí es bello y de por sí bueno. Este es aquel único y supremo capitán que, solo, preséntase a la vista de los pensamientos militantes, los ilustra, les enardece, les da nuevas fuerzas y les asegura la victoria por el desprecio de cualquier otra belleza y el repudio de cualquier otro bien. Tal es, pues, la presencia que hace superar toda dificultad y vencer toda violencia.

* El odio del contrario es el amor del semejante: el amor de esto es el odio de aquello. Así, pues, en sustancia, es una cosa misma odio y amor.

* Todo hombre lleva un filósofo dentro, para hacerlo vivir se necesita la presencia del amor heroico, de esta fuerza infinita que proviene de lo Uno, y que permite al hombre soportar dolores, transformar al mundo, plasmar sus ideales.

* Los dioses le han dado al hombre el entendimiento y las manos, y le han hecho semejante a ellos, dándole facultades sobre los otros animales; lo cual consiste no solamente en poder obrar de ordinario según la naturaleza, sino también fuera de las leyes de la misma; y así, formando o pudiendo formar otras naturalezas, otros cursos, otras órdenes con el ingenio, con aquella libertad sin la cual no había dicha semejanza, vino a erigirse en dios en la tierra.

* En cuanto que versa sobre principios sobrenaturales, la magia es divina, y en cuanto que contempla la naturaleza e intenta descifrar sus secretos, es natural; y también es llamada media o matemática puesto que combina las razones y actos del alma y se desenvuelve en el horizonte que separa lo corporal de lo espiritual, lo espiritual de lo intelectual.

* Los estúpidos e insensatos idólatras no tienen razón alguna para reírse del mágico y divino culto profesado por los egipcios, quienes, según las propias razones de cada uno de ellos, contemplaban la divinidad en todas las cosas y en todos los efectos y sabían obtener de la naturaleza los dones que deseaban a través de las distintas especies que moran en su seno... se constituían en diversas divinidades dentro de la naturaleza a pesar de que todas ellas se referían a una sola divinidad de las divinidades y fuente de las ideas por encima de la naturaleza.

* En general, todas las religiones, turban la paz y la serenidad en el hombre, apagan la luz de la razón y no sirven para mejorar las costumbres.

* Vendrá un nuevo y deseado siglo, en que los númenes serán desterrados al Orco y cesará el miedo a las penas eternas.

* El hombre atraviesa las infinitas vicisitudes de los seres, y por eso, no existe mal del que no pueda salir y no existe bien que no pueda alcanzar. No hay muerte para el hombre ni para cosa alguna puesto que nada sustancialmente se destruye o disminuye, sino que todo, transcurriendo por el infinito espacio, cambia de forma y aspecto.

* El alma y el cuerpo son ambos inmortales, y así como éste se disuelve y se transforma, aquella sufre una transcorporeización y por accidentes infinitos, aglomerando en torno a sí multitud de átomos, forma y fabrica nuevos cuerpos.

* El odio del contrario es el amor del semejante: el amor de esto es el odio de aquello. Así, pues, en sustancia, es una cosa misma odio y amor.

* Lo último corrompido ¿no es principio de lo engendrado?

* ¿Quién no ve que es uno y lo mismo el principio de la corrupción y de la generación?

* A la proporción, semejanza unión e identidad del infinito no te acercas más siendo hombre que siendo hormiga.

* Como todo procede de lo bueno, todo es bueno, actúa hacia lo bueno y acaba en lo bueno.

* En general, todas las religiones, turban la paz y la serenidad en el hombre, apagan la luz de la razón y no sirven para mejorar las costumbres.

* Como en toda cosa dependiente, las perfecciones se dan únicamente según los grados de mayor a menor, de más o menos. Pero en la simplicidad de la divina esencia todo está totalmente y no según medida, y por ello no se da más sabiduría que belleza y majestad, ni más bondad que fortaleza. Todos los atributos son, no solamente iguales, sino incluso los mismos y una sola cosa. Al igual que en la esfera todas las dimensiones son, no solamente iguales ( siendo la longitud cuanta es la profundidad y la anchura), sino incluso idénticas (dado que aquello que tú denominas profundo, puedes exactamente igual denominarlo largo y ancho de la esfera), del mismo modo sucede en la alteza de la sabiduría divina, que es una y la misma con la profundidad de la potencia y la latitud de la bondad. Todas estas perfecciones son iguales, porque son infinitas; por eso necesariamente la una se mide con la grandeza de la otra, puesto que allí donde estas cosas son finitas, sucede que la sabiduría sobrepase a la belleza y a la bondad, la bondad y la belleza a la sabiduría, la sabiduría y bondad a la potencia, y la potencia a la bondad y a la sabiduría. Más allá donde la sabiduría es infinita no puede ser sino infinita la potencia, pues de otro modo no podría saber infinitamente. Allí donde hay infinita bondad, infinita debe ser la sabiduría, pues de otro modo no sabría ser infinitamente buena. Allí donde hay infinita potencia, infinitas deberán ser bondad y sabiduría para que, igualmente bien, se pueda saber y se sepa poder.

* Del mismo modo que, en la estación en que un nuboso velo ensombrece los ojos de la humana mente en este cuerpo, sucede que el alma no halla en su ardor más que conturbaciones y tormentos, así mismo, siendo ese velo rasgado y descorrido, gozará de tan grande quietud como sea menester para contentar la condición de su naturaleza.

* Dícese que las cosas mejores y más excelentes se dan cuando el universo entero excelentemente se acuerda en todas sus partes... Las cosas peores y más bajas, considérase que tienen lugar cuando domina la disposición y orden contrarios; por la fuerza de las vicisitudes se producen estas extrañas mutaciones de lo semejante a lo desemejante, de un contrario al otro. La revolución o gran año del mundo es, pues, aquel espacio de tiempo en el que, desde un cierto estado de cosas, atravesando posiciones opuestas y contrarias, se retorna a lo mismo, como constatamos en los años particulares cual el año solar, en el que el principio de una disposición viene a ser término de la contraria, y el final de ésta, el comienzo de aquella. Por eso ahora nos hallamos en la escoria de las ciencias, que han engendrado la escoria de las opiniones, causa a su vez de la escoria de las costumbres y acciones, podemos ciertamente esperar un retorno a tiempos mejores.

* De la misma manera que el tiempo es uno, pero en diversos sujetos temporales, así es uno el instante en la diversidad y en la totalidad de las partes del tiempo, como yo soy el mismo que fui, soy y seré, sea aquí en mi casa, en el templo o allí donde me hallare... Porque si no existiese el instante, no existiría el tiempo; y, por tanto, el tiempo, en esencia y sustancia, no es otra cosa que instante. Y bástate esto si eres buen entendedor.

* Porque de apóstatas está hoy lleno el mundo y, como de ordinario son indignos ellos mismos, suelen celebrar siempre a otros indignos.

* Vendrá un nuevo y deseado siglo, en que los númenes serán desterrados al Orco y cesará el miedo a las penas eternas.

* ¿El alma es merecedora de premio o castigo? ¿Tienen alma La Tierra, la luz, el Sol y los innumerables mundos que rotan en el espacio inmenso"?... Se extiende en ello a todos los seres animados o inanimados que están en nuestro mundo y en los otros.

* El alma y el cuerpo son ambos inmortales, y así como éste se disuelve y se transforma, aquella sufre una transcorporeización y por accidentes infinitos, aglomerando en torno a sí multitud de átomos, forma y fabrica nuevos cuerpos. El alma es idéntica en esencia, específica y genéricamente, a la de las moscas, ostras marinas y plantas, y a la de cualquier cosa que esté animada o que tenga alma.

* El hombre atraviesa las infinitas vicisitudes de los seres, y por eso, no existe mal del que no pueda salir y no existe bien que no pueda alcanzar. No hay muerte para el hombre ni para cosa alguna puesto que nada sustancialmente se destruye o disminuye, sino que todo, transcurriendo por el infinito espacio, cambia de forma y aspecto.

* Estos siete planetas que giran alrededor del Sol y de los cuales la Tierra es uno de ellos que al moverse en veinticuatro horas desde el lado llamado de Occidente hasta oriente origina ese movimiento aparente del universo a su alrededor al que llamamos movimiento mundano y diurno. Esta fantasía es falsísima, contranatural e imposible, ya que es posible, conveniente, verdadero y necesario que la Tierra se mueva entorno a su propio centro para participar de la luz de las tinieblas, del día y de la noche, del calor y del frío; que se mueva alrededor del Sol para participar de la primavera, verano, otoño e invierno; hacia los llamados polos y puntos hemisféricos opuestos para la renovación de los siglos y la mutación de sus rostro, con el fin de que allí donde está el mar pase a estar la tierra, donde era tórrido sea frío, donde esta el trópico esté el equinoccio y se produzca finalmente la permutación de todas las cosas.

* Porque es imposible que un espíritu racional y algo despierto pueda imaginar que carezcan de parecidos y mejores habitantes innumerables mundos que se revelan tan magníficos o más que éste...

* Lo último corrompido ¿no es principio de lo engendrado? ¿Quién no ve que es uno y lo mismo el principio de la corrupción y de la generación?

* Mucho he luchado; pensé que podía ganar, pero el destino y la naturaleza sofocaron mis meditaciones y esfuerzos. Pero ya es algo estar en el campo de batalla, porque ganar depende mucho de la suerte. Pero hice cuanto pude y no creo que nadie en las generaciones futuras lo niegue. No temí a la muerte, nunca me rendí a nadie; en lugar de una vida cobarde, elegí una muerte valiente.

* Necesita ser una imagen del inaccesible rostro divino, en el cual, a modo de infinitos miembros, puedan encontrarse los innumerables mundos.

* Lo mismo que el espacio exterior al mundo, si es que existe, debe estar, según mi opinión, lleno de seres inteligentes, es decir, afines a la divinidad de dicho espacio, así el mundo sensible se halla absolutamente ocupado por seres vivos.

* Sostengo, por el contrario, que son una sola y misma virtud, pues hállase el vicio allí donde existe la contrariedad; la contrariedad es mayor allí donde se halla el extremo; la mayor contrariedad es la más cercana al extremo; la mínima o ninguna encuéntrase en el medio, allí donde convergen los contrarios y son uno y sin diferencia: como en el extremo frío y el extremo calor se halla el más-calor y el más-frío, y en el medio puntual se halla lo que puede denominarse o bien caliente y frío, o ni frío ni caliente, sin contrariedad. De la misma manera quien está mínimamente contento y mínimamente alegre hállase en el grado de indiferencia, encuéntrase en la casa de la templanza, donde reside la virtud y la condición de un ánimo fuerte.

* Así pues, la belleza del cuerpo tiene el poder de inflamar, mas no de aprisionar y hacer que el amante no pueda huir, si la gracia que del espíritu se requiere no viene en ayuda, así como la honestidad, la gratitud, la cortesía, la prudencia: por eso, si bello denominé al fuego que me inflamó, fue porque noble era también el lazo que me aprisionaba.

* El alma jamás intelige sin el concurso de una imagen; de ahí también que cuando contemplamos intelectualmente, se contempla a la vez y necesariamente alguna imagen: es que las imágenes son como sensaciones sólo que sin materia.

* La diferencia existente entre el intelecto inferior que es incierto, diverso y multiforme, y el intelecto superior, acaso eso que los peripatéticos consideran la ínfima inteligencia, que influye inmediatamente sobre todos los individuos de la humana especie y que es llamado intelecto agente y actuante. Este intelecto, único para la especie humana y cuya influencia se ejerce sobre todo individuo, es como la luna, que no cambia de especie y que se renueva siempre por la conversión hacia el sol, primera y universal inteligencia; pero el intelecto humano individual y múltiple atiende, como los ojos, a innumerables y diversísimos objetos, de manera que se informa por grados infinitos, según las infinitas formas naturales. De ello resulta que este intelecto particular sea furioso, peregrino e incierto, mientras el universal es reposado, estable y seguro.

* La divina sabiduría es la suprema movilidad... y que es a un tiempo completamente estable... Intenta decir que su sol no es como éste que -según la opinión común- circunda la tierra con su movimiento diurno en veinticuatro horas y en doce meses con su movimiento planetario, por el cual se distinguen las cuatro estaciones del año, según las regiones que ocupa por los cuatro puntos cardinales del zodíaco; por el contrario es tal que, siendo la eternidad misma y estando por consiguiente en completa posesión de todo, juntamente comprende el invierno, la primavera, el verano y el otoño, juntamente el día y la noche, porque él es todo, para todos y en todo punto y lugar.

* Todas las inteligencias son significadas por la luna, en tanto que participan del acto y la potencia; es decir, en tanto que tienen la luz materialmente y por participación, recibiéndola de otro: quiero decir que nos son luces por sí mismas y por su naturaleza, sino por la atención del sol, que es la inteligencia primera, luz absoluta y pura como es absoluto y puro su acto. Así pues, ¿todas las cosas que son dependientes, que nos acto primero y causa primera, están como compuestas de luz y tinieblas, de materia y forma, de potencia y acto? Así es. Además, nuestra alma, en toda su sustancia, es significada por la luna, que resplandece por el hemisferio de las potencias superiores, por el cual se halla vuelta hacia la luz del mundo inteligible, siendo oscura en las potencias inferiores, por cuya parte hállase ocupada en el gobierno de la materia.

* La Naturaleza es el armonioso sistema en autodespliegue de átomos y mónadas interrelacionados.

* El sumo bien, lo supremamente apetecible, la perfección y la beatitud supremas consisten en la unidad que informa el todo. Loados sean los dioses, y sea magnificada por todos los seres vivientes la infinita, simplísima, única, altísima y absolutísima causa, principio y una.

* Hay una y misma escalera por la que desciende la naturaleza para llevar a cabo la producción de las cosas y asciende el intelecto para llegar al conocimiento de éstas; además, el uno y la otra proceden de la unidad y vuelven a ella, pasando a través de multitud de medios.

* La empresa que has tomado bajo tu responsabilidad, oh Filoteo, es difícil, rara y singular, pues pretendes arrancar a los hombres de su ciego abismo de oscuridad y llevarles ante la presencia de la clara y tranquila luz de las estrellas, que con tan bella variedad vemos diseminarse por el cerúleo manto del cielo.

* No es posible tener conocimiento alguno acerca de las cosas sobrenaturales, excepto a través de sus reflejos en las cosas naturales. Por este motivo, tan sólo el intelecto purificado y superior tiene la capacidad para considerarlas en sí mismas.

* Por encima de los fundadores y constructores de todas las cosas encontramos la forma de las formas, la fuente de la luz, la verdad de las verdades, el dios de los dioses, para quien todo está lleno de divinidad, verdad, esencia y bondad.

* ¿Por qué, digo yo, son tan pocos los que comprenden y hacen suyo el poder interior? Aquel que ve en sí mismo todas las cosas es, a un mismo tiempo, todas las cosas.

* Debemos estar atentos para saber si nos hallamos en el día en que la luz de la verdad empieza a resplandecer en nuestro horizonte.

* Y no hay cosa alguna que de un modo natural sea externa, excepto la substancia y la materia de  la luz está formada que, sin embargo, se halla en continua mutación.

* El universo es infinito y consta de una inmensa región etérea. Tal universo es un verdadero cielo que recibe el nombre de espacio o seno, y en él se hallan los astros, la luna, el sol y otros innumerables cuerpos que habitan esta etérea región lo mismo que lo hace la tierra. No debe creerse que exista otro firmamento, otra base, otro fundamento, en el que se apoyen estos grandes animales que colaboran en la constitución del universo, verdadero sujeto e infinita materia de la infinita divina potencia actual.

* Nosotros, sin embargo que no atendemos a las sombras fantásticas, sino a las cosas mismas, nosotros, que vemos [en el universo] un cuerpo aéreo, etéreo, espiritual, líquido, lugar capaz de movimiento y reposo, seno inmenso e infinito (cosa que debemos afirmar al menos porque no vemos límite alguno ni con los sentidos ni con la razón), sabemos con certeza que, siendo efecto y consecuencia de una causa infinita y de un principio infinito, debe ser, en la medida de su capacidad corporal y a su manera infinitamente infinito. [Y es imposible] encontrar jamás una razón medianamente probable por la cual haya un límite en este universo corporal y en consecuencia los astros contenidos en su espacio sean también finitos y que además exista un centro del mismo absoluta y naturalmente determinado.

* Hállase allí el objeto final, último y perfectísimo, y no ya en este estado, en que no podemos ver a Dios sino como en sombra y espejo: de ahí que no pueda ser objeto sino por cierta similitud, no tal como puede ser abstraída y recogida de la belleza y excelencia corpóreas por virtud del sentido, sino tal cual puede ser formada en la mente por la virtud del intelecto. Encontrándose en tal condición viene a perder ésta el amor y el afecto de toda otra cosa, tanto sensible como intangible; porque unida a esa luz, se convierte también ella en luz y consecuentemente se hace un dios, pues contrae la divinidad en sí... Así el intelecto humano en este mundo interior nútrese de estas especies y similitudes, hasta tanto no le sea lícito mirar con ojos más puros la belleza de la divinidad...

* Existe en la naturaleza una revolución y círculo en virtud del cual, para el auxilio y perfección ajenos, las cosas superiores se inclinan hacia las inferiores y, para la excelencia y felicidad propias, las cosas inferiores se elevan hacia las superiores.

* Ved, pues, ¡Oh pensamientos míos!, cómo algunos de entre vosotros están obligados a prodigar sus cuidados a la casa, mientras otros pueden ir a procurarse el sustento en otra parte. Tal es la ley de la naturaleza y, en consecuencia, tal es la ley de quien es autor y principio de la naturaleza... ¿Creéis por ventura que se dignará la naturaleza ofreceos otro bien, si aquel que en el presente os ofrece tan neciamente despreciáis? Desdeñará el cielo dar el bien segundo a quien no sabe apreciar el don primero.

* Como un rayo de sol que, al tocar la tierra, se une a cosas inferiores y oscuras que ilustra, vivifica e inflama sin que deje por ello de estar unido al elemento del fuego, es decir, a la estrella de la que procede, donde tiene su principio, desde la cual es difundido y en la que se halla su alimento original y propio, así el alma que se halla en el horizonte de la naturaleza corpórea e incorpórea y tiene con qué elevarse a las cosas superiores e inclinarse a las inferiores. Y puedes ver que esto no ocurre por razón y orden del movimiento local, sino únicamente por el ejercicio de una potencia o facultad; como, por ejemplo, cuando el sentido se eleva a la imaginación, la imaginación a la razón, la razón al intelecto, el intelecto a la mente: entonces el alma toda se convierte en Dios y habita el mundo inteligible, del cual desciende inversamente por conversión al mundo sensible a través del intelecto, la razón, la imaginación, el sentido, la vegetativa facultad.

* Tengo entendido, en efecto, que, por encontrarse el alma en el último grado de las cosas divinas, merecidamente desciende al cuerpo mortal y, desde éste, remóntase de nuevo hacia los divinos grados; y que existen tres grados de inteligencias, pues hay algunas en las cuales lo intelectual supera a lo animal y que son llamadas inteligencias celestes; otras, en las que lo animal supera a lo intelectual, son las inteligencias humanas; y existen finalmente otras en las cuales ambos elementos se igualan, como las de los demonios o los héroes.

* Observa, pues, cómo una simple divinidad que se encuentra en todas las cosas, una fecunda naturaleza, madre y conservadora del universo, resplandece en los diferentes sujetos y toma diversos nombres según sea su grado de comunicación con ellos.

* Más pueden hacer los magos por medio de la fe que los médicos por la vía de la verdad; y en las más graves enfermedades, mayor provecho hallan los enfermos en creer lo que dicen aquellos que en comprender cuanto éstos hacen.

* A Copérnico que ha venido para librarnos de algunos falsos prejuicios de la filosofía común y vulgar no me atrevo a llamarlo ciego. Sin embargo no ha llegado demasiado lejos ya que, más estudioso de las matemáticas que de la naturaleza, no ha podido profundizar y penetrar en el problema hasta el punto de remover las raíces de los falsos y vanos principios y, eliminando por completo todas las dificultades existentes, librarse y librar a los demás de investigaciones inútiles, y centrar su atención en las cosas constantes y ciertas... Así pues, ¿quién será tan villano y descortés con los trabajos de este hombre, como para olvidar todas sus realizaciones y el hecho de que los dioses le mandaran a nuestro mundo a modo de aurora que debe preceder la salida de este sol que es la antigua y verdadera filosofía, por tantos siglos sepultada en las tenebrosas cavernas de la ciega y maligna ignorancia? ¿Quién se atreverá a juzgarlo por aquello que no ha llevado hasta su culminación, comparándole con la gregaria multitud que piensa y se guía por una brutal e innoble superstición, en lugar de colocarle entre los que gracias a su feliz talento han sido capaces de enderezar y ascender con la fiel ayuda del ojo de la divina inteligencia?
Y ahora, ¿qué puedo yo decir del Nolano? Quizás, por ser tan próximo a mí como lo soy yo a mi mismo, no me convenga alabarle...

* Ciertamente he afirmado que la cruz no tenía cuatro ramas iguales según se acostumbra a pintarla y que su carácter sagrado es una usurpación pues antiguamente se empleaba para ajusticiar reos. También he dicho que la cuarta rama de la cruz de Cristo, es decir, la superior, fue incorporada posteriormente para que pudiera ser añadido más cómodamente el título. Creo haber leído en Marsilio Ficino que la virtud y referenciación de aquel carácter de la cruz es muy anterior en el tiempo a la época en que tuvo lugar la encarnación de nuestro Señor, pues ya era conocido en los tiempos en que florecía la religión de los egipcios, aproximadamente en tiempos de Moisés, y que dicho signo se hallaba grabado en el pecho de Serapis, y que los planetas y sus influjos tienen una mayor eficacia y fundamento cuando se hallan en el principio de los signos zodiacales, es decir, cuando los coluros intersecan la eclíptica o el zodíaco en línea recta, de tal forma que a partir de dos círculos intersecados de este modo se origina la forma de dicho carácter, es decir la forma de la cruz; los cuatro signos cardinales son los dos equinocciales y los dos solsticiales, a través de los cuales siempre fue interpretada y celebrada la muerte, natividad y encarnación de Nuestro Señor.

* Allí donde hay progreso al infinito, donde la unidad y la infinitud son la misma cosa, y no pueden ser perseguidas por otro número, porque no es la unidad, ni por otra unidad, porque no es número, ni por otro número y unidad, porque no son un mismo absoluto e infinito. De ahí que dijera con acierto un teólogo que, siendo la fuente de la luz con mucho superior, no solamente a nuestras inteligencias, sino incluso a las inteligencias divinas, es cosa conveniente que sea celebrada, no con discursos y palabras, sino por el silencio.

* Quien aspire al alto resplandor, retírese cuanto pueda a la unidad, repliéguese cuanto sea posible en sí mismo, de tal suerte que no sea semejante a los muchos, por ser muchos; mas no sea tampoco enemigo de los muchos porque no se le asemejan, siempre que le sea posible conciliar lo uno con lo otro; no siendo así, acójase a aquello que mejor le parezca.

* Procediendo hacia lo más profundo de la mente, para lo cual no es menester abrir desmesuradamente los ojos al cielo, alzar las manos, dirigir los pasos hacia el templo, aturdir las orejas de las imágenes a fin de ser mejor entendido; sino llegar a lo más íntimo de sí, considerando que Dios se halla cercano, consigo y dentro de sí más de lo él mismo pueda estarlo, como es propio de aquello que es el alma de las almas, vida de las vidas, esencia de las esencias, y teniendo en cuenta que cuanto ves arriba o abajo, o en torno a los astros, son cuerpos, criaturas semejantes a este globo en el que nos hallamos y en los cuales la divinidad de se halla ni más ni menos presente que en éste nuestro o en nosotros mismos.

* Nuestro sentido de las cosas bajas es atenuado e incluso anulado cuando las potencias superiores tienden noblemente a un objeto más magnífico y heroico. tanta es la virtud de la contemplación que sucede alguna vez no sólo que el alma se distancie de los actos inferiores, sino que incluso abandone enteramente el cuerpo.

* Ser escuchado por la divinidad es propiamente escucharla, y ser favorecido por ella es el acto mismo de ofrecérsele; de ella, una sola e inmutable, proceden pensamientos ciertos o inciertos, deseos ardientes y colmados, y razones atendidas o vanas, según que el hombre se le presente digna o indignamente con el intelecto, el afecto y las acciones.

* El ascenso procede en el alma de la potencia y el vigor que se halla en las alas que son el intelecto y la intelectiva voluntad, por las cuales ella tiende naturalmente hacia Dios y pone en Él su mirada como en el sumo bien y la verdad primera, como la absoluta bondad y belleza.

* Los hay que disputan si fue primero el nombre o el verbo, otros si el mar o las fuentes; quieren otros renovar obsoletos vocablos que, por habernos llegado una vez de la pluma de un antiguo escritor, pretenden ahora poner nuevamente en candelero; otros se estancan en discurrir acerca de la falsa y verdadera ortografía, y así tantos otros complácense en otras tantas similares frusilerías, mucho más dignas de ser menospreciadas que escuchadas... Con estos y similares indignos pensamientos creen remontarse a las estrellas, ser semejantes a los dioses y comprender lo bello y bueno que promete la filosofía.

* Gran cosa es, ciertamente, que el tiempo, que no nos alcanza siquiera para las cosas necesarias aun cuando venga celosamente guardado, sea las más de las veces malgastado en cosas superfluas, y hasta viles y vergonzosas.

* Así como es el alma receptiva en potencia con respecto a las cosas superiores, asimismo es en potencia activa con relación al cuerpo... Pues que ningún deseo natural es vano, podemos estar ciertos de que fuera de este cuerpo un estado hay más excelente y que mejor conviene al alma, y en el cual le será posible unirse o acercarse a la altura de su objeto.

* Pues bien, esta conversión y vicisitud se halla figurada en la rueda de la metamorfosis, donde el hombre se encuentra en la sede más eminente, yace en lo más bajo una bestia, desciende por la izquierda en ser mitad hombre y mitad bestia, y asciende otro, mitad bestia, mitad hombre, por la derecha... De ahí que dijera: "De sujeto vil en dios yo me convierto. En dios me transformo, siendo cosa inferior".

* Por eso bien se dice que el reino de Dios está en nosotros y que la divinidad habita en nosotros por la fuerza del reformado intelecto y la voluntad.

* No se halla el alma en el cuerpo locamente, sino como forma intrínseca y formador extrínseco... El cuerpo está, por lo tanto, en el alma; el alma en la mente, la mente, o bien es Dios o está en Dios...

* Dios es omnipotente y perfecto y el universo es infinito, si Dios lo conoce todo entonces es capaz de pensar en todo incluido lo que yo pienso, Debido a que Dios es perfecto y conoce todo, debe crear lo que yo pienso. Yo puedo imaginar un infinito numero de mundos parecidos a la tierra, con un jardín del edén en cada uno. En todos esos jardines la mitad de los Adanes y Evas no comerán del fruto del conocimiento y la otra mitad lo hará, de esta manera un infinito numero de mundos caerá en desgracia  y habrá un infinito numero de crucifixiones. De aquí puede haber un único Jesús que ira de mundo en mundo o un infinito numero de Jesuses. Si hay un solo Jesús la visita a un número infinito de mundos tomara una infinita cantidad de tiempo, de este modo debe haber un infinito numero de Jesuses creados por Dios.

* Cosas vivas distintas entre sí representan a diferentes espíritus y potestades que, además del ser absoluto que poseen por sí mismos, obtienen el ser comunicado a todas las cosas según su capacidad y medida. De ahí que Dios como totalidad se halle en todas las cosas.

* La amplitud del Bien es tan grande como la realidad de todos los seres, sean corpóreos o incorpóreos, sensibles o inteligibles. Ésta se identifica con el Bien; ésta se identifica con Dios.

* Dios, como absoluto, no establece relación con nosotros, pero lo hace al comunicarse con los efectos de la naturaleza, con los que posee un vínculo más estrecho que la propia naturaleza. Así pues, si Él no es la misma naturaleza, ciertamente es la naturaleza de la naturaleza, y si no es la propia alma, es el alma del alma del mundo.

* Dios, su divina belleza y resplandor, relucen y se hallan en todas las cosas, y por ello no estimo error el admirarlo en todas las cosas, según el modo en que cada una se comunica.

* No debo ni quiero arrepentirme, no tengo motivo para ello y no sé por qué debo arrepentirme.

* AUTO POEMA
A ocho días de su ejecución
Follajes de Noli
y aire suave de Labor,
Nápoles –fábricas de Nápoles tan llenas de Gramsci
y en Gramsci relampaguea
el aura de Bruno:

Giordano Bruno nacido en 1548, poeta,
filósofo que en el temblor de la duda
encontró la verdad
tan delicado como sombras
de lilas que el viento arrastra –el
sabe alejandrino brotó fresco
en el jardín ya florido
de una mente severa.

Tuvo lo que su época le dio (fue clérigo intratable)
mas convino que toda época está en retroceso
y el pasado -¿donde está?
que no esté arrumado
entre murallas de prejuicio
y largos trámites
burocráticos, la represión,
las relaciones mercantiles.
Oh campo aún velado en nieve espesa
y con ligeros brotes
de verdor: núcleos semánticos
núcleos de meditación
entre pétalos no más desesperados que este abismo
abierto entre el día
y la noche mientras nuestro paso es un siglo
tenuemente vacío levemente extraviado como hipótesis que van
rechazándose y negándose en un texto que a lo a priori
prefirió la luz de lo móvil
y el soñar
y errar en la vida
buscando belleza
y sabiduría = gramática de flores
aunque penumbras del vivir
sin más pobre lumbre
que haber regado un poco
este misterio del verdor
hoy signos sólo
y flores turbias
de un muy viejo manuscrito: el tuyo,
Giordano.

Y 30 años tenías,
vestidos trashumantes
cabellera oscura
y larga: hombrecillo
de rostro moreno
y oscura y rala barba –cuando
insultado y desterrado
vagó vagaste vagón perdido como chispa rápida
de un detonante que ya
en la mecha de tu propia expresión
revienta los sentimientos de tu/mi éxodo poético
al sueño –tierra de promisión inhollada.

Milán, Venecia, Niza, compuertas de Génova
que han recibido a tantos extranjeros
te cerraban puertas y persianas
-sus bandos
bien claro (decían) que no debías
pisar sus yerbas
y has dormido al sereno
contemplando la elíptica del cometa en tu estilo
el cabello escarchado la materia infinita
y algún texto de Sedulius Scottus
te complace:

Scriptor sum (fateor), sum Musicus et Orpheus,
sum bos triturans, prospera quaeque volo,
sum vester miles sophiae praeditus armis:
pro nobis nostrum, Musa, rogato patrem...
(y seguiste recordando más versos).

Te amparaba
tu propio desamparo
y cielo infierno: suggetto – á doi contrarii eterno,
Bandito son dal ciel, et da linfierno
están lejos de ti
ni te reciben
vagabundo al llegar el día.

En Londres y París
en Wittemberg al dictar tus clases aprendías
la pesada luz de tus alumnos.
Y Praga te vio volar
como una antorcha de Joan Huss,
Caballería Roja, cerebro de flores en el sueño.

¿Quién decidirá
-pensabas-
entre Aristóteles
y Platón?
¿Quién entre Tomás y Agustín?
¿Entre la forma racional
y la forma ideal
de un mismo lenguaje represivo?

Y ya habíamos decidido
Giordano:
contigo en tus escritos.
No la verdad –no
sino el conocimiento de la causa
en el efecto
y me crucé contigo
en la penumbra
de la antecámara materialista
almácigos tiernos
dialéctica aún suave
como un crepúsculo.

Tu Opera de ligar/ desligar
los misterios
y problemas de la física las leyes de la naturaleza
que tu mnemotecnia
dominaba (tu práctica analógica)
te valió el lodo de tu nombre
-ser el brillo
que alumbra este pasado
de hombres que pagaron caro
su arrogante deseo de saber.

Y en Venecia te llevaron al miserable tribunal
del Santo Oficio y te juzgaron
te desnudaron te maniataron te humillaron
y el proceso penoso y largo
duró años: Giordano Bruno
ni transa ni se retracta - no pierde
el Nolano
judío errante
la altivez de su verdad.

Lo declaran ateo impío corrompido –lo excomulgan
y viene la condena:
"que sea castigado
con la mayor dulzura posible y sin efusión
de sangre, sine ulla sanguinis effusione"
que en maligna lengua eufemista represiva
y clasicista dictaminaban los Inquisidores de siempre
morir quemado vivo
y entonces Bruno replica
ya bellísimo su alto testamento: más os intimida
pronunciar mi sentencia a vosotros
que a mí el oírla
y entró sereno en la brasa
lúcido entre las ávidas llamas
Toda época está
en retroceso y todo presente es pasado devorado
en el futuro y aquel 9 de febrero 1600

Giordano Bruno, poeta,
loco y filósofo que en la duda encontró su verdad
nació para todos
y yo nací con él, yo soy Giordano Bruno.

En el Juicio contra Bruno destacó esta acusación:
        Yo, Zuane Mocenigo, hijo del muy ilustre señor Marco Antonio, pongo en vuestro conocimiento, reverendísimos padres, por impulso de mi conciencia y mandato de mi confesor, que oí decir muchas veces a Giordano, conversando con él en mi casa, que era blasfemia afirmar la transubstanciación del pan en carne; que no le satisfacía ninguna religión; que era contrario a la misa; que Cristo era un pobre hombre cuyas perversas obras para seducir a las gentes, justificaban su crucifixión; que en Dios no puede haber distinción de personas, so pena de tenerle por imperfecto; que el mundo es eterno y que hay infinitos mundos que Dios crea continuamente, porque puede hacer cuanto quiera; que Cristo hizo milagros tan solo aparentes, pues era mago como lo eran los apóstoles, y que él, es decir, Bruno, tiene poder sobrado para hacer más de cuantos ellos hicieron; que Cristo repugnaba la muerte e hizo cuanto pudo por evitarla; que no hay castigo para los pecados, y que las almas creadas por obra de la naturaleza pasan de un animal a otro; y que así como los brutos animales han nacido de la corrupción, así también los hombres han de nacer otra vez después de morir.
        Ha expresado Bruno su deseo de propagar una secta con el título de Nueva Filosofía. Dice que la virgen no pudo haber parido sin dejar de serlo y puede que la fe católica esté llena de blasfemias contra la majestad de Dios; que los frailes han de ser despojados de sus bienes y del derecho de controversia, porque corrompen el mundo y son unos borricos en todas sus opiniones; que los católicos no tenemos prueba alguna de que nuestra fe sea meritoria a los ojos de Dios; que el no querer para los demás lo que no queremos para nosotros es suficiente a la buena conducta, y que se ríe de los demás pecados y se admira de que Dios consienta tantas herejías en los católicos. Dice que quiere dedicarse al arte de la adivinación y lograr que todo el mundo le siga; que Santo Tomás y todos los doctores de la Iglesia, nada saben comparados con él, pues podría preguntar a los más insignes teólogos del mundo cosas a que ninguno fuera capaz de responder.

* Giordano Bruno respondió:
        Creo que el universo es infinito como obra del divino e infinito poder, porque hubiera sido indigno de la omnipotencia y de la bondad de Dios crear un solo mundo finito, pudiendo crear, además de este mundo, infinitos otros. Por lo tanto declaro que hay infinitos mundos parecidos al nuestro, el cual, de acuerdo con el sentir de Pitágoras, creo que es una estrella de naturaleza análoga a la luna, a los otros planetas y demás astros, cuyo número es infinito, y que todos estos cuerpos celestes son mundos innumerables que constituyen el universo infinito en el espacio infinito, y esto es lo que llamo universo infinito con innumerables mundos, y así tenemos dos linajes de grandeza infinita en el universo y una multitud de mundos. Esto parece a primera vista contraria a la verdad, si se compulsa con la fe ortodoxa.
       Además, en este universo hay una providencia universal por cuya virtud todos los seres vivos se mueven y perseveran en su perfeccionamiento. Esto lo entiendo en dos sentidos: primero, a la manera como el alma está en todo el cuerpo y en cada una de sus partes,  lo que llamo la naturaleza, sombra o huella de la Divinidad; y segundo, a la manera como Dios está en todo y sobre todo, por esencia, presencia y preferencia, no como parte ni como alma, sino de modo inefable.
        Además, creo que todos los atributos de Dios son uno solo y el mismo. De acuerdo con los más eminentes teólogos y filósofos concibo tres atributos principales: poder, sabiduría y bondad, o mejor dicho, voluntad, conocimiento y amor. La voluntad engendra todas las cosas; el conocimiento los ordena; y el amor las concierta y armoniza. Así comprendo la existencia de todas las cosas, pues nada hay que no participe de la existencia ni esta es posible sin esencia, de la propia manera que nada es bello sin belleza, y por lo tanto nada puede escapar a la divina presencia. Así es que raciocinio y no por verdad substancial entiendo distinción en Dios.
       Creo que el universo con todos sus seres precede de una Causa Primera, por lo que no debe desecharse el nombre de creación a que, según cotejo, se refiere Aristóteles al decir que Dios es aquello de que el universo y la naturaleza dependen. Así es que, según el sentir de Santo Tomás, sea o no eterno el universo, considerado en razón de sus seres, depende de una Causa Primera y nada hay en él independiente.
        Con respecto a la verdadera fe, prescindiendo de la filosofía, ha de creerse en la individualidad de las divinas personas, y que la sabiduría, el hijo de la mente, llamado por los filósofos inteligencia y por los teólogos verbo, tomó carne humana. Pero a la luz de la filosofía, dudo de estas enseñanzas ortodoxas, aunque no recuerdo haberlo dado a entender explícitamente, ni de palabra ni por escrito, sino de un modo indirecto, al hablar de otras cosas que con toda sinceridad creo que pueden demostrarse por natural juicio. Así, en lo referente al Espíritu Santo o tercera persona, solo comprendo de otra manera que como lo entendieron Salomón y Pitágoras, es decir, como Alma del universo compenetrado con el universo, pues según Salomón: "El espíritu de Dios llena toda la Tierra y contiene todas las cosas".
        De este Espíritu, vida del universo, procede, a mi entender, la vida y el alma de todo cuanto tiene alma y vida. Además, creo en la inmortalidad del alma lo mismo que en la del cuerpo, pues en lo que a su sustancia se refiere, también el cuerpo es inmortal, ya que no hay otra muerte que la disposición, según parece inferirse de la sentencia del Eclesiastés, que dice: Nada hay nuevo bajo el sol. Lo que es será.

El proceso contra Giordano Bruno se perdió. Gaspare Scioppio fue testigo del juicio y dice que se le condenó por afirmar entre otras cosas que:
- Existen innumerables mundos.
- La magia es algo bueno y lícito.
- El Espíritu Santo es el anima mundi.
- Moisés ejecutó sus milagros por el conocimiento adquirido sobre magia de los egipcios.
- Cristo era un mago.

Cuatrocientos años después

GIORDANO BRUNO ES UTILIZADO CONTRA LA IGLESIA EN SU ANIVERSARIO
        ROMA, 17 Feb 2000 (ACI).- Diversas organizaciones laicistas y anticlericales italianas han anunciado que utilizarán hoy la figura del controvertido teólogo Jordano Bruno, en el 400 aniversario de su muerte, para criticar a la Iglesia Católica y "hacerla retroceder en nuestra cultura".
        El 17 de febrero de 1600, Jordano Bruno murió en la hoguera condenado por la Inquisición. Con ocasión de los 400 años de su muerte, diversas organizaciones secularistas italianas reclamaban su rehabilitación, como parte del "perdón" que la Iglesia debía pedir con ocasión del Jubileo.
        La Iglesia, sin embargo, lamentó haber utilizado la hoguera como recurso para reprimir al dominico renegado, pero señaló que lo apartado que su pensamiento se encontraba de la teología católica hacía imposible rehabilitarlo. El mismo Pontífice censuró meses atrás "la utilización de métodos de intolerancia y de violencia en el servicio de la verdad"; pero el Teólogo de la Casa Pontificia, el sacerdote dominico Georges Cottier, destacó que "Bruno no puede ser rehabilitado como un pensador católico simplemente porque su pensamiento no es católico"
        Los librepensadores italianos piensan, de todas formas, aprovechar el aniversario para dirigir protestas contra la Iglesia católica. Para ello, el jueves por la tarde se reunirán en la plaza del Campo dei Fiori de Roma, ante la estatua de Bruno, erigida en el lugar en el que fue quemado, para denunciar la supuesta "intolerancia religiosa" del Pontífice que más ha hecho por el diálogo interreligioso.
        Al mismo tiempo, La emisora RAI Tre dedicará su programación del jueves a Jordano Bruno incluyendo testimonios como los del escritor británico Salman Rushdie o la guatemalteca Rigoberta Menchú.
        Además, una asociación bautizada "Librepensamiento - Jordano Bruno" ha anunciado su aparición y su presidente, Nunzio Solendo, anunció que se dedicará a pedir la abrogación del concordato entre la República Italiana y la Santa Sede, así como criticar a la Iglesia para "hacerla retroceder en nuestra cultura".


El 25 de septiembre de 1997 el Cardenal J. Ratzinger en el Congreso Eucarístico de Bolonia, hablando de la revisión de la condena de Giordano Bruno señaló:
        Hemos de ser conscientes de que la Iglesia como institución experimenta la tentación de transformarse en un estado que persigue a sus enemigos. Hubo fieles que se escandalizaron de tales palabras y los periódicos católicos las suprimieron. Hay quien cree que no se puede reconocer que la Iglesia se equivoque: ciertamente la Iglesia no se equivocará como tal en asuntos esenciales para la salvación; pero los eclesiásticos –y todos los fieles– se pueden equivocar en juicios y decisiones concretas. Y todos hemos de estar dispuestos a reconocerlo y reparar los errores siempre que sea posible.

El cardenal teólogo Rino Fisichella, dominico al igual como lo fuera hace 400 años Giordano Bruno, afirmó a inicios del año 2000:
        Está claro que hoy día vivimos en una época separada por años luz de la cultura del siglo XVII. La maduración de la conciencia eclesial en relación con la pena de muerte ha quedado, hoy por hoy, codificada en los documentos más significativos de la Iglesia, y lo mismo se puede decir de la libertad religiosa. Nadie puede contestar en conciencia la pasión que el Magisterio actual ha puesto en la lucha contra la pena de muerte y en defensa de la libertad de pensamiento y de religión. A pesar de ello, cargamos con el peso de nuestra historia. Ciertamente, se olvida el pasado de algunos con mucha prisa; sin embargo, en el caso de los hombres de Iglesia, la huella de los propios errores permanece hasta el punto de olvidar lo que se está haciendo en el momento presente.
        Las tesis del fraile eran y siguen siendo contrarias a la fe. No es una cuestión de libertad o de tolerancia. Cada religión tiene su doctrina, sus propios textos sagrados, sus propias reglas. Cuando la visión personal no está de acuerdo con la de la religión, hay que sacar las consecuencias. Pero no se le puede pedir a la religión que cambie para satisfacer las propias convicciones personales.
        Es justo reconocer que una relación demasiado estrecha con la sociedad de la época alejó a la Iglesia de la primacía del amor y de la misericordia, y del justo reconocimiento de la libertad. El deber de la verdad eclipsó el mandamiento del amor. Cuando la Iglesia se alineó con las estructuras civiles y copió sus formas, experimentó aquello por lo que hoy debe pedir perdón. Nosotros, creyentes del 2000, tenemos que sacar lecciones y hacer memoria. Recordar el «caso Giordano Bruno» obliga, por tanto, a purificar la memoria creyente de un pecado grande que fue cometido violando el mandamiento divino.
        Es posible que la Iglesia prepare gestos, que pueda hacer reflexionar sobre la condena a muerte de Giordano Bruno, pero no podrá rehabilitarlo porque sus tesis eran erróneas. Es necesario distinguir entre la condena de su sistema de pensamiento, que sigue siendo válida, y la violencia de la que fue víctima su persona, que hoy no nos parece nada conforme al Evangelio. Su filosofía, no era cristiana. Se trata más bien de analizar la actitud que tuvo la Iglesia con él. Una vez constatada la incompatibilidad de la filosofía de Bruno con el pensamiento cristiano, es necesario confirmar el respeto a la persona y a su dignidad. La hoguera en el Campo dei Fiori es ciertamente uno de esos momentos históricos, de esas acciones que hoy día sólo pueden ser deploradas con claridad. Bruno no puede ser rehabilitado como pensador católico, pues simplemente su pensamiento no lo era: desde el inicio negaba el dogma de la Trinidad, o la unicidad del alma personal... En su caso, la petición de perdón a Dios, por parte de la Iglesia, afecta a los medios que se utilizaron para la defensa de la verdad. La Iglesia siempre debe apoyar la fe, pero no con el poder secular.
        A muchos este reconocimiento no les parecerá suficiente y querrán de nosotros algo más. Entonces, todos tendrán que recordar la expresión del gran Montalembert, quien escribía: «Para juzgar el pasado deberíamos haberlo vivido; para condenarlo no deberíamos deberle nada». Todos, creyentes o no, católicos o laicos, nos guste o no, tenemos una deuda con el pasado y todos, en lo bueno y en lo malo, estamos comprometidos con él.

La Agencia Internacional Católica de Noticias ZENIT informó:
 http://www.zenit.org/spanish/

ZENIT, 4 de febrero de 2000 EL MUNDO VISTO DESDE ROMA =======================================================

DEBATE -------------------------------------------------------- ¿SE PUEDE REHABILITAR AL FILOSOFO QUE MURIO EN LA HOGUERA POR HEREJIA? Intervienen sobre el caso el cardenal Poupard y el teólogo pontificio ROMA, 4 feb (ZENIT).-
        Cuatrocientos años después, la muerte de Giordano Bruno sigue suscitando debate. Él próximo 17 de febrero se cumplirá el aniversario de su ejecución en la hoguera del Campo de las Flores en Roma, tras haber sido condenado por el tribunal eclesiástico que le consideró un hereje. Dentro y fuera de la Iglesia han surgido propuestas para pedir su «rehabilitación». Con este motivo, tuvo lugar ayer en la sede de la revista italiana «La Civiltà Cattolica» un interesante debate en el que participó, entre otros, el cardenal Paul Poupard, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura. Distinción importante Según el purpurado francés, si se analiza atentamente el «caso Bruno» el problema no es el de su «rehabilitación», pues su pensamiento, su filosofía, no eran cristianas.
        No constituyen «el objeto inmediato de la atención de la Iglesia, quien deja esta tarea a los historiadores y filósofos». «Se trata más bien de analizar la actitud que tuvo la Iglesia con él --aclaró el «ministro» de Cultura de la Santa Sede--. Una vez constatada la incompatibilidad de la filosofía de Bruno con el pensamiento cristiano, es necesario confirmar el respeto por la persona y su dignidad.
        La quema en el Campo de las Flores es ciertamente uno de esos momentos históricos, de esas acciones que hoy día sólo pueden ser deploradas con claridad». El cardenal reconoció que «la acción de la Iglesia contra la persona de Giordano Bruno es uno de esos antitestimonios de los que se arrepiente hoy la Iglesia, pidiendo el perdón del Señor y de los hermanos».
        Giordano Bruno (1548-1600) no sólo fue condenado por la Iglesia católica, sino también por la luterana y la protestante. Era un sacerdote dominico que abandonó la orden a causa de sus dudas de fe y sus ganas de explorar los mundos culturales de la Europa renacentista. Sus primeras obras«De umbris idearum» o «Cantus circaeus» son ya manifestación de un monismo panteísta. Tras haber publicado libros en París, Londres y Frankfurt (escribió desde diálogos hasta poemas latinos), regresó a su país natal, Italia donde fue juzgado por el tribunal eclesiástico, condenado como hereje y quemado vivo.
        El teólogo de la Casa Pontificia y secretario de la Comisión Teológica Internacional, Georges Cottier, ha confirmado en declaraciones al diario «Avvenire» la posición del cardenal Poupard. «Bruno no puede ser rehabilitado como pensador católico pues simplemente su pensamiento no lo era: desde el inicio negaba ideas como el dogma de la Trinidad, o la unicidad del alma personal...». En su caso, «la petición de perdón a Dios por parte de la Iglesia afecta a los medios que se utilizaron para la defensa de la verdad. La Iglesia siempre debe apoyar la fe, peor no con el poder secular».
        De hecho, el proceso fue jurídicamente regular. «Duró siete años y se hizo según las normas, con la voluntad de salvar al imputado», dice Cottier quien es también dominico al igual que lo fue Bruno. Se trata de un caso muy diferente al de Galileo. «Este último era un creyente y fue acusado por posiciones científicas que en aquella época eran consideradas como incompatibles con la visión cristiana del mundo. Pero con él nunca se afrontaron cuestiones de fe. No se puede decir lo mismo del caso Bruno. La muerte de Bruno le dio una notoriedad inesperada y se ha convertido en la bandera de corrientes anticlericales e incluso de algunos exponentes cristianos. El teólogo Drewermann, por ejemplo, se identifica con sus tesis. «Bruno pensaba que las religiones eran un hecho social que se equivalían entre sí --comenta el teólogo pontificio--. Pero no se trata de un signo de modernidad. Es mas, hoy la razón se vuelve a encontrar con la fe». Cottier constata que Bruno tuvo también serios problemas con la Reforma calvinista en Suiza y después con los protestantes en Alemania. Pero, «de todos modos, ahora, los católicos son los únicos que hacen autocrítica».
        Por su parte, el historiador italiano Giuseppe Galasso, al intervenir en el debate celebrado en la «La Civiltà Cattolica», reconoció que el caso Bruno ha tomado dimensiones históricas a causa de la manera en que murió. Según el derecho de la época, no tiene sentido discutir sobre la condena --añade--: el derecho canónigo y el civil (la herejía era comparada a alta traición) eran claros y Bruno sabía a lo que se exponía. En este sentido «la determinación heroica con que afrontó la hoguera para defender "su" verdad hizo que se convirtiera en uno de los símbolos de la tradición de la libertad de conciencia europea». El debate en torno a Bruno ciertamente continuará, pero el cardenal Poupard pidió que se haga «en un clima de absoluta seriedad y objetividad». ZS00020402

ZENIT, 18 de febrero de 2000 EL MUNDO VISTO DESDE ROMA ========================================================

LA SANTA SEDE EXPRESA «PROFUNDO PESAR» POR LA MUERTE DE GIORDANO BRUNO Carta del cardenal Sodano sobre el filósofo condenado a la hoguera CIUDAD DEL VATICANO, 18 feb (ZENIT).-
        La Iglesia expresa su «profundo pesar»» por la condena a muerte de Giordano Bruno, el filósofo que fue condenado a la hoguera hace exactamente cuatro cientos años. Lo escribe el secretario de Estado Vaticano, el cardenal Angelo Sodano, en una carta que envió ayer a los participantes en un congreso sobre este pensador italiano que se celebró en la Facultad Teológica de Italia Meridional en Nápoles.
        Fue «una muerte atroz», «un triste episodio de la historia cristiana moderna», sigue explicando el cardenal Sodano. Se trata de incoherencias que han marcado el comportamiento de los cristianos a través de los siglos «echando sombras al anuncio del Evangelio». Por este motivo, añade el purpurado italiano, con motivo del Jubileo, el Papa pide «que todos hagan un acto de valentía y de humildad para reconocer las propias faltas y las de quienes han llevado y llevan el nombre de cristianos». El caso Giordano Bruno nos recuerda que «la verdad sólo se impone con la fuerza de la misma verdad» y que, por tanto, la verdad «debe ser testimoniada en el respeto absoluto de la conciencia y de la dignidad de cada persona».
        El cardenal Sodano invita a superar «la tentación de la polémica», analizando este acontecimiento con «espíritu abierto a la verdad histórica plena». De hecho, no es posible comprender lo sucedido prescindiendo del contexto histórico y de la mentalidad de la sociedad del año 1600. El Tribunal de la Inquisición, subraya el secretario de Estado, procesó a Bruno «con los métodos de coacción que entonces eran comunes, pronunciando un veredicto en conformidad con el derecho de la época» y es de suponer que «los jueces del pensador estaban animados por el deseo de servir la verdad y de promover el bien común, haciendo lo posible para salvarle la vida».
        El documento no pretende por tanto rehabilitar las ideas de Giordano Bruno, que eran «incompatibles con la doctrina cristiana». Pero «en este caso al igual que en otros análogos» es importante reconocer los errores «para orientar la conciencia cristiana hacia un futuro más atento en la fidelidad a Cristo».
        El caso Bruno Giordano Bruno nace en Nola, cerca de Nápoles, a los pies del Vesubio. Nos encontramos en 1548. La cristiandad estaba en plena crisis. La Iglesia se dividió en pedazos en pocos años: Lutero, Calvino, Enrique VIII separaron naciones enteras de Roma. Estallan las así llamadas guerras de religión. La Iglesia católica responde a la Reforma protestante con el Concilio de Trento, que promovió una profunda renovación espiritual, pero que al mismo tiempo generó una necesaria mentalidad defensiva para defender la unidad.
        Bruno nace en este tiempo. Un tiempo en el que el pluralismo de las ideas era con frecuencia sinónimo de guerra entre pueblos. Es un muchacho inteligente, arde en deseos de saber. Su destino está marcado desde el inicio por la soledad: pierde a su padre y a su madre siendo muy pequeño. A los 17 años entra en el convento dominico de Nápoles. Pero ya al año siguiente, tras las primeras dudas sobre la Trinidad y la Encarnación, huye por sospecha de herejía. Comienza su vagabundeo por Europa: se va al norte de Italia, a Suiza, Francia, Inglaterra, Alemania. Donde quiera que llegue es admirado, en un primer momento, después, ridiculizado, odiado, expulsado. Hombre de gran cultura, de extraordinaria memoria, de ingenio fascinante, rompe todos los esquemas de época: no pertenece a ninguna escuela. Rechaza todo principio de autoridad. Genial e irreverente, considera a los monjes como «santos burros». Para él, las religiones no son más que un conjunto de supersticiones útiles para mantener bajo control a los pueblos ignorantes. Considera a Jesús como una especie de mago, la Eucaristía como una blasfemia. Cree en la reencarnación y ve en todas las cosas el latido de un alma universal. Es casi un panteísta: Dios se confunde con la Naturaleza. Bruno abandona el cristianismo. Así, antes de que lo hicieran los católicos, es excomulgado por los calvinistas y los luteranos.
        Un ovillo de contradicciones Bruno es un personaje genial, pero al mismo tiempo contradictorio: anticipa en cierto sentido el pensamiento moderno fundado sólo en la razón, pero la mismo tiempo mira al pasado y se entrega a la magia, alejándose de la ciencia experimental de Galileo. Parece presentarse como heraldo del pensamiento libre y de la libertad de conciencia, pero al mismo tiempo es hijo de su tiempo: considera a los luteranos como la peste del mundo por el hecho de que niegan el libre albedrío, la posibilidad de escoger entre el bien y el mal, y desea su represión violenta y el exterminio por parte de los Estados. Ciertamente puede ser considerado como uno de los padres del relativismo: no sólo va más allá del sistema ptolemaico geocéntrico, que entonces imperaba, sino que va más allá del mismo Copérnico y su heliocentrismo. ¡El universo es infinito, grita, y el centro soy yo!
        La sed de infinito es quizá uno de los aspectos más fascinantes de Bruno: sus ganas de superar los propios límites para alcanzar lo absoluto, una búsqueda que nunca pudo satisfacer. Fue este «furor heroico» que le llevó a buscar al Infinito en Dios y a ensimismarse en Él en un extremo empuje intuitivo. Expulsado por todos, Bruno acabó cansado y quiere regresar a la Iglesia católica, conservando su pensamiento. Regresa a Italia, donde fue arrestado a Venecia y llevado a Roma. Tras ocho años de prisión y de interminables interrogatorios, tras haber estado en varias ocasiones a punto de abjurar, fue condenado como hereje impenitente. Es famosa la frase que dirigió a sus jueces: «Tembláis más vosotros al anunciar esta sentencia que yo al recibirla». El 17 de febrero de 1600 murió en la hoguera. Tenía 52 años. Bruno, según dice la crónica de la época, se negó a rezar ante el crucifijo y murió gritando «palabrotas». El inquisidor del proceso fue el teólogo jesuita Roberto Belarmino. ZS00021809

ZENIT, 21 de febrero de 2000 EL MUNDO VISTO DESDE ROMA ========================================================

MUNDO -------------------------------------------------------- EL CANTO DEL JUBILEO, NUEVA OBRA DE ARTE DE MORRICONE Doble CD dedicado al Año Santo ROMA, 21 feb (ZENIT).-
        El nuevo disco doble de Ennio Morricone, inicialmente pensado como el marco para el inédito «Cántico del Jubileo», se ha transformado en una colección de lo mejor de la música más íntima de Morricone en el que es difícil distinguir la frontera entre lo sagrado y lo profano. La cuidada edición cuenta con la interpretación del «Cántico» por parte de la Orquesta y Coro de la Academia Nacional de Santa Cecilia y el tenor solista Massimiliano Tonsini. ria del pasado pero que también está proyectada hacia el mañana»... En el disco dedicado a «los sagrado» encontramos las bandas sonoras «Gabriel's Oboe», del filme «la Misión»; «Super flumina Babilonis», de «Giordano Bruno»; «I poveri visti dau ricchi», de «Il ladrone»; «Exultate Deo», de «El greco»; «Vedo il mio corpo crocefisso», de «Passolini, un delitto italiano»; «San Francesco parla agli uccelli», de «Uccellacci e uccellini»; 1ª Obra Sacra; 2ª Obra Sacra; «E' nato», de «I magi randagi»; «Tema di Mosé», de «Moisés»; «The Mountain», de «El secreto del Sáhara»; «Alleluja, Alleluja», de «Giordano Bruno» y, por último, «Il cantico del Giubileo: suoni immagini e parole»... Ha contribuido a la realización de este Cántico, que se convierte en una retrospectiva única de la música más profunda de Morricone, monseñor Giuseppe Conte. Lo ha editado BMG Ricordi SpA. ZS00022101

Fray Jorge Luis Villanueva Ángel, O.P.
ASPECTOS RELEVANTES DE LA VIDA Y EL PENSAMIENTO DE GIORDANO BRUNO

"Maiori forsam cum timore sententiam in me fertis, quam ego accipiam."
"Tal vez dictáis contra mí una sentencia con mayor temor del que tengo yo al recibirla."
Bruno

        Hace cuatro siglos, casi en los albores del siglo XVII, un hombre de 51 años, acusado de cambiar la doctrina eclesiástica ante la Inquisición era inmolado en el Campo dei Fiori en Roma. Tres siglos más tarde, en 1899, un monumento será levantado en el lugar para recordar la muerte de Bruno que entregó la vida por no renunciar a su verdad, considerada en ese momento peligrosa para la recta enseñanza y concepción de lo que existía en el "universo medieval". Hoy las investigaciones astronómicas confirman por la aplicación de muchos métodos, la presencia de decenas de planetas girando alrededor de otros soles como el que nosotros conocemos. Ése es precisamente el universo que Giordano (Filippo) se imaginó hace 400 años.
        Este filósofo y teólogo controvertido... Muy joven aun viste el hábito de la Orden de Predicadores (dominicos) cambiando su nombre de pila Filippo por el de Giordano. Estudia la filosofía oficial de Aristóteles y la teología de Santo Tomás. Ayudado por su extraordinaria memoria y viva inteligencia se convierte en un hombre de mucha cultura, que añadido a una personalidad fuerte y aguda, aunque de espíritu atormentado, pronto lo hacen blanco de severas críticas. Diez años más tarde (1576) debe abandonar la Orden por conflictos con sus superiores, iniciando una vida solitaria y errante. Su actitud polémica marcó su vida y su fin.
UN PENSADOR QUE TRASCIENDE SU CONTEXTO
        ¿Qué pudo haber llevado a ese hombre a tal convicción: asegurar que el universo era más de lo que se veía en ese momento? ¿Qué pudo asegurarle tales creencias que le dio el valor para soportar un encarcelamiento de más de siete años? ¿Qué le hacía creer aquello, cuando no fue un empirista como Galileo o un observador minucioso como Tycho Brahe, ni mucho menos un matemático como Kepler? Por momentos, más poeta que filósofo, que astrónomo o matemático, aventura ideas que no puede demostrar, pero que intuye con la luz propia del genio. Se adhiere tanto como lo haría después Galileo, a la teoría heliocéntrica de Copérnico, con mayor vehemencia que el propio polaco. Y va más lejos argumentando que la última esfera, la de las estrellas fijas, prácticamente no existe pues tales estrellas ocupan un lugar infinito más allá de la esfera de Saturno (el último planeta conocido) estando tan distante que, siendo soles, no se aprecian como tal, sino como estrellas y muchas de ellas teniendo planetas, por la misma razón de distancias no es posible captarlos con nuestros sentidos. ¡Genial intuición! Y, no se queda allí, aventura que esos planetas deberían ser similares a la Tierra poblada por toda clase de seres.
        Además se debe tomar la crisis que atravesó en su juventud, provocada por la lectura de Aristóteles, cuyo sistema interpreta en sentido crudamente materialista. Rechaza su concepto de un Dios eterno, finito separado del mundo, que ni es creador ni tiene providencia sobre las cosas. Según esto, el principio primero y único de las cosas del mundo sería la materia prima, de cuya potencia saldrían todas las cosas y todos los seres. Bruno, reacciona violentamente contra este concepto materialista del mundo y, se esfuerza por liberarse de la "maga circe" (la materia), desmaterializando el universo todo lo posible, y buscando en Dios el único principio creador y la causa única de todos los seres. El mundo y las cosas no son producto de la materia prima, sino el resultado del espíritu de Dios, eterno e infinito que lo crea, vivifica, informa, sostiene y gobierna todo.
        El suyo es pues, un universo infinito en el que caben innumerables soles y planetas habitados. Y prosigue: "Desde luego, en espacio infinito, el centro está en todas partes o en ninguna. En un universo de esta índole, es difícil ubicar el paraíso de los bienaventurados, incluso el ‘Habitaculum Dei’ se perdería en la inmensidad del espacio, si el panteísmo de Bruno no identifica la Divinidad omnipresente con el Cosmos. De este modo, Bruno, agregó a sus convicciones copernicanas, que le indujeron a destrozar el mundo estático y jerárquicamente ordenado de los peripatéticos, algunas herejías que desmontaron, ‘por decirlo así’ el cosmos cristiano".
        El egipcianismo de Bruno es "la buena religión" destruida por el cristianismo a la que hay que regresar y de la cual él se siente profeta, con la misión de hacerla revivir. Es lógico entender que Bruno no podía coincidir con los protestantes ni con los católicos (y si vemos bien ni siquiera podía llamarse cristiano, porque acabó por poner en duda la divinidad de Cristo y los dogmas fundamentales del cristianismo), y que el apoyo que buscó tanto en la Iglesia como con los protestantes, no era otra cosa que apoyos tácticos para realizar su propia reforma.
        En lo que respecta a la filosofía, la define como la aspiración y el esfuerzo del hombre para llegar a la unidad absoluta y a la Verdad infinita. Además él contrapone la filosofía a la fe; el campo de la filosofía está confinado al universo sensible. "La fe religiosa muestra a Dios fuera de este mundo y ésta es su misión. La filosofía debe mostrarlo en las formas y las existencias del universo, en que Él se refleja con todas sus perfecciones". Y, como es de notarse mostrándose contrario a la doctrina dominicana y por lo tanto de la Iglesia católica. En cuanto a la moral dice que sigue un proceso ascendente en espiral, que acerca al hombre cada vez más a la unidad. La virtud se basa en el conocimiento y el amor a las leyes de la naturaleza. El retorno a la unidad se realiza por la liberación de las pasiones y los vicios, mediante el impulso del amor de Dios.
        Así vemos que Giordano Bruno había adquirido con mucha destreza esa característica que todo fraile dominico debe tener, como lo es el interés por alcanzar una visión no particularizada, sino más bien universal de lo que se presenta a los sentidos y más allá, como objeto de conocimiento y especulación por el hombre... Habiendo hecho este rápido recorrido por el pensamiento de Giordano Bruno sólo nos queda hacer a cada uno, nuestra propia conclusión, que se caracterice por la imparcialidad que debe ser el distintivo de todo "Homo Veritatis" (hombre de la verdad); fuera de cualquier partido esclavizante de opinión o de que seamos religiosos, laicos ateos o laicos comprometidos con la Iglesia; y así tener criterios para tomar una postura con respecto a aquellos hermanos que ven anacrónicamente un motivo para desacreditar o dudar de nuestra Iglesia. Con esto no estamos queriendo decir que nos alegramos de la muerte de este hombre, sino que nos ubiquemos bien en la historia, contextualizándonos, y sabiendo ver este acto como un intento sano de defender la correcta enseñanza de la Revelación de Dios a los Hombres.

Sábado 25 de marzo de 2000
LO NUEVO:
IMPORTANTE AVANCE EN EL CONOCIMIENTO DEL UNIVERSO
Ya descubrieron 29 planetas fuera de nuestro Sistema Solar. Los astrónomos lo lograron en los últimos cinco años. Tres de esos astros giran alrededor de una estrella única, en un sistema parecido al nuestro. Dicen que dentro de poco anunciarán nuevos hallazgos.
DARDO VILLAFAÑE
Si resulta absurda e injusta la condena al ostracismo que sufrió Galileo por decir que no estábamos solos en el Universo, qué decir del martirio de Giordano Bruno. Hace 400 años -y treinta antes que Galileo-, Bruno había sido conceptualmente más preciso que aquél al afirmar no sólo la existencia de otros planetas, sino de miles de sistemas solares. Así le fue: la Inquisición lo quemó vivo, luego de la cárcel y sucesivas excomuniones. Hace rato que la ciencia determinó la absolución de Galileo. Pero la audacia de Giordano empieza a obtener su reconocimiento recién ahora, con el desarrollo de potentísimos sistemas de observación capaces de inferir, con pelos y señales, no sólo la existencia de otros planetas sino, también, de otros soles.

26 de abril, 2001
http://ciencia.msfc.nasa.gov/headlines/y2001/ast26apr_1.htm
    ¡Imagine la impresión de las cinco personas que, el año 1178 D.C., vieron como "fuego, brasas calientes y chispas" estallaban en la Luna! Parecía como si algo (muy grande) había chocado con el satélite de la Tierra.
    ¿Qué fue lo que vieron en realidad? Hasta hace poco, muchos astrónomos pensaban que aquél, bien descrito, evento coincidía con la formación de el cráter lunar Giordano Bruno, la huella de impacto más reciente en la superficie lunar. Pero, según Paul Withers del Lunar and Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona ésta divulgada idea, no se sostiene bajo un escrutinio científico riguroso.
    En 1976, un geólogo sugirió que este relato es consistente con la ubicación y edad del cráter lunar Giordano Bruno, de 22 kilómetros (14 millas) de diámetro, el cráter más reciente entre los de su tamaño, o mayores, de la Luna.
    En base al tamaño del cráter, el asteroide que horadó el Giordano Bruno en el borde noreste, de la cara visible, de la Luna, debió haber tenido entre uno y tres kilómetros (media milla a casi dos millas) de diámetro. En la Tierra este hubiera sido un impacto tipo "amenaza para la civilización". Por eso es importante saber si este evento ocurrió hace menos de un milenio, destacó Withers.
    Ahora un nuevo análisis demuestra que un evento de un cráter no pudo haber sucedido en 1178. Paul Withers (University of Arizona) encuentra que un impacto lo suficientemente grande para crear un cráter de 22 km. debió haber enviado a la Tierra unas 10 millones de toneladas de fragmentos de roca — probablemente un millón de millones de meteoros en total — durante los días que siguieron. "Una lluvia de meteoros tan impresionante como esta y con una duración de una semana debió haber sido considerada como un apocalipsis para los observadores medievales," comenta Withers. Y ningún comentario acerca de esto aparece en las crónicas inglesas, europeas, árabes o asiáticas de la era.


Fabián Romo Proaño expone:

Un maravilloso filósofo
        Al cumplirse 401 años de tan infausto crimen, algunos lectores nos han pedido que recordemos a Giordano, que quizás fue él más grande filósofo del Renacimiento. Nosotros presentamos su pensamiento, es decir su pecado, ustedes a quien juzgarían..., a quien quemarían...
        Sobre el infinito
    Su aserción de la infinitud de universos y de  innumerables mundos, no se basa en el testimonio de los sentidos, sino que se presenta como una exigencia de la  razón, aún cuando ésta no esté separada de la sensación. Expone la idea de la infinita magnitud del cosmos, de la cual se infiere la imposibilidad de fijarle un centro, un arriba y un abajo.
        Características del Infinito
    En él no hay diferencia entre el instante y el año, el año y el  siglo. A la identidad absoluta del infinito, «no te aproximas más con ser hombre que con ser hormiga, no más con ser estrella que con ser hombre». En el infinito, todas las cosas  particulares son in-diferentes o no-diferentes.
        Sobre el cielo, los mundos y la gravedad
    Giordano contradice a Copérnico y demuestra que la octava  esfera o sea el cielo fijo de estrellas, no es una esfera y que dichas estrellas no son equidistantes de ningún centro, pues  no existe. Tampoco hay razón para suponer que los planetas sean solo 7, son por lo contrario innumerables, y giran perpetuamente en torno a los innumerables soles. Dicho movimiento tiene su origen en un principio inmanente a cada uno de ellos, esto es, en su propia alma (Gravedad).
        Sobre otros mundos similares al planeta Tierra
    Los otros globos que son Tierras, no son en ningún modo diferentes de este, nuestra Tierra, en cuanto a la especie; la desigualdad se da solo por el hecho de ser más grandes o más pequeños y por las diferencias individuales, así como por las otras especies de seres o animales que habitan en ellos, de igual manera que las jirafas de Africa no habitan en Europa.
        Sobre la conservación de la materia
    La forma del universo y también su materia no pueden perecer ni tener fin; los únicos que se transforman y perecen son los seres particulares, (soles, tierras, montañas, ríos, animales, seres como nosotros, etc), esto es los accidentes, a los cuales por eso no se puede considerar como verdadera sustancia, la cual es indisoluble, inmortal e imperecedera.
        ¿Saben los electrones que los estamos viendo?
Cualquier cosa, por pequeña que sea, tiene en si una parte de  sustancia espiritual, la cual si encuentra dispuesto al sujeto, se desarrolla en planta o animal y recibe los miembros de un cuerpo que, por lo común, se llama animado: porque espíritu se encuentra en todas las cosas y no existe un mínimo corpúsculo que no contenga en sí una parte que lo anime.
        La tarea de la religión
    Según Bruno, es sobre todo de carácter moral. En cuanto a las Santas Escrituras dice:

* Creedme que si los Dioses se hubieran dignado enseñarnos la teoría de las cosas de la naturaleza como nos han enseñado la práctica de las cosas morales, me atendría a la fe de su revelación antes de regirme por la certidumbre de mis propias razones y sentimientos, pero como claramente se puede ver, en los libros divinos no se tratan en beneficio de nuestro entendimiento, las demostraciones y especulaciones acerca de las cosas naturales.

Mundos Infinitos
Isaias Nobel
Homenaje a Giordano Bruno

El viejo mundo inútil ya
se caía a pedazos como ahora
resecos peces negros
salían de las bocas de la gente
algunos los confundían con ideas
y muchos desgraciados con comida
mientras los señores de la asfixia
gritaban desde sus nidos como cuervos
pretendiendo que la muerte era la vida.

Como ahora, Giordano, como ahora,
cuando ya muchos vislumbramos
los infinitos mundos que anunciaste
y los sirvientes de los viejos dioses
de los dioses de la sangre y el dinero
del mundo único, terminado y perfecto
quisieran meternos maderos en la boca
mientras preparan oscuramente las hogueras.

No han aprendido nada amigo mío
confunden las cosas con la vida
que bailotea en mundos infinitos
pero qué puede esperarse de unos peces
que hace tanto han muerto y no lo saben.

Por eso vuelve desde los infinitos mundos
aquella luz profunda que anunciabas,
la gigantesca marejada de la Mente
nos abre ya las puertas de mundos infinitos
para librar los inmensos campos de los hombres
de los restos de un mundo que ya muere
de los viejos maderos que aún quedan del naufragio
de los resecos, negros peces,
de los señores de la asfixia y de la Nada.
Noviembre 1, 1998.

ADEMÁS HAN OPINADO

DOCTRINA: Bruno es panteísta. Su tesis capital es la inminencia de Dios en el mundo. Dios es el alma del mundo, causa immanens. Esto fue interpretado como panteísmo, como identificación del mundo con Dios, aunque Bruno no se considera panteísta y apela al concepto de la natura naturans, la naturaleza creadora, el alma divina del mundo, en oposición a la natura naturata, el mundo de las cosas producidas; pero esto no consigue aclarar la cuestión decisiva de la trascendencia de Dios. Para Bruno, el Dios trascendente es sólo objeto de la adoración y del culto, pero el Dios de la filosofía es causa inmanente y armonía del Universo; de ahí su tendencia a resucitar la doctrina averroísta de la doble verdad.
Este universo es infinito, incluso espacialmente. Y está lleno de vida y de belleza, pues todo son momentos de la vida divina. Todo es riqueza y multiciplicidad. En Bruno hay un entusiasmo estético por la naturaleza, que es clave de la actitud renacentista.
Las unidades vitales individuales son indivisibles e indestructibles, y sus infinitas combinaciones producen la armonía universal. El alma del mundo es la mónada fundamental, monas monadum. La sustancia es una, y las cosas individuales no son más que particularizaciones -circonstanzie, dice Bruno- de la sustancia divina.
Julián Marías. Historia de la Filosofía, Madrid 1959.

Sus ideas se alejaban cada vez más de la verdad oficial. Eso, unido a un carácter agresivo y mordaz le acarrearía finalmente el ser acusado de herejía. Bruno huye a Nápoles y comienza desde entonces una vida de prófugo errante. Se convierte en bandera contra el oscurantismo y en héroe y mártir de la libertad intelectual. Comienza a elaborar una  nueva concepción del mundo. Los puntos fundamentales de sus preocupaciones, el Uno y el Infinito los plantea en los dos diálogos siguientes: De la causa. Principio y Unidad y Del Infinito universo y mundos innumerables; la unidad absoluta es presentada como una sustancia divina inmanente, de modo que el Uno se convierte en el más activo, interno y universal vínculo para la conexión de la naturaleza universal, eliminando toda mediación jerárquica. Por otra parte, siendo Dios infinito, no puede explicarse sino en un universo también infinito y cuya unidad se nos escapa bajo apariencia de multiplicidad, aun cuando en realidad forma una unidad con su causa y viene a ser su vestigio; el alma del mudo informa a la materia desde el interior de ésta, siendo una sola cosa el principio formal y el material, únicamente separados por abstracción... La moral personal del filósofo: una moral del esfuerzo por la conquista intelectual que se vería confirmada por el trágico final de su vida en el Campo dei Fiori, allí donde siglos más tarde se le rendiría homenaje como a mártir de la libertad de pensamiento y del ideal del hombre moderno.
M. Rosario González Prada.
Barcelona, diciembre de 1986.

GIORDANO BRUNO: QUEMADO POR HEREJE
La Comisión teológico-histórica del Comité Central del Jubileo tiene previsto organizar antes del 2000 dos Congresos internacionales de alto valor científico, uno sobre el «antisemitismo » y otro sobre las «inquisiciones».
Probablemente, durante el Congreso sobre la Inquisición se plantearán y se estudiarán casos como el de Girolamo Savonarola y el del polémico filósofo Giordano Bruno, de quien alguno se ha atrevido a pedir su rehabilitación.
PRIMERAS INFRACCIONES. Giordano Bruno nació en Noia, en el Reino de Nápoles, en 1548. Diecisiete años más tarde, entró como clérigo en el Convento de Santo Domingo Mayor. Entre 1566 y 1567 incurrió en las primeras infracciones por haber despreciado el culto a María y a los santos. En 1572 es ordenado sacerdote, tras haber cumplido 24 años.
La manifestación de sus dudas acerca del dogma de la Santísima Trinidad, tuvo como consecuencia la instrucción de un proceso, por lo que decidió abandonar el convento y la ciudad.
A partir de entonces, Bruno decidió recorrer numerosos países europeos -Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza, Checoslovaquia-, para enseñar y exponer sus principales ideas filosófico-teológicas.
Sostenía entre otras cosas que la unidad absoluta del cosmos exige la identificación de materia y forma. Toda su ética se funda en el sentimiento de identidad del hombre con el cosmos, que le hacer perderse en el latido universal del Todo,
Fue autor de la Nova de universis philosophia, inspirada en el neoplatonismo y en los escritos herméticos, Pero sus principales obras fueron: Della Causa, Principio ed Uno; De I'Infinito, Universo e Mondi; La Cena delle Cineri.
En 1592 es encarcelado en Venecia, acusado de despreciar las religiones, no admitir la distinción en Dios de tres personas, tener opiniones blasfemas sobre Cristo, no creer en la transubstanciación y sostener que existen mundo infinitos.
Un año más tarde abandona la cárcel de Venecia y se traslada a la del Santo Oficio de Roma, de la que -tras un largo e intermitente proceso- saldrá siete años después para ser ajusticiado.
Los episodios del proceso romano se pueden resumir así: imputación de haber sostenido que Cristo pecó mortalmente, que el infierno no existe, que los dogmas de la Iglesia son infundados, que el culto de los santos es reprochable.
En 1596, la Congregación estableció una comisión con el fin de censurar las proposiciones heréticas contenidas en los libros de Giordano. El 20 de enero de 1600 el Papa ordenó que Bruno fuese sentenciado como herético formal, impenitente y pertinaz, y entregado al brazo secular.
El 8 de febrero es llevado desde la cárcel del Santo Oficio al palacio del Cardenal Madruzzi, situado en la Plaza Navona, donde se leyó públicamente la sentencia, mientras Bruno permanecía arrodillado. de las 30 o más imputaciones contenidas en la sentencia, resultan confirmadas las concernientes a la transubstanciación, la virginidad de María, la vida herética, la pluralidad de mundos, el alma humana, la eternidad del mundo.
Reconocido herético, fue condenado a la degradación de las órdenes, a la expulsión del foro eclesiástico y a ser entregado a la corte secular para el debido castigo. Sus libros debían ser quemados en la Plaza de San Pedro.
Tras ser trasladado a la cárcel de Tor di Nona, y recibir las visitas de algunos teólogos, la mañana del jueves 17 de febrero del 1600 fue conducido al Campo di Fiori, donde fue quemado.
"Palabra", Agosto-Septiembre, 1997.

Fue expulsado de Alemania por oponerse a las teorías aristotélicas del Universo, basadas en la idea de un sistema geocéntrico donde la Tierra ocupaba el centro del Universo y todos los demás astros estaban distribuidos en 57 esferas concéntricas moviéndose de forma uniforme entorno a la misma.
G. Bruno no abjuró de sus teorías y viendo de este modo en peligro el valor más preciado de todo ser, decidió llevar a último término sus explicaciones optando por entregar su vida antes que renunciar a la verdad científica.
De este modo se cerraba otro de los capítulos negros que constituyó la devastación y aniquilación cultural que sufrió Europa -Autos de fe y quema de manuscritos- a  manos de los dueños de prebendas de aquella época, que tenían la manía de poner bajo sospecha todo lo que no entendían. Hechos comparables a los perpetrados por el nazismo y el estalinismo con la diferencia de que no solo fueron años sino siglos los que tuvieron sumida a Europa en la miseria.
Francisco Javier Sánchez Arjona.

Giordano Bruno monje dominico que quiso saber la verdad, la buscó y no aceptó ni la mentira ni la fabulación. Se puso a estudiar los caminos de la ciencia y a poner en debate aquello que nunca se sabrá quién y por qué lo impuso: la virginidad de María, la existencia de la Santísima Trinidad, y que Jesús fuera el hijo de Dios. Siempre Giordano Bruno usó de la palabra y de las ideas, jamás las armas. Defendió al debate como el mejor método para aproximarse a la verdad. Hizo notables estudios científicos. Fue perseguido por toda Europa y en muchas universidades fue el profesor de la juventud. Su idioma, sus escritos están cuajados de poesía, de una filosofía generosa pero estricta. Debido a que la Iglesia católica lo persigue con odio y fanatismo viajará por toda Europa y recibirá el bello sobrenombre del "El filósofo viajero". Los academicistas de aquel tiempo sujetos a títulos y cargos --no muy diferentes de los de ahora-- tratarán de pisotear el nombre del genial generoso. Y él los calificará de "pedantes, mezquinos monarcas de la palabra, faunos tontos, asnos ignorantes" que creen ser "importantes mostrándose con una carga de libros, dejándose crecer la barba o adoptando ademanes de ceremonia". Les dice a esos burócratas del saber que él sólo hace todo por "amor a su amantísima madre: la filosofía". Con Giordano Bruno se cometerá uno de los más vergonzosos y oscuros crímenes de la humanidad. Se lo mantuvo siete años en las famosos celdas de plomo y su cuerpo se cubrió de hongos, y se le aplicaron por orden del Santo Oficio Vaticano las más horribles torturas, todo en nombre de Cristo.

Cincuenta cardenales asistieron para ver cómo en Campo dei Fiori se lo quemaba. Primero lo desnudaron y luego fue atado a un palo y entregado a las llamas. Como máxima burla se le aproximó un crucifijo para que lo besara. Pero Giordano Bruno en un supremo esfuerzo lo rechazó.
Hace cuatrocientos años se quemaban las ideas en nombre de Cristo. Hoy se compra todo, hasta las conciencias en nombre del sistema.
Osvaldo Bayer. Desde Bonn.

El 17 de febrero de 1600 la plaza romana de Campo dei Fiori veía como Giordano Bruno, despojado de sus ropas, desnudado y atado a un palo ... con la lengua aferrada en una prensa de madera para que no pudiese hablar ... fue quemado vivo en cumplimiento de la sentencia dictada pocos días antes por el tribunal romano de la Inquisición, tras un largo y tortuoso proceso que, empezado en Venecia en 1592, había continuado en Roma desde 1593.
Declarado hereje, impenitente, pertinaz y obstinado, el tribunal inquisistorial lo proscribía de la iglesia, y si ciertamente la condena no era una condena de la ciencia, sino de un hereje anticristiano, no dejaba por ello ser menos cierto que se llevaba a la hoguera a un gran pensador por sus opiniones religiosas y por la articulación que él había efectuado de reforma cosmológica y posición religiosa.
La condena de Bruno también se extendía a toda su obra filosófica: todos los libros que cayeran en manos del Santo Oficio deberían ser destruidos públicamente y quemados en la plaza de San Pedro, aparte por supuesto, de ser incluidos en el Indice de Libros Prohibidos.
Una losa de silencio pasaba de esta manera a cubrir la producción intelectual de Bruno. Ninguna de sus obras será reeditada o traducida antes del siglo XVIII.
James Krator.

Habló y escribió sobre algunas cuestiones entonces nuevas e insólitas como el movimiento de la Tierra y las estrellas, la grandeza y la distancia infinita entre los astros, su habitabilidad y la pluralidad e infinitud de los mundos. Sus preguntas eran demasiado avanzadas para su tiempo. Escribe afirmado que el Cristianismo es una secta...  Con profunda convicción e inspirada palabra hablaba sobre los habitantes de otros mundos como de gente no diferente a nosotros, situada en un lugar no peor que el nuestro...  Figura señera de la filosofía de todos los tiempos, su obra es bastante desconocida, pues como tantos otros, "fue sepultada", para mantener a las masas en la ignorancia conveniente a los intereses de siempre... "El dinero y el poder".
Antonio García Fuentes. Jaén: 3 de Julio de 2000.

La visión de Bruno reemplazó un cosmos finito por un Universo infinito. Sus suposiciones carecen de axiomas erróneos, prejuicios escolásticos moribundos y creencias restrictivas basadas en la doctrina la Iglesia. No aceptó los límites que le imponía la cosmología clásica. Bruno se entusiasmó con la idea de lo infinito. No quiso poner límites a las posibilidades y probabilidades inherentes a este Universo. Su imaginación hizo posible la extensión del concepto de infinito hasta que llegara a abarcar todos los aspectos de la realidad cósmica: el Universo es infinito tanto en potencialidad como en actualidad, y su poder creativo es ilimitado y, también, infinito. Como tal, no existía un  techo fijo con un limitado número de estrellas que limitaba esféricamente el cosmos físico y, además, ningún sistema dogmático de pensamiento y valores debía aprisionar el libre albedrío, tan necesario para el progreso y la realización humana. Bruno además sostuvo que este Universo continuo no tenía principio y no tendría fin ni en el espacio ni en el tiempo; incluso que la vida existía con seres inteligentes en incontables mundos. En un experimento mental, Bruno se imaginó flotando alejándose de la Tierra. Al acercarse más y más a la Luna, ésta crecía mientras que la Tierra se hacía más pequeña. Desde la superficie lunar, era la Tierra la que parecía un satélite, mientras que la Luna parecía tener el tamaño de nuestro planeta.
Domingo Cía Lamana.

EPÍLOGO
-I-
Poema de Giordano Bruno a sus verdugos

Decid, ¿cuál fue mi crimen? ¿Lo sospecháis siquiera?
Y me acusáis, !sabiendo que nunca delinquí!
Quemadme, que mañana donde encendéis la hoguera
Levantará la historia una estatua para mí.

Yo sé que me condena vuestra demencia suma,
¿Por qué? .. Porque las luces busqué de la verdad,
No es vuestra falsa ciencia que el pensamiento abruma
Con dogmas y con mitos robados a otra edad,
Sino en el libro eterno del universo mundo
Que encierra entre sus folios de inmensa duración;
Los gérmenes benditos de un porvenir fecundo
Basado en la justicia, fundado en la razón.

Y bien; sabéis que el hombre, si busca en su conciencia
La causa de las causas, el último por qué
Ha de trocar muy pronto, la Biblia por la ciencia;
Los templos por la escuela, la razón por la fe,
Yo sé que esto os asusta, como os asusta todo
Los grande y quisierais poderme desmentir,
Más aún vuestras conciencias hundidas en el lodo
De un servilismo que hace de lástima gemir...

Aún ella, en el fondo, bien saben que la idea
Es intangible, Eterna, divina, inmaterial,
Que no es ella el Dios y la religión vuestra,
Sino la que forma, con sus cambios, la historia universal,
Que es ella la que saca la vida del osario;
La que convierte al hombre de polvo en creador,
La que escribió con sangre la escena del Calvario,
Después de haber escrito; con luz la del Tabor.

Mas sois siempre los mismo, los viejos fariseos,
Los que oran y se postran donde los pueden ver,
Fingiendo fe, sois falsos, llamando a Dios, ateos;
!Chacales que un cadáver buscáis para roer!...
¿Que es vuestra doctrina? Tejido de patrañas.
Vuestra ortodoxia, embuste; vuestro patriarca, un Rey,
Leyenda vuestra historia, fantástica y extraña,
Vuestra razón la fuerza; y el oro vuestra ley.

Tenéis todos los vicios que antaño los gentiles,
Tenéis las bacanales, su pérfida maldad;
Con ellos sois farsantes, hipócritas y viles
Queréis, como quisieron, matar a la verdad;
Más... !Vano vuestro empeño!... Si en esto vence alguno;
Soy yo, porque la historia dirá en lo porvenir;
"Respeto a los que mueren como muriera Bruno"
Y en cambio vuestros nombres, ¿ quién los podrá decir?

!Ah!, prefiero mil veces mi suerte a vuestra suerte;
Morir como yo muero, no es muerte, no;
Morir así , es la vida; vuestro vivir, la muerte,
Por eso, habrá quien triunfe, y no es Roma. ! Triunfo yo!
Decid a vuestro Papa, vuestro señor y dueño,
Cual mueren los que marchan del porvenir en pos,
Decidle que a la muerte me entrego como a un sueño,
Porque es la muerte un sueño que nos conduce a Dios;
Más no a ese Dios siniestro, con vicios y pasiones
Que al hombre da la vida y al par su maldición,
Sino a ese Dios-idea, que en mil evoluciones
Da a la materia forma y vida a la creación.

No al Dios de las batallas, sí al Dios del pensamiento,
Al Dios de la conciencia, al Dios que vive en mi,
Al Dios que anima el fuego, la luz, la tierra, el viento,
Al Dios de las bondades, no al Dios de iras sin fin,
Decidle que diez años, con fiebre, con delirio,
Con hambre... no pudieron mi voluntad quebrar
Que niegue Pedro al Maestro Jesús. Que a mi ante el martirio
De la verdad que sepa, no me haréis apostatar.

Mas basta ... ! Yo os aguardo! Dad fin a vuestra obra.
!Cobardes! ¿Qué os detiene? ... ¿Teméis al porvenir?..
!Ah! ... Tembláis..Es porque os falta la fe que a mi me sobra.
Miradme, yo no tiemblo...! Y soy quien va a morir!

-II-
La hoguera del Campo di Fiore

Clareaba el día con bofetadas de aire gélido.
Las quemaduras calaban la coyuntura de los huesos,
extinguían la piel en cosméticos malévolos,
en hirsutos arrancones de carne y lepra de sesenta minutos.
Clareaba el año 1600 y los jueces del Santo Oficio
repartían los óleos a los herejes condenados.
Murciélagos revoloteaban el hedor de las parcelas;
aves de rapiña presas aún de la órbita lunar.
Jóvenes encinta despiertan a deshora por la mecha del presagio.
Escoltada por arqueros, la procesión pasó trotando en una marea de perros,
y Roma meció sus bibliotecas por la terrible sentencia del mendigo,
alojando en un cielo cenozoico, campanas locamente sacudidas,
donde se fermentaba la antorcha que soplaría la toga de Giordano Bruno.
Cuando las piernas fueron sustento del fuego,
febrero estiró su piélago de nubes tórridas
abandonando al sendero la podredumbre remanente;
cuando la cábala condecoró La Búsqueda en la sublimación de la carne,
no hubo manos que arriesgasen revolver la ceniza de los cuerpos calcinados.
Tras la resignación inevitable que abruma como una turbina de cuervos,
levitan los músculos de humo, la rebeldía como resabio del conocimiento.
Jorge Ortega, poeta mexicano.
Poemas (1992-1995)

-III-

François Raulin en su sección ¿Otra vida? destaca:
        Desde que fue fijada en la tapia de la rue Giordano Bruno (Paris), la pequeña placa dorada en memoria del filósofo está siempre adornada con flores. No creo que en ese gesto pueda verse confirmación alguna de la existencia de seres inteligentes extraterrestres. Lo consideraría más bien como el signo de que la idea de la pluralidad de los mundos, incluidos los mundos habitados, ha sobrevivido a lo largo de los siglos y de que ha estado siempre bien arraigada en el pensamiento humano. Se trata ahora de hacer que esta idea dé frutos, dentro de un enfoque perfectamente racional. De todos modos, es necesario que la humanidad se vuelva más inteligente, que deje de masacrarse y de destruir su planeta. He pasado por alto que, debajo de la placa dorada, hay otra mucho más pequeña. Casi hay que pegar la nariz para poder leer la siguiente frase: «La primera placa fijada por la comisión Giordano Bruno el 17 de febrero de 1991 fue destrozada el de mayo de 1992 por desconocidos.»
  Esperemos que esta búsqueda de vida en el Universo nos dé suficiente humildad y sentido de lo cósmico como para volvernos más razonables.
http://members.es.tripod.de/WeAreNotAlone/otra_vida.htm

-IV-
EXCUSA DEL NOLANO
A LAS MÁS VIRTUOSAS Y GENTILES DAMAS

¡Oh, bellas y amables ninfas de Inglaterra!
No sois vos quien inspira mi ira y mi desdén,
Ni se ingenia mi estilo en humillaros,
Pues féminas no os debo nominar.

Ni contaros entre ellas ni excluiros
Cierto estoy, oh divas, conviniera,
Pues el común influjo no os gobierna
Y en tierra sois cual en el cielo estrellas.

Vuestra belleza, oh damas soberana,
No puede ni quiere mi rigor prender,
Que no aspira a especie sobrehumana.

Tal arsénico, pues, vuele lejano,
Al vislumbrar a la única Diana,
Que entre vosotras es sol entre astros.

El ingenio, las palabras
y cuanto dicta mi pluma como alcanza,
Pongan a vuestros pies desvelos y arte.
Giordano Bruno
Los Heroicos Furores, Londres 1585.

-V-
EL ESPACIO DE BRUNO

* La infinitud del universo es diferente de la infinitud divina, que, por llamarla de algún modo, es mucho más inmaterial. Llamo al universo tutto infinito porque no tiene borde, término o superficie; digo que el universo no es totalmente infinito porque cada parte que de él podemos considerar es finita, y de los innumerables mundos que contiene, cada uno es finito. Llamo a Dios tutto infinito porque excluye de sí todo término y cada uno de sus atributos es único e infinito, y llamo a Dios totalmente infinito porque él, todo eterno, está en todo el mundo y está infinita y totalmente en cada una de sus partes, al contrario de la infinitud del universo, la cual está totalmente en todo y no en las partes (si es que al referirnos al infinito se puede hablar de partes) que podemos incluir en aquél.

* No es necesario, pues, investigar si fuera del cielo existe el lugar, el vacío o el tiempo, porque uno solo es el lugar general, uno el espacio inmenso que podemos llamar libremente vacío, en el cual hay innumerables e infinitos globos, como éste en que vivimos y nos alimentamos nosotros. Y a semejante espacio le llamamos infinito, porque no hay razón, capacidad, posibilidad, sentido o naturaleza que deba limitarla. En él existen infinitos mundos semejantes a éste y no diferentes de éste en su género, porque no hay razón ni defecto de capacidad natural (me refiero tanto a la potencia pasiva como a la activa) por la cual, así como en este espacio que nos rodea existen, no existan igualmente en todo el otro espacio que por su  naturaleza no es diferente ni diverso de éste.

* El espacio es una cierta cantidad física continua de tres dimensiones en la cual la magnitud de los cuerpos es recibida.

Grant destaca que en su vasta obra escrita a este espacio Bruno le asigna quince propiedades:
 1. El espacio es cantidad, lo cual es obvio considerando las diferencias de igualdad entre los cuerpos contenidos y comprendidos por él.
 2. El espacio es cantidad continua. Es la más continua de todas las magnitudes físicas porque su división actual es imposible.
 3. De todo ente físico el espacio es por naturaleza necesariamente primero. No sólo precede a los cuerpos que lo ocupan sino que permanece inmóvil mientras los cuerpos se suceden en él. Aún más, cuando todos los cuerpos desaparezcan, el espacio permanecerá solo con él mismo.
 4. El espacio es también físico porque obviamente no puede ser separado de la existencia de todas las cosas. Pero, pese a su naturaleza física, el espacio no es materia, forma, ni ninguna composición de éstas. Porque no es ninguna de estas entidades fundamentales, el espacio debe ser considerado como algo que está fuera o aparte de lo natural y precediéndolo.
 5. El espacio recibe todas las cosas indiferentemente. Las dificultades que pueden aparecer en la retirada y sucesión de cuerpos deben ser atribuida a los cuerpos y no al espacio. "Por vacío Bruno no significa pura nada, sino más bien "aquello que no es corpóreo ni puede ofrecer resistencia sensible, pero que tiene dimensión", ya que comúnmente se entiende como corpóreo aquello que tiene la propiedad de ofrecer resistencia. Por tanto, el vacío es una cantidad tridimensional que no ofrece resistencia a la recepción de los cuerpos."
 6. El espacio no es ni activo ni pasivo y no recibe ni forma ni cualidades. La idea de neutralidad física del espacio fue sostenida a partir de la última escolástica incluso por quienes mantenían la idea de un mundo finito. La atracción y las fuerzas en general no son inherentes a ciertas regiones del espacio, ya que tienen sus causas en la propia materia.
  7. El espacio no está entremezclado ni mezclado con ninguna otra cosa; ni está sometido a los cuerpos. Sólo un cuerpo puede ser sometido a un cuerpo, con el espacio actuando sólo como receptáculo de sus acciones mutuas.
  8. De la séptima propiedad Bruno deduce que el espacio es impenetrable. Sólo las magnitudes discontinuas son penetrables porque sus partes son capaces de variar en distancia. Como el espacio es absolutamente indivisible (propiedad 2) no tiene partes. Para Bruno, luego, los cuerpos parecen moverse en o a través de las separaciones que existen entre partes de materia discontinua.
 9. El espacio en sí no puede ser formado o figurado, sólo la materia es alterable.
 10. El espacio debe ser entendido fuera de todas las cosas porque todas las cosas tienen límite y figura. El espacio es isotrópico y sin direcciones preferentes en su conjunto. En el espacio infinito del universo no existe centro alguno. En  este espacio sin centro no pueden existir direcciones absolutas, ni arriba ni abajo, excepto en relación con puntos determinados en áreas específicas. "Desde distintos puntos de vista, todos [los astros] se pueden considerar como centros o puntos de la circunferencia, como polos o cenit y cosa por el estilo. Así pues la tierra no es el centro del universo, sino que sólo es central respecto a nuestro espacio circundante."
 11. Porque no podría haber un espacio para el espacio o un lugar para el lugar, el espacio en sí no es localizable.
 12. El espacio es incomprensible o imperceptible porque no está confinado dentro de nada que pueda ser aprehendido o comprendido.
 13. El espacio es igual que la cosa localizada en él, porque esa cosa localizada no puede ser de tamaño más grande (aequalius) que el espacio en el cual está.
 14. El espacio no existe fuera de los cuerpos por la mera imaginación o sólo por el conocimiento, porque no podemos concebir cuerpos al menos que estén en algún lugar. Si bien no podemos abstraer un cuerpo del espacio, podemos inferir el espacio del cuerpo.
 15. El espacio no es ni sustancia ni accidente porque las cosas no están hechas de él ni está en las cosas. Más bien el espacio es en lo que las cosas están localizadas. Es natural que exista "antes que las cosas localizadas en él, con las cosas localizadas en él y después de las cosas localizadas en él".

PALABRAS FINALES

        Este reconocimiento y popularidad, sobretodo reflejada al conmemorarse los 400 años de su sacrificio no hubiera sorprendido para nada a Bruno pues supo él que así sería. ¡Que suerte Maestro que al no tener sotana puesta pudiste escribir sin velar tu pensamiento! A diferencia por ejemplo de como tuvo que hacerlo Teilhard de Chardin para no herir su Credo como lo heriste tú y al así hacerlo las llamas que consumieron tu cuerpo dieron poder a tu palabra nacida desde el discernimiento Voz del alma. ¿Si estás reencarnado, como sabías que sucedería, quién eres hoy?
         Me siento honrado por haber logrado conocer y sin pretender filosofar, sino con solo exponer, mostrar una parte del Pensamiento de un Gigante del humano pensar, con el fin que los amigos CiberLectores decidan por sí mismos lo que Giordano hace 400 años pensó. Solo muestro una síntesis del pensamiento de Bruno y lo refuerzo con lo que otros han destacado. En lo posible en este escrito yo no opino, pues la única opinión válida será la vuestra. Lo hago por respeto a la libertad de pensar de cada lector, quien en su libre albedrío es soberano para discernir o no y tener sus propias conclusiones. Esto es pilar para el Nuevo Pensamiento que señala: Hombre piensa por ti mismo y hazte responsable de tú decisión  que será la correcta si es tomada con discernimiento. Desde lo alto se te respeta y debes ya respetarte a ti mismo pensando por ti y no por ajena opinión. Quedan expuestas además opiniones destacadas sobre Bruno que estimo útil conocer a la hora de pensar. Hay un punto que deseo rebatir y donde sí opinaré: Se lo acusa "porque acabó por poner en duda la divinidad de Cristo...", cosa que no hizo pues se hubiera negado a sí mismo como divino Hijo de Dios que todos los humanos somos. Rechazar el dogma que señala a Cristo como el único DIOS absoluto y señalar que representa a una Jerarquía Intermediaria no es negar o poner en duda la divinidad de Cristo, es colocar a DIOS y a Cristo en el adecuado nivel que a la luz del Conocimiento del Universo Escalar se va entendiendo mejor.
        Deseo agradecer a quien o quienes me han permitido el alto honor de dejar en MUNDO MEJOR este escrito #76 dedicado al  Nolano, alguien que desde joven admiré. Qué bueno que haya sido en noviembre cuando al CiberEspacio el presente título salió. Es un mes especial en lo personal dado que soy escorpión. Como Guerrero qué mejor en lo personal que exponer el Pensamiento de un Guerrero que pasó a ser mártir de la santa ignorancia humana por no transar sus ideas, ideas que ahora se valoran mejor. Bruno viene del pasado, está en el presente y se proyecta hacia el futuro con la caída del obsoleto paradigma que da paso a un modelo de pensamiento transpersonal en Libertad. Caen los dogmas, fanatismos y sectarismos y me nace decir: Gracias Giordano por tu tenacidad que te facultó a no doblegarte al sacrificio, tormento, incomprensión y la tortura de una época que no era la tuya, pues eras del futuro... Pronto seremos LIBRES amigo Bruno por el Parto Planetario que, como Humanidad nos permitirá RENACER y estaría, de acuerdo a las señales de los dolores de parto que vivimos, por ocurrir. La LUZ disuelve las tinieblas y TÚ Pensamiento se muestra radiante ante la LUZ.
        La razón de ser de la página MUNDO MEJOR en la RED de InterNet es la de destacar nuestra eterna divina realidad en la necesaria y evolutiva transitorialidad física; reforzar fundamentos de la Ciencia de la mente que nos señalan y demuestran que SOMOS CAPACES y lo lograremos; enfatizar que somos LIBRES y si hemos logrado DESPERTAR debemos sensibilizar a otros a lograrlo; que el Fin de Tiempo que en realidad vivimos corresponde a un RENACER cual ave Fénix lo hizo de las cenizas; que los Dolores de Parto planetario son necesarios para nuestro renacer y que de cada uno de nosotros depende cuán soportables o no los hagamos; que en la medida que logremos sustraernos de la dinámica mundial globalizada orientada al vasallaje de pensamiento y acción, podremos soslayar la mentalización de Temor y revertir esa negativa fuerza en la acción contraria positiva de aspirar a un Mundo Mejor. Es decir, bajo esta tesis estamos en constante lucha, como Jesucristo nos lo previno, contra principados y potestades que no vemos. Es una lucha externa contra el sistema y una lucha interna con nosotros mismos. El sistema en todo orden induce la modorra mental luchando a como de lugar por mantenernos dormidos en el rebaño del hombre-masa y activa ahora de manera selectiva el arma del temor, el miedo, la angustia, la desconfianza, la inseguridad y la frustración, todos elementos frenos del Despertar Mental. En lo individual somos llevados a mantener a diario un alto porcentaje de pensamiento basura y hacer difícil la emisión del pensamiento positivo, es decir de pensar mejor.
        Giordano Bruno fue un hombre despierto en un mundo dormido, es decir era LIBRE y se anticipó en 400 años a los síntomas del Parto Planetario que hoy vivimos cuyo nacimiento está ad portas y que el sistema intenta, a como de lugar, impedir o abortar. Pues bien, a pesar de los dos frentes de batalla que intentan mantenernos dormidos, el externo y el interno, cada uno puede DESPERTAR y ser LIBRE para decidir qué y cómo pensar. En libertad tenemos el arma para revertir la onda mental negativa apocalíptica transmutándola mediante alquimia mental en positiva o antiapocalíptica. Estamos facultados para transformar el infierno terrenal en un reino celestial como lo será nuestra vida desde un cercano futuro en el Tercer Milenio, que después de la transfiguración TODOS viviremos en libertad y fraternidad. En relación a esto viene al caso mostrar al Nolano visionario que para este actual presente señaló:

* Las tinieblas dominarán sobre la luz, la muerte será juzgada más útil que la vida, el religioso será tomado por loco, el impío será tomado por prudente, el violento por fuerte, el malo por bueno... Tan sólo permanecerán sobre este mundo ángeles malignos, quienes mezclados con los hombres, forzarán a los miserables para alcanzar la audacia que les permita llevar a cabo todo mal como si fuese justicia; con sus incitaciones darán pie a guerras, rapiñas, engaños y todas aquellas cosas contrarias al alma y a la justicia natural... Una vez hayan ocurrido todas estas desgracias el señor, padre y Dios, gobernador del mundo y omnipotente proveedor dará fin a tal desastre y hará que el mundo recupere su antiguo semblante.

Lo que visionó Bruno sucede plenamente ahora. Al decir él: y hará que el mundo recupere su antiguo semblante, se podría inferir que se refiere a la posible cercana verticalización del eje de la Tierra, anticipada por los sumerios y descrita de manera magistral por el padre Lacunza, pues ese era el antiguo semblante normal, perdido con el Diluvio al quedar el planeta inclinado en 23.5°... Al respecto, deseo enfatizar que del extenso, detallado, visionario y novedoso relato escrito hace unos 270 años por Lacunza, y que es el mejor análisis actual sobre lo que desencadenó el Diluvio y lo que sucederá a modo de gran mudanza cuando el mundo recupere su antiguo semblante, sorprende lo señalado a los científicos de hoy, como sorprendidos están con Bruno. Tomaré a modo de síntesis esta muestra del único libro de Manuel Lacunza "La venida del Mesías en Gloria y Majestad" de 1790:

* A mí me parece que no fue algún encuentro casual de nuestro globo con algún cometa... la hizo mover repentinamente de un polo a otro: quiero decir, inclinó el eje de la tierra 23 grados y medio... Con esta repentina inclinación del eje de la tierra...
* Esta gran mudanza que esperamos de nuestro mundo presente del mal en bien, me parece a mí, según mi sistema, que debe comenzar por donde comenzó en tiempo de Noé, de bien en mal. Quiero decir, por la restitución del eje de la tierra a aquel mismo sitio donde estaba antes del diluvio, o lo que es lo mismo, por la unión de la eclíptica con el Ecuador.
* Todas estas cosas son buenas, y pueden ser utilísimas, si se busca sinceramente la verdad, y si esta verdad sea dulce o amarga, se recibe y abraza después de conocida...
( http://www.isp2002.co.cl/lacunza.htm )

SU AUTOANÁLISIS

Giordano Bruno en su inspiración sabía quién era y por qué decía lo que señalaba. Al ser un escogido de los dioses no estaba solo y eso él lo captaba y entendía. Recibió además el don de la iluminación que lo lleva a la categoría de Maestro, además el del valor para enfrentar a la santa ignorancia. Él sabía lo que le esperaba si no transaba sus principios, pero a su vez sabía que la muerte es solo un despertar en una realidad superior, como lo es la de la propia realidad del alma. Encuentro que lo mejor que podía suceder con estas cuartillas es finalizar con la propia visión que él Bruno, tenía del Nolano, es decir de sí mismo. Nos dice:

* El Nolano ha desarrollado el espíritu humano y ha dado libertad al conocimiento, que se hallaba sofocado por el aire viciado de una angosta cárcel en la que apenas si podía, a través de una especie de pequeños agujeros, vislumbrar las lejanas estrellas. He aquí, pues, a aquel que ha atravesado el aire, ha penetrado a través de los cielos, ha caminado por entre las estrellas, ha traspasado los márgenes del mundo y ha hecho desvanecer las fantásticas murallas representadas por la primera, octava, nona, décima y demás esferas que hubieran podido imaginarse, construidas a partir de las relaciones que han establecido malos matemáticos y la ciega observación de los filósofos vulgares. Así, con la ayuda de todos los sentidos y de la razón, con la llave que nos proporciona la investigación diligente, nos ha abierto las puertas de la verdad y nos ha dado el poder necesario para rasgar los velos que nos ocultaban la naturaleza, ha dado ojos a los topos, ha iluminado a los que no podían fijar la vista en su propia imagen reproducida en los innumerables espejos que existen a su alrededor, ha devuelto el habla a los mudos que no sabían ni conseguían explicar sus intrincados sentimientos, ha dado fuerza a los indecisos que no se atrevían a que su espíritu llevara a cabo el avance que le está vedado a la innoble y perecedera materia.

Amables lectores, dejar en MUNDO MEJOR una parte del pensamiento del Nolano para vuestra voluntaria intelección, refuerza la razón de ser de esta página, para unos una avanzada del Nuevo Pensamiento, para mi un humilde aporte a quien se siente Hijo de DIOS y como tal un igual y un libre para aspirar en fraternidad e igualdad a vivir en un Mundo Mejor.

He terminado un escrito que dudé si sería o no capaz de llevar a cabo como lo ha sido exponer un anticipado, revolucionario e innovador pensar de un pretérito iniciado del futuro, junto a lo que presentes pensadores han opinado de ese pensar. Lo hago con el fin que tú mismo reflexiones a dónde lleva ese pensar de Giordano Bruno el Nolano. Sorprendido de haber finalizado, en mi cavilar sintonizo el televisor donde un canal cultural inicia la Ópera de Mozart "La flauta mágica" en una especial versión alemana ambientada cual si fuera vista en la época del compositor tanto sea en escenario, orquesta y montaje. De su iniciático texto escrito por Schikaneder, destaco:

La luz del Sol ha disipado las tinieblas de la noche.

Pronto brillará, para anunciar la mañana,
el Sol sobre su órbita dorada.
Pronto se desvanecerá la superstición,
pronto vencerá el hombre sabio.

Oh paz serena, ven aquí,
vuelve al corazón de los hombres;
entonces la Tierra será un reino celestial,
y los mortales serán semejantes a los dioses.

Siento que esto lo visionó para los albores del Tercer Milenio Giordano Bruno y con más Fe tengo la Certeza que seremos capaces de superar los desencadenados Dolores de Parto Planetario y permitir, mediante el Arte del Buen Pensar y con Actitud Mental Positiva, un sano Nacimiento de la Humanidad, es decir el RENACER de nosotros mismos como semejantes a los dioses... Cada uno, lo acepte o no, es parte de un Nacimiento, es decir, un próximo y seguro paso hacia una Suprahuma evolución que nos corresponde comenzar.


Estés donde te encuentres Philoteus Jordanus Brunus Nolanus, os digo:
GRACIAS amigo Bruno por inspirar estas cuartillas.

Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
3 de Noviembre de 2001
http://www.isp2002.co.cl/
isp2002@vtr.net