REENCARNACIÓN
CiberEscrito N° 29 de MUNDO MEJOR

Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
1999

I  N  T  R  O  D  U  C  C  I  Ó  N

Desde que apareció mi página WEB en Internet hace algunos meses ya, he recibido variados y abundantes e-mail o correos electrónicos (una de las maravillas de la computación que la RED otorga), son enviados por lectores hispano parlantes de distintos países en esta globalizada aldea que ahora es el planeta Tierra, lectores que por diversos y a veces extraños caminos entraron a la página y me hacen llegar sus dudas. En alguno de ellos está presente el tema de la Reencarnación, una latente inquietud que junto con la reapertura del conocimiento de la mente a contar de finales del pasado siglo; con vida después de la vida; vida antes de la vida; seres extraterrestres; fin de tiempo; apocalipsis; retorno del Mesías y otros más, se hacen ahora presente al igual que la reencarnación que cual misil remece los cimientos de tantos dogmas que rechazan en forma categórica esa Enseñanza. Como muestra de esta inquietud destaco parte de un e-mail recibido y además agrego tres páginas WEB que he seleccionado hoy en la RED con el fin de dar más material para la comprensión del tema, dos páginas son breves y las muestro completas y otra fraccionada por lo extensa y poco clara. Lo hago este escrito sabiendo que quien no está capacitado para aceptar el tema, no lo aceptará por más explicaciones que se le ofrezcan.

No ignoro que lo trascendente es parte de la sutil dimensión que representa a lo abstracto e incomprensible para el concreto y limitado nivel humano, y que con mi restringido lenguaje concreto intento referirme a algo abstracto que yo acepto y considero trascendente para todos nosotros. Es por ello que apelo al discernimiento de cada lector, único válido en el momento de decidir qué posición tomar frente a un hecho que está más allá de los sentidos y de la posibilidad de estudio por medio del método de la experimentación científica, hecho que puede ser válido o no. La certeza sólo la tendremos después de cruzar hacia la otra orilla y estando en el Más Allá. En el más acá la justificada duda o el rechazo en muchos prevalecerá.

Un e-mail llegado desde México decía:
Doctor: En algunos de sus escritos habla sobre la reencarnación, según tengo entendido solo los maestros "reencarnan", una vez que han alcanzado la auto-realización íntima del ser (cristificación), nosotros los seres "dormidos" (por así decirlo) nos rige la ley del Retorno y la Recurrencia, o sea que retornamos mas no "reencarnamos", 108 existencias.
El reencarnar es hacerlo conscientemente como sólo los Grandes maestros tienen la facultad de hacerlo (incluso de conservar su cuerpo físico intacto).
Por lo tanto el recurrir a las regresiones hipnóticas es violar las leyes cósmicas, para recordar anteriores existencias es necesario despertar esa facultad que "todos" tenemos dormida y eso solo se logra con la práctica pero sobre todo con un gran trabajo interior, con un sacrifico por parte de nosotros.

Tres páginas WEB encontradas en Internet señalan:

1. Reencarnación y cristianismo
http://www.maptel.es/pagpersonal/loiola/reencar.htm (Infoseek)
La doctrina de la reencarnación parece abrirse camino en diversos ambientes. Sería interesante que se nos diese una explicación sobre por qué los cristianos somos contrarios a esta doctrina.

La doctrina de la reencarnación parte de un presupuesto falso: el cuerpo es como una cárcel del alma. Para los seguidores de esta doctrina el alma está llamada a la salvación, pero no así el cuerpo, del cual hay que deshacerse en sucesivas reencarnaciones hasta lograr el "nirvana" que es el despojamiento de toda forma corporal. La doctrina cristiana es muy distinta: todo lo creado por Dios -también el cuerpo- es bueno y está llamado a la salvación. Hay un motivo oculto para explicar por qué esta doctrina resulta tan atractiva para algunos. Se trata de evitar la doctrina -siempre exigente- del juicio definitivo ante Dios en el momento de nuestra muerte. En efecto, al pensamiento autosuficiente actual, le cuesta aceptar el que vayamos a ser juzgados por Dios, así como el asumir la responsabilidad de vivir esta vida jugándonos en ella nuestro destino eterno.

Esta doctrina, impide distinguir entre la dignidad de un ser humano y un animal, al afirmar que las reencarnaciones pueden producirse también en animales. Los hinduistas más acérrimos de la doctrina de la reencarnación caen en el ridículo de no atreverse a matar ni una hormiga. Todo esto conlleva que la doctrina de la reencarnación haya sido el motivo de que el sistema de castas se haya perpetuado en la India, con el consiguiente subdesarrollo (las castas serían el resultado de las reencarnaciones de las almas en clases sociales más perfectas). El cristianismo, por el contrario, ha predicado que todos los hombres tienen la misma dignidad, desde el momento que la muerte nos iguala a todos, haciéndonos comparecer ante Dios.

2. LA REENCARNACIÓN
http://ciberia.com/
También en la época del Maestro había la necesidad de gestionar un poder temporal, obviamente de relevancia irrisoria. En torno al año 500 DC, ya prevalecía la materia en la institución clerical; el dinero, no obstante, no era la única razón de su existencia, y la espiritualidad no había desaparecido totalmente. De hecho, había muchos iniciados e inspirados que trabajaban en un intento de reconducir la organización eclesiástica a su cauce inicial. La historia nos recuerda después una larga serie de Concilios, a los que siguió el primer cisma de Oriente que refrendó el disentimiento de la Iglesia Cristiana de Oriente respecto al proyecto de unión entre el Imperio de Constantino y la Iglesia Cristiana de Occidente. Aparte de las distintas motivaciones de naturaleza política, un tema de gran relevancia fue la elección de la Iglesia de Roma de confinar la ley de la reencarnación. La Iglesia de Oriente se reservó el mismo derecho en tiempos sucesivos.

El tema de la reencarnación aún hoy se muestra muy controvertido a causa de la profunda
implicación teológica. Basado en la eterna e imprescindible Ley de Causa-Efecto, la posibilidad de tomar posesión de otro cuerpo después de la muerte da al hombre la ocasión extraordinaria de poner en práctica todas las enseñanzas cristianas y de poner remedio a los errores cometidos en la vida anterior para poder alcanzar después la salvación, o sea, la liberación absoluta del ligamen del cuerpo y el conocimiento que permite el dominio del espíritu sobre la materia. La Iglesia ha preferido infundir en los fieles el terror del infierno y de la condenación eterna, antes que conceder al hombre el conocimiento, indispensable para poder elegir y ser independiente de la obediencia ciega y de los ingenuos espantajos, o de las promesas de entrar en el Paraíso a través de improbables verjas doradas.

La reencarnación, en cambio, es un precioso privilegio que certifica la Misericordia del Padre. Muchas almas, de hecho, se aferran a la Tierra con la esperanza de poder renacer en nuestro planeta. Sólo pasando a través de muchas existencias podemos madurar en la realización de los valores del alma, y la raza humana puede mejorar en conjunto. Cada uno de nosotros tiene un sitio en el gran Corazón del Universo.

3. UN PASEO REENCARNACIONISTA POR FIDONET
http://usuarios.iponet.es/casinada/05reenc.htm (Lycos)
-No creemos que haya nada más, simplemente desaparecemos.
Esta es la teoría mantenida principalmente por muchos  científicos o por los más científicos, por lo menos en cuanto a  la hora de mantener una conversación sobre teorías del  Universo, del Hombre, etc. y del convencimiento personal en esas teorías. La imposibilidad actual de demostrar la  continuidad de la Vida después de la Muerte y la teoría de la Entropía que postula en pocas palabras el envejecimiento y continua degradación del Universo en formas mas simples  (cabe resaltar que se considera la materia como una forma compleja.) son el fundamento critico contra la doctrina de la Reencarnación.

-La siguiente postura ante el hecho de la Muerte, esto es la creencia de un Cielo y quizás de un Infierno no fue defendida por nadie en el debate, ni siquiera en contra de la teoría de la  Reencarnación y por ser ampliamente conocida ya que es el fundamento de muchas religiones no necesita de muchas explicaciones. Básicamente se refiere a la creencia en un Ser Trascendental, y el Hombre como creación de ese Ser, si cumple adecuadamente  las "leyes" obtiene la Felicidad y Dicha Eterna en un Paraíso, en caso contrario será castigado a una Condenación Eterna llena de sufrimientos y penurias en el Infierno. Solo hay una oportunidad, una vida.

 -La tercera y ultima postura defendida por los  Reencarnacionistas (entre los que me incluyo) y que no es tan  ajena a nuestra cultura como pudiera pensarse, ya que ademas de ser una creencia enraizada en las religiones hinduistas y budistas, se pueden hallar vislumbres de ella en los Celtas (Galos y Druidas de Bretaña), en los Griegos (Platonismo, Orfismo, los Pitagórico, Sócrates, Pindaro, Empédocles - los Misterios Griegos), influyendo en ciertas sectas judías antiguas (esenios, fariseos), en los Indios Norteamericanos del Noroeste, incluso en la Primitiva iglesia cristiana (Orígenes) y en el gnosticismo, prohibida posteriormente en el Segundo Concilio  de Constantinopla en el 553 DC, cada una de ellas con sus  propias variantes y diferencias en los detalles que no en lo esencial, tiene una visión del Universo como una Totalidad.
 

He decidido por lo tanto, antes de responder en forma genérica con algunos conceptos sobre el tema del retorno a la vida, mostrar estos tres artículos de Internet, uno en contra y dos a favor de la reencarnación con el fin que cada lector valore diferentes escuelas de pensamiento sobre un asunto polémico y no siempre explicado o con serios argumentos criticado o aceptado.  En lo personal responderé con algunos juicios y opiniones insertos a continuación en este breve escrito y como desarrollo del mismo, lo haré sobre una Enseñanza que considero notable, la que se me fijó en la mente cuando siendo muy joven un día vi en un kiosco de diarios esa palabra mágica que la desconocía: REENCARNACIÓN. Palabra que me dejó pensativo, inquieto y cambió el sentido de mi vida. Concepto que si no lo aceptara o desconociera, me haría ver a la vida como un chiste cruel o una macabra broma. Me explico:

D  E  S  A  R  R  O  L  L  O

Veamos ahora los pilares que para mi validan la enseñanza de la reencarnación:

Supongamos que ingresamos a la secreta cámara del Conocimiento. Varios libros se presentan ante nosotros. Cerramos los ojos y algunas páginas nos son mostradas:

Llegó la hora que comprendan que nada de lo negativo sucedido en el plano de la vida tridimensional vibra en el nivel sutil de la realidad del alma, realidad que en la Tierra os permite ser. Por lo tanto nada que tú hagas en lo físico te puede, eternamente condenar y afectar al infinito y eterno espíritu que es lo que cada uno de ustedes son.

Todo lo positivo logrado en la encarnación vibra en la sutil realidad del alma y la ayuda a crecer. Cada vida es un curso en la Escuela del Saber. Cada curso os hace crecer y nuevos atributos latentes del alma lograr manifestar y con ello cumplir la misión de cada encarnación.

Quien comprende las Sagradas Leyes que nos rigen, acepta el karma y sabe que la maldad es un aspecto transitorio de la bondad que es lo permanente, y que vida tras vida, mediante la evolución, se retorna a Dios; que no hay personas superiores ni inferiores, pues todos son hermanos y como espíritus, hijos de Dios, siendo en la Tierra algunos almas encarnadas más evolucionadas que otras, ya que la Tierra es una Escuela del desarrollo con diferentes cursos.

No es culpable el ser humano en su ignorancia de su actuar ignorante. No es culpa del destino ni del azar nacer como se nace, ni ser quien se es. El universo es regido por Sabias Leyes a las que el hombre no escapa. Todo tiene su justa razón de ser. No debes dañar a otros, pero a su vez no debes aceptar ser dañado por otros.

Cada alma está dotada de latentes atributos que necesita manifestar. Nada es al azar, todo tiene su razón de ser. Cada alma recibe, para cumplir su misión, un programa cósmico computacional que permite escoger el óvulo y espermatozoide adecuado al código genético que su cuerpo necesitará junto con el medio ambiente apropiado que lo rodeará. Cada vida es un conjunto de peldaños a escalar, por ahora en la tercera dimensión, pronto para muchos en la cuarta dimensión.

Triste vida actual la de aquel que por dogma acepta que esta es su única oportunidad para ser salvo o eterno condenado. Que mal dejan al PADRE quienes así piensan. DIOS es sólo Amor, Comprensión y Perdón para con todos sus hijos por igual en todas las dimensiones y los universos, y vosotros hijos de DIOS sois.

Tras esto ver y escuchar puedo ahora tranquilo las siguientes cuartillas comenzar a escribir. Lo hago con la sana intención de que a más de uno su contenido lo obligue a pensar y en lo posible discernir. Mostraré conceptos que pueden fortalecer en algunos la tesis sobre la realidad de la reencarnación. Sin embargo lo único válido es aquello que libremente cada uno llegue a pensar o creer. Como dijo Ramakrishna: "Quien está todo el tiempo golpeándose el pecho y repitiendo: Yo pecador. Como un pecador vivirá y morirá". Quien vive bajo el temor del castigo eterno por los hechos o falta de hechos de ésta la única vida u oportunidad, será aparentemente bueno, justo y noble por temor al castigo y no por real evolución, o sutilización de su vibrato mental, que es como naturalmente debe algún día en todos llegar a ser. Tendrá la máscara de bondad, justicia y nobleza, pero el "aura" o energía radiante que nos rodea, mostrará la auténtica vibración que no se puede ocultar, y esa realidad podrá manifestar otra cosa sobre aquella persona. Mal puede decir con orgullo una persona que es un casto varón, si jamás en su monacal vida ha tenido la posibilidad de superar la tentación de una agraciada y sensual mujer.

Hace años, fue puesto en libertad un presidiario que había pasado en la cárcel la tercera parte de su vida, a pesar de alegar siempre inocencia, estaba condenado a cadena perpetua. Transcurrieron 20 años y en su lecho de muerte el verdadero criminal confesó su crimen, siendo entonces liberado el inocente. Un pastor evangélico que ayudaba espiritualmente a los presos excarcelados, se encontró con el liberado e intentó darle apoyo y consuelo, volviéndole al cristianismo. Sin lograr una favorable respuesta del taciturno y silencioso hombre, le pone la mano en su espalda diciéndole que fuera paciente y fuerte, que tuviera confianza en la voluntad de Dios y en la promesa de Cristo. Reacciona entonces el ex-presidiario y respondió: "¿Os atrevéis a decirme que es la voluntad de Dios la que me ha enviado a la cárcel? Si Dios es justicia y amor, ¿por qué no me ha salvado? ¿Qué hice para merecer tales sufrimientos? Yo era honrado y trabajaba para mi familia a la que amaba. Y luego me arrojaron al infierno por un crimen que no he cometido. ¿Es, pues, la voluntad de Dios la que quizás ha hecho morir de hambre a mi mujer y a mis hijos? ¿Dónde están ahora? Nada sé de ellos desde hace muchos años. Estarán en la miseria, muertos o quizás peor todavía. Miradme, soy una ruina, un desecho, arrojado sobre el estiércol de vuestra civilización. ¿Y me decís que todo esto es la voluntad de Dios?". El pastor se fue desolado, pues no tenía argumentos para convencer a ese desventurado de que Dios es bueno. Ignoraba ese pastor las Sagradas Leyes de Evolución, Reencarnación y Karma o de causa y efecto, que hace que mucho de lo que seamos en la presente vida, y nos suceda en ella, tenga directa relación con hechos de la anterior que ahora corresponde ajustar, de acuerdo con la voluntaria decisión del alma antes de encarnar y que el velo del nacimiento nos ha hecho olvidar, ajuste que viene interrelacionado con el de otros encarnados, por lo general del grupo familiar, sin desconocer con ello la importancia de nuestro libre albedrío o libre capacidad de decidir cómo actuar. Esas Leyes Universales nos convencen, no tan sólo que Dios es Bueno, sino que nos AMA. La densa sombra del olvido postnatal de la realidad prenatal, es necesaria en nuestro actual nivel evolutivo. Pocos serían capaces de soportar los recuerdos de conductas tenidas en pasadas vidas. Esos recuerdos en nada nos ayudarían y un estorbo evolutivo, por ahora ellos serían.

El Diccionario Católico dice:

REENCARNACIÓN. Doctrina afín a la METEMPSICOSIS, según la cual la misma alma se encarna sucesivamente en cuerpos de diferentes hombres. Fue una creencia sostenida en varios sistemas filosóficos antiguos y fue enseñada por hombres como Pitágoras y Platón; hoy se acepta en algunas religiones asiáticas y entre los miembros de sectas teosóficas y ocultistas. Esta doctrina es, naturalmente, incompatible con la doctrina de la Redención y con la enseñanza cristiana de que cada alma humana es creada directamente por Dios en el momento de la concepción.

Para el diccionario enciclopédico es volver a encarnar o nacer.

Una de las personas que más me motivó con su Enseñanza ha sido I. K. Taimni. Él nos relata:

"El hecho que un misterio esté más allá del alcance de la comprensión humana no significa que no debamos intentar comprenderlo, hasta donde ello sea posible, dentro del dominio del intelecto. La Conciencia Universal contiene en forma mental al universo que abarca y compenetra. El universo manifestado es una creación del Logos Cósmico, el mundo individual es una creación de la mente individual. Escapa a la comprensión el Estado integrado, inmodificado e indivisible que es la Conciencia Pura. El espíritu individual es de la misma naturaleza esencial que la Conciencia Pura en su aspecto extrovertido, es la expresión centralizada a través de un Punto de la Conciencia Pura, en el que la realidad existe en su naturaleza esencial conteniendo el Todo en forma potencial. Con la evolución lo latente en el espíritu se vuelve activo y manifiesto, la mente se usa como vehículo de conciencia para descender y capacitar a la propia conciencia individual en el funcionamiento del mundo manifestado, en todos sus planos. La mente individual se forma por el paso de la Conciencia Universal por un centro individual que la limita por las ilusiones de la mente, su evolución se logra por la elaboración de una estructura cada vez más compleja y sutil".

Otra persona cuya enseñanza me ha marcado, es J. Krishnamurti. El año 1929 participó en una conferencia en Ommen, Holanda, ante una serie de preguntas él respondió:

"No fundo mis respuestas sobre ninguna autoridad. No os insto a que aceptéis aquello que yo considero como la absoluta verdad, sino que lo abandono a vuestro propio juicio, único que vale, único que resulta permanente, único que debe guiaros, sosteneros y protegeros. Cada uno de vosotros es un discípulo de la Verdad, si comprendéis la Verdad y no seguís a individuos. Estimo que ser discípulo de un individuo es hacer traición a la Verdad. El único modo de alcanzar la Verdad es hacerse discípulos de la misma Verdad sin ningún intermediario. La Verdad es ruda para aquellos que no comprenden; pero la Verdad es amable, bondadosa, generosa y placentera para aquellos que entienden. Esa Verdad se halla dentro de vosotros. Nunca he dicho que no hay Dios; desde luego que hay Dios, pero no quiero usar la palabra Dios porque ha adquirido un sentido muy específico y estrecho, prefiero llamarle Vida, porque os acarrea más cerca de la Verdad. Lo que es agradable, eso aceptáis, y lo que no es agradable lo desecháis. La Verdad que es Vida, no tiene nada que ver con persona alguna. Si digo que soy el Cristo, crearéis otra autoridad. Si digo que no lo soy, también crearéis otra autoridad. ¿Pensáis acaso que la Verdad tenga nada que ver con lo que vosotros pensáis que yo soy? No os interesa la Verdad, sino la vasija que contiene la Verdad. No queréis beber las aguas, sino que queréis descubrir quién formó la vasija que contiene las aguas. Dejad a un lado la etiqueta, pues no tiene valor. Bebed el agua, si el agua es limpia".

Tengo en este instante la necesidad de escuchar la parte coral de la Novena Sinfonía de Beethoven, otro de los siete seres humanos de la historia cuya vida he admirado. Pongo el CD correspondiente y vuela mi fantasía. Veo al genial y atormentado músico en su lecho de muerte diciendo: "No debiera todavía morir pues es tanto lo que aún me falta entregar del mensaje que debo dar a la humanidad". Si hubiera vivido más años ¿qué magistrales composiciones estaríamos ahora escuchando? Beethoven como todo iniciado real, aceptaba la reencarnación, es más, señaló:

Soy lo que es.
Soy todo lo que fue,
lo que es y lo que será.

Así como el genio nace y no se hace, pero para llegar a ser genio necesita ser moldeado con las vivencias que despierten al genio latente de nacimiento, recalco, hay verdades con las que se nace y se manifiestan brusca o gradualmente, cuando ellas por primera vez son vistas o escuchadas y despiertan a una realidad que da un nuevo sentido a la vida. Eso sucede con la reencarnación, no todos la podrán aceptar, por eso que el año 553 el Concilio de Constantinopla, no presidido por un Papa, como debe ser, sino que por un laico como lo era el Emperador de Oriente Justiniano I, y quien hizo que se declarara herética la enseñanza de Orígenes en especial, y otros padres de la Iglesia en general, todos ellos reencarnacionistas. Quince postulados origenistas fueron condenados sinodalmente: La preexistencia de las almas; la reencarnación; la eternidad de la creación; el pecado original; la procedencia del Hijo; la liberación final de todos los pecadores del infierno... En nuestro ciclo evolutivo era necesario, para la natural evolución humana, un período de oscurantismo previo al despertar mental que actualmente sucede, despertar que no es para todos por igual dado que hay almas más jóvenes y otras menos jóvenes. La gran mayoría aceptaría hoy la reencarnación y otras verdades por dogma y no por inspiración, como debe ser con cada Verdad Revelada del Sagrado Conocimiento, cosa que hubiera sucedido en este fin de milenio si ese Concilio no hubiera decretado lo que decretó, y simbólicamente, como clave para el futuro, lo hizo teniendo retenido en Roma al Papa Virgilio que debía presidirlo y aceptaba las enseñanzas de Orígenes y no acató la validez de dicho Concilio, al igual que tres de sus sucesores, los Papas Pelagio I, Pelagio II y Gregorio I o Magno, quienes ignoraron los mandatos del Concilio del año 553 hasta el año 604. Pero... todavía hay personas que sienten a la Tierra el centro del Universo y su único lugar habitado posible...

Un lector mediante e-mail, no me  preguntó sobre la reencarnación precisamente:

DR. he leído su articulo sobre la mente y los pensamientos, me parece bueno y estoy de acuerdo con UD. mi pregunta es, cuándo Ud. dice que tenemos mente universal, subconsciente y consciente ¿dónde se "guarda" el instinto primario que llevamos gracias  a la evolución? ¿Dónde se almacena el odio , la ira, la envidia y el ego?.
Gracias.

Sin embargo, por una razón especial, en la extensa y espontánea respuesta  fundamenté la reencarnación al señalarle en parte, en un fluir de ininterrumpidas ideas no elaboradas y tipeadas en el computador, lo siguiente:

Estimado hermano colombiano:
            La mente, en su nivel consciente, fuente de los pensamientos, posee, por decir de alguna manera lo abstracto en un lenguaje concreto, partículas sutiles y partículas densas, en una degradación desde lo más denso ligado al mundo de la materia, hacia lo más sutil ligado al mundo del espíritu. Para quien, por dogma impuesto en el año 553, no acepta la reencarnación es imposible intentar entender todo esto, es imposible intentar entender la JUSTICIA, EL AMOR, LA COMPRENSIÓN Y EL PERDÓN DE DIOS, para con todos por igual. Una vida en la materia, significa para el dogmático y fundamentalista religioso un tormento al ver que no será capaz de realizar el SERMÓN DE LA MONTAÑA. Será un tormento pensando en la ira y el castigo de Dios, y olvidando el real mensaje que Jesucristo, el Enviado, nos dejó.
            Todo aquello negativo a que haces referencia en tú e-mail se "guarda" en las densas partículas mentales, las que vida a vida, lentamente y en ocasiones por saltos evolutivos, se van sutilizando y dando lugar cada vez a más y más partículas sutiles y menos y menos partículas mentales densas. Todo lo malo y negativo que vemos en nosotros, corresponde tan sólo a la falta de manifestación de los positivos atributos del alma, que en alguna vida serán manifestados. Una vez manifestado lo positivo lo negativo opuesto desaparece. El ego nos liga a la materia, no quiere desaparecer y lucha tenazmente contra el despertar mental que nos liberará...
            Las nubes sobre el santuario individual son densas, ello no significa que una vez disipadas no haya luz, por el contrario, nuestro sagrado deber es disiparlas y ver la luz que ellas temporalmente ocultaban. Para eso estamos aquí, para avanzar, y cada vida, aunque no lo creas es un positivo avance. Cada vida encarnados en un cuerpo en el mundo de la materia expande nuestra mente y nos hace gradualmente entender mejor los Propósitos del Plan Divino en el que estamos inmersos.
            Son tiempos difíciles, muy duros. Tiempos cíclicos en el que los 10.998 años de un ciclo llegan a su fin. Ver sólo lo negativo es apocalíptico, ver lo esplendoroso que hay después es lo que llamo antiapocalíptico. Sólo amigo mío, de cada uno depende si hacemos un cielo de un infierno.
            Mis escritos no son dogmas ni se imponen, están destinados a los libres del mundo, a los que en su libertad logran pensar por sí mismos... y que disciernen la enseñanza sin importar quien la diga y esté escrita donde lo esté, aceptándola o no de acuerdo a su conciencia y libertad lograda mediante la renovación de la mente, previo, por sí mismos discernir.
            Somos parte de la Mente Universal o Inteligencia Pura emanada desde lo inmanifestado en Dios. De Dios venimos y hacia Dios retornamos. Estamos aquí ahora, en el tiempo más difícil  de la historia humana con el fin de recordar lo que como almas prometimos antes de encarnar una vez más. Promesa olvidada por el natural bloqueo al momento de nacer, promesa recordada por millones de muertos clínicos retornados del más allá, por millones de intuitivos y por millones de "contactados" por la inspiración de su voz interior que clama ser escuchada ahora, cuando poco tiempo va quedando antes del brusco cambio planetario inducido por la misma causa que hace 10.998 inclinó el eje de la Tierra en 23.5° y generó el diluvio...

Para algunos ver o escuchar la palabra reencarnación por vez primera, los hace sentir de inmediato su realidad, otros necesitan intelectualizar ese conocimiento y buscan muchos argumentos y contra-argumentos, para llegar a aceptar esa realidad, los más quizás, a pesar de todos los argumentos que reciban, la rechazarán. Hace 2.000 años Jesucristo fue claro al señalar que el Conocimiento se entregaba estratificado; a los de afuera en parábolas con el fin que no lo entendieran, a los de adentro se les daba el privilegio de conocer los misterios del Reino de los Cielos.

Los Niveles de la Enseñanza de Jesucristo se les aprecia en:
Mateo: 7: 6; 13: 11; 13:13; 13: 16,17; 13: 34.
Marcos: 4:11,12; 4: 33, 34.
Lucas: 7:10; 10:24.
1 Corintios: 2: 14, 15; 3: 1.
Hebreos: 5: 11; 5: 13, 14; 6: 1.
Veladamente la reencarnación se encuentra en:
Mateo: 11: 14, 15; 16: 13, 14; 17: 12.
Marcos: 8: 27, 28.
Lucas: 9: 18, 19.
Juan: 3: 3, 5, 7, 12; 9: 2.
La preexistencia del alma disimuladamente está en:
Juan: 8: 58; 17:5.
Efesios: 1:4.

Hoy todos los arcanos deben abrirse y su oculta Enseñanza ser mostrada, sin importar si la misma es estrellada contra las rocas de la ignorancia, dado que los tiempos de la apertura mental humana han llegado.

Quien cree en la reencarnación acepta la existencia de una encarnación futura mejor en base a los méritos logrados en la presente, y no es limitado ni teme al eterno castigo pues ve en el PADRE la realidad cósmica de su Amor, Comprensión y Perdón para con todos por igual. Sin embargo, es lo correcto desde ya luchar y esforzarnos por lograr ahora esa vida mejor y no descansar tan sólo en el amor divino que nos da nuevas oportunidades cada vez con mejores herramientas para superar las pruebas de la vida, en una Creación en la que todo es un perfecto orden, salvo el transitorio desorden que nosotros provocamos con nuestro accionar, fruto de la ignorancia que dará paso a la sabiduría.

No puede saber lo que es la luz quien desconoce la oscuridad. No llegará a sabio quien antes no fue un ignorante. Sólo entenderá lo infinito quien primero vivió en lo finito. Sólo comprenderá lo eterno e inmortal quien vivió la ilusión de lo transitorio y mortal. No puede explicarse el dolor quien no lo ha padecido. No se puede entender el ajeno sufrimiento sin previo conocerlo uno por propia experiencia. No puede disfrutar plenamente la libertad quien no ha sido primero esclavo de los sentidos. No puede entender, vivenciar y hablar de amor, bondad, caridad, paz, perdón, comprensión, amistad quien no ha superado y vivenciado previamente el odio, la maldad, la avaricia, la guerra, la venganza, el fanatismo y la envidia, y esa evolución natural se logra en varias vidas, las que permiten a nuestra alma ir, en cada una de ellas, manifestando algunos de sus positivos atributos con el fin de crecer y desarrollarse. Destacando que cada vez que un atributo positivo es manifestado, su opuesto negativo desaparece para siempre, dado que en la evolución lo negativo es transitorio y lo positivo permanente. Por tanto, todo lo malo y negativo que una persona es, corresponde a la falta de manifestación de los atributos positivos, en una joven alma que en alguna encarnación esos atributos logrará mostrar.

Para la milenaria cultura religiosa de la India, hay dos palabras que en sánscrito los ligan al tema de la reencarnación, ellas son:

Punar-janman = nacer de nuevo.
Samsara = la rutina de nacimiento y muerte.

Para la clásica cultura griega la palabra era:

Palingenesia = pálin o de nuevo y génesis u origen.

No consideraré aquella absurda creencia que señala entre una minoría sectaria hindú la transmigración de las almas a animales, fruto de una distorsión de la Enseñanza. Nadie involuciona, todos evolucionamos, aunque algunos lo hagan en una vida muy poco por muy poco positivo tener que aportar a su alma una vez muertos. La verdadera enseñanza señala que además de volver a nacer siempre hay evolución. Existiendo en cada vida una ligazón causa efecto con la anterior existencia, y naciendo con el fin de ajustar pasados errores y manifestar nuevos atributos positivos.

Lo que un hombre siembra eso también cosechará:
Siembra un pensamiento y cosecharás una acción.
Siembra una acción y cosecharás un hábito.
Siembra un hábito y cosecharás un carácter.
Siembra un carácter y cosecharás un destino.

Más allá de los sentidos está la mente.
Más allá de la mente está el alma.
Más allá del alma está el espíritu.
Más allá del espíritu está Dios.

El desarrollo de un alma al abrirse temporalmente paso en perecibles cuerpos físicos por una sucesión de vidas humanas, es el resultado de todo aquello positivo que logre realizar y de la forma en que cada misión asignada a cada vida es cumplida. Lo negativo es una vibración densa que no tiene sentido ni cabida en el sutil nivel de las almas. Esto nos explica el por qué jamás hay un eterno castigo, ni jamás hay un retroceso en la individual evolución. En casos calificados como sucede con los traficantes envenenadores con drogas de las juveniles mentes que ellos dejan bloqueadas, los corruptores de menores, los que abusaron del poder temporal humano, los que mucho tuvieron y nada compartieron, los criminales y los suicidas, hay en ellos un variable período dormido antes de su alma volver a despertar y pedir nuevamente encarnar, diríamos que hubo una detención prolongada o no, con repetición de curso, pero no un retroceso. En el nuevo curso el alma, analizada la ley de causa y efecto, solicita sacrificarse voluntariamente con el fin de ajustar el daño causado, y toma un cuerpo que la hace perder la posibilidad de aprender, o que, con dolor, esfuerzo y sacrificio la faculta a realizar las leyes del perdón, la humildad, la tolerancia y la expiación, en una dura vida...

Los ciclos de nacimiento-muerte, muerte-nacimiento son una constante espiral en ascenso. Ascenso desde un primitivo, elemental y básico punto alfa humano hasta un excelso vértice o punto omega humano, que permite el salto cuántico a la cuarta dimensión suprahumana dar, para un nuevo ciclo de vidas más evolucionadas comenzar. Todo aquel que sólo se identifica con su cuerpo mortal, teme a la muerte, sufre por ello y frena su evolución por apego a la vida mundana. Quien sólo tuviera regaladas vidas jamás querría dejar la mundana dimensión. Todo aquel que proyecta su mente a la eternidad y la armonía universal tan sabiamente regida por la Inteligencia Pura emanada de Dios, vive más tranquilo, se proyecta sin límites hacia el futuro radiante y acelera su evolución, pues allá desea estar y allá estará.

Con sorpresa algunos connotados investigadores o científicos, comprueban que lo logrado con la nueva ciencia, como la física cuántica, les hace interpretar mejor y comprender al fin a la velada sabiduría milenaria antigua, como tantos lo están ahora haciendo. Entienden ellos además la realidad de la mente como parte del alma, del alma como parte del espíritu y del espíritu como parte de Dios.

Antes de nacer, el niño ya ha vivido y la muerte no termina nada.
La vida es un devenir y pasa semejante al día solar
que constantemente vuelve a empezar.
Enseñanza egipcia de hace 5.000 años.

Lo que ha sido bueno pasa a ser mejor,
y sigue hasta el bien; lo máximo.
Buda.

Max Heindel (1865 - 1919) en su extensa obra "Concepto Rosacruz del Cosmos" nos dice:

Cada Ley de la Naturaleza debe estar necesariamente en armonía con todas las demás leyes suyas. Indicaremos tres teorías:

1. La Teoría Materialista sostiene que la vida es un viaje de la cuna a la tumba; que la mente es el resultado de ciertas correlaciones de la materia; que el hombre es la más elevada vida inteligente del Cosmos; y que su inteligencia perece cuando el cuerpo se desintegra después de la muerte.

2. La Teoría Teológica afirma que a cada nacimiento o concepción un alma recién creada por las manos de Dios entra en la arena de la vida, pasando de un estado invisible, a través del nacimiento, a una existencia visible; que al fin del corto período de la vida en el mundo material pasa, a través de las puertas de la muerte, al invisible más allá, de donde no vuelve más; que su felicidad o desdicha quedará determinada por toda la eternidad por las obras que haya hecho durante el infinitesimal período comprendido entre el nacimiento y la muerte.

3. La Teoría del Renacimiento o reencarnación enseña que cada alma es una parte integrante de Dios, y que está desarrollando todas las posibilidades divinas, así como la semilla desarrolla una planta; que por medio de existencias repetidas en un cuerpo terrestre, que va mejorando la calidad gradualmente, esas posibilidades latentes se van desarrollando en poderes dinámicos; que nadie se pierde por este proceso, pues toda la humanidad alcanzará la meta de la perfección y la reunión con Dios.

Varios personajes famosos, pensadores de la humanidad, se han referido en diferentes épocas a la reencarnación, concepto que no rechazaron y sin temor han afirmado:

Cada individuo es exactamente lo que él se ha ganado el derecho de ser, lo rodea aquella felicidad cuyos derechos ha adquirido en el pasado. Se enfrenta en la actualidad con las deudas contraídas en la anterior vida y que hoy le salen al encuentro. La infelicidad es el resultado del sufrimiento infligido a otros en la vida anterior y que antes de nacer aceptó reparar. El hombre es el resultado de su pasado y será el fruto de su presente. Si quieres conocer el pasado, mira tu vida presente. Si quieres conocer el futuro, mira tu vida presente.
Buda.

Necesitamos muchas vidas, revestirnos de múltiples cuerpos, nacer y morir y volver a nacer muchas veces para llegar al fin último de la perfección que es el que los dioses nos reservan. Esta ley de vidas sucesivas da la adecuada explicación a todas las desiguales manifestaciones de nuestra existencia.
Pitágoras.

Decir que no tenemos más que una sola vida aquí, habiendo semejantes posibilidades puestas delante de nosotros que no es posible desarrollar, es interpretar al Universo y a la vida como una enorme y cruel broma.
William Q. Judge.

El alma del hombre es como el agua. Viene del cielo, se eleva hacia el cielo y vuelve después a la tierra, en un eterno ciclo. Estoy seguro de que he estado aquí, tal como estoy ahora, mil veces antes, y espero regresar otras mil veces más.
Goethe.

La duración de la vida sobre la Tierra es un factor personal, y sucede lo mismo con la duración del tiempo que pasa antes de volver de nuevo a la Tierra, que es también un factor personal, dependiente de un gran número de circunstancias.
Papus (Dr. Gérad Encausse).

Así, a la luz de la reencarnación, podemos representar a la humanidad como ascendiendo por una inmensa escala, cuya parte inferior emerge del oscuro principio de todas las cosas y cuyo término va a perderse en la Gloria de Dios. No conocemos la longitud de la escala, pero eso no tiene importancia. Lo que importa es comprender que en la hora presente estamos en uno de los peldaños, y que nuestro lugar en la procesión señala exactamente el grado de nuestro desarrollo.
Irving S. Cooper.

Podía imaginarme perfectamente que tal vez había vivido en siglos anteriores y me había hecho preguntas que todavía no era capaz de responder; que tenía que volver a nacer porque no había cumplido la tarea que se me había asignado.
Carl Jung.

Donde estamos los siglos son como segundos, y después de vivir mil vidas, nuestros ojos empiezan a abrirse.
Eugene O Neill.

La idea de la reencarnación explica de forma muy reconfortante la realidad, permitiendo con ello que el pensamiento hindú venza aquellas dificultades que dejan paralizados a los pensadores europeos. De joven fui un estúpido. Aprendí alemán, francés, latín, griego y hebreo, pero nada de inglés. En mi próxima encarnación el inglés será mi primer idioma.
Dr. Albert Schweitzer.

Nuestra vida futura será la que nosotros mismos hayamos hecho. La reencarnación o continuidad de la existencia no es una vana teoría, sino una sólida realidad. No es ésta la primera vez que estamos en el mundo; de ser así la muerte nos suprimiría para siempre. Aquello que empieza en el tiempo debe finalizar en el tiempo. Si un determinado suceso no debiera producirse más que una sola vez en el tiempo y en el espacio, todas las cosas posibles habrían sucedido ya hace mucho tiempo, porque es la eternidad lo que ha transcurrido detrás de nosotros.
El anterior Dalai Lama.

¡Yace mi niño en la tumba y no estoy a su lado! Oye de nuevo la amada voz del difunto en boca del bebé que ahora tiene en sus brazos: "Soy yo, ¡pero no lo digas!", susurra mirándola a los ojos.
Víctor Hugo.

Creo que cuando alguien muere su alma regresa a la tierra. Con miembros más robustos y un cerebro más brillante la vieja alma emprende de nuevo su camino.
John Masefield.

Nada muere; los hombres fingen estar muertos y tienen que aguardar la parodia de sus funerales y afligidas necrologías, y ahí están, de pie, mirando por la ventana, sanos y salvos, con un nuevo y extraño disfraz.
Emerson.

Aunque puede que no sea un rey en mi vida futura, mucho mejor para mí: Seguiré llevando una vida activa y además no sufriré tanta ingratitud.
Federico el Grande.

Mi doctrina es: Vive de tal modo que llegues a desear vivir otra vez, ése es tu deber, ¡porque revivirás de todas maneras!.
Nietsche.

Sé  que soy inmortal. No hay duda de que muchas veces he muerto en el pasado. Me río de lo que llamáis extinción y conozco la amplitud del tiempo.
Walt Whittman.

Qué interesante sería conocer la historia de las experiencias en esta vida de un hombre que se suicidó en su vida anterior; cómo tropieza ahora con las mismas exigencias que se le habían presentado anteriormente, hasta que llega a comprender que debe satisfacerlas. Los hechos de una vida previa encauzan la vida presente.
Tolstói.

Tú que eres joven y te crees olvidado de los dioses, sabe que si te vuelves peor te reunirás con las almas inferiores, y que si te haces mejor te reunirás con las superiores, y que en la sucesión de vidas y muertes te tocará padecer lo que te corresponde a manos de tus iguales. Esta es la justicia del cielo.
Platón.

Como creo en la teoría del renacimiento, vivo con la esperanza de que, si no en esta vida, en alguna otra podré abrazar con amor a toda la humanidad.
Mohandas Gandhi.

Léeme, oh lector, si en mi encuentras deleite, porque raras veces regresaré de nuevo a este mundo.
Leonardo Da Vinci.

No es más sorprendente haber nacido dos veces que una sola; en la naturaleza todo es resurrección.
Voltaire.

Estoy convencido de que, en una forma u otra, existiré siempre; y a pesar de todos los inconvenientes que conlleva la vida humana, no pondré reparos a una nueva edición de la mía, esperando, sin embargo, que los errores de la última puedan ser corregidos.
Benjamín Franklin.

El hombre  muere y renace hombre, puede revivir más de una vez en esta Tierra y haber dado una vuelta en la vida reiterada, lo que trae consigo castigos y recompensas temporales, y otra vuelta, que justifica esperanzas de recompensas eternas. El alma debe volver con frecuencia para adquirir nuevos conocimientos y capacidad; pero puede también llevar consigo tantas adquisiciones, que no convenga que vuelva al mundo. El hombre se olvida, en verdad, de haber estado antes en este mundo. Pero esto es saludable, porque el recuerdo de la vida anterior no había de traer más que desgraciados modos de obrar. Por lo demás, no ocurre al alma olvidar para siempre, puesto que le basta olvidar temporalmente.
Lessing.

Después de la muerte todos nuestros pensamientos y representaciones mentales aparecen como un grandioso panorama delante del alma. La vida entre la muerte y el nuevo nacimiento es tan rica y variada como la vida entre el nacimiento y la muerte.
Rudolf Steiner.

La Reencarnación no está condenada por la Iglesia y de ninguna manera su creencia entra en conflicto con ninguno de los dogmas católicos.
Arzobispo Passarelli (1820 - 1897)

La teoría de la Reencarnación es en realidad la conocida teoría científica de la evolución, aplicada a un nivel psicológico y cósmico. Afirma sencillamente que cada alma se halla en el viaje de regreso a su Fuente u origen, que es Dios; que este viaje de perfeccionamiento no puede realizarse en una sola etapa o vida terrestre; y que las circunstancias de cada existencia o las etapas del viaje no dependen de la suerte, sino de leyes que operan en forma precisa y determinan progresivamente aquellas circunstancias. En todo caso reencarnación significa que hay una esencia inmortal o alma que vuelve a la Tierra muchas veces con el propósito de adquirir experiencia. El principio de la reencarnación, al abrir las etapas inmensamente profundas del subconsciente, puede darnos una explicación de las dificultades de la vida mucho más racional que cualquier otro sistema ideológico. Al recordarnos que somos esencialmente espíritus más bien que animales, y que nuestra finalidad no es simplemente sobrevivir sino alcanzar la perfección y la expansión de la conciencia. Puede ser que este triste mundo - tan bien llamado por Bernard Shaw "el asilo lunático del sistema solar" - se convierta al fin y al cabo en lo que debe ser: Un sitio luminoso lleno de seres humanos que no sólo han reconocido su pasado perverso y engañoso, sino que también han aprendido la manera de transformarlo y transmutarlo en objeto de luz y belleza.
Dra. Gina Cerminara.

Pues la Reencarnación afirma que los hombres nacen iguales y ésta afirmación me parece estar más de acuerdo con los hechos.
Alban Widgery.

Yo sí creo que la doctrina de la Reencarnación es de suficiente interés para merecer bastante más atención de parte de los investigadores de los fenómenos psíquicos y de aquellos filósofos que se ocupan de la naturaleza y destino de los seres humanos. La teoría de la Reencarnación proporciona una motivación razonable para obrar correctamente.
Broad.

Llevó diez millones de años a la naturaleza hacer el Gran Cañón. No puedo creer que tome sólo setenta a ochenta años hacer el alma de un individuo.
Dr. Morris Natherton.

Cada vez que nos quejamos de nuestro destino en la Tierra y de la mala suerte, estamos quejándonos de nuestra propia elección, porque nosotros hemos elegido lo que tenemos y es lo que merecemos.
Stewart C. Easton.

El hombre se halla dentro de un cuerpo porque a lo largo de su existencia allega experiencias sensorias que sólo se pueden conseguir a través de un organismo físico humano. Tan pronto se encuentra libre de tales deseos, la reencarnación cesa.
Hermes Trismegisto.

Tal vez yo vea en la Biblia la reencarnación que no hay, pero tal vez vosotros suprimáis la que hay. El concepto de la reencarnación sólo le es útil a alguien si al conocerlo lo hace ser mejor persona.
Edgard Cayce.

Muchas vidas hemos vivido y muchas más por delante tenemos a realizarse en cada uno de los mundos innumerables.
Giordano Bruno.

Durante años la teoría de la reencarnación resultó una pesadilla para mí e hice todo lo posible por desecharla y hasta discutí con mis pacientes en trance diciendo que hablaban de tonterías. Pero pasaban los años y todos los sujetos me contaban la misma historia, aunque tuvieran creencias diferentes. Ahora, después de haber estudiado más de mil casos, debo admitir que existe algo llamado reencarnación.
Dr. Cannon.

Nace un individuo dentro de una familia que le imparte desde la cuna una buena educación moral y ambiente de elevados ideales, mientras otro abre los ojos a un mundo mezquino dónde se le enseña desde la infancia a mentir y robar. ¿Sería justo exigir lo mismo de ambos? ¿Es justo recompensar (eternamente) al uno por vivir honestamente cuando ha sido colocado en un ambiente tal que difícilmente podría dejar de hacerlo, o castigar al otro (eternamente) que se encuentra en condiciones tan adversas que apenas puede tener una vaga noción de lo que constituye la moralidad? ¿Podemos acaso conformarnos con que se nos diga con un devoto golpe de pecho, que "esto es la voluntad de Dios" ?. Debe haber una clave y esta clave sólo la puede ofrecer la teoría de las existencias múltiples y la ley de consecuencias. Todos, hasta los seres más abyectos somos criaturas de Dios, hechuras del mismo barro destinadas a reflejar algún día los destellos de un mismo Sol.
Emilio Guzmán.

Los que, apegados a la forma, cometen malas acciones, habrán de pasar necesariamente por varias encarnaciones.
Huang Po.

Durante la época de Jesús, los fariseos enseñaban una doctrina que incluía la creencia en ángeles, espíritus y la migración del alma a otros cuerpos.
Flavio Josefo.

La reencarnación dará también una mayor significación al Evangelio, pues nos sirve de guía en el camino hacia el destino de todos nosotros, como lo es el de realizar algún día la imagen de perfección conforme a la cual fuimos creados.
Herbert B. Pueryear.

El hombre que renace es el heredero de la acción del hombre muerto. No obstante es un nuevo ser. El nuevo ser es lo que sus actos lo han hecho. Es debido a diferencia en su karma que los hombres no son todos iguales; sino que unos viven largo tiempo, otros corto tiempo; unos son sanos y otros enfermos; etc.
Swami Vijoyananda.

Cada vida física desarrolla nuevas posibilidades latentes en el espíritu, y en los mundos astrales sufre también un proceso transformatorio que impide la repetición y que impulsa al espíritu individual en grados ascendentes.
Julio Hiriart.

La doctrina de la metempsicosis o transmigración del alma de unos cuerpos a otros, constituye una prueba más de que los seres humanos necesitan una fe que les de esperanza y les inspire en lo más íntimo de su conciencia individual.
Bruce Pattison.

Ustedes sólo desean saber para llegar a ser libres, pero es mucho lo que todavía deben aprender para lograr la libertad espiritual. El progreso de la gran mayoría es a paso lento, pasan de una vida a otra vida, de un mundo a otro mundo, caminando casi sin avanzar. Se han olvidado de dónde vienen y no se preocupan hacia dónde van, sólo les interesa vivir el presente. Si supieran cuántas vidas han necesitado para lograr la primera idea que existe algo más en la vida que el tener que comer y dormir y más aún para comenzar a aprender que ese algo se llama perfección. Muchas nuevas vidas son necesarias para comprender la perfección y que la meta de la vida es saber reflejarla. Elegimos nuestro mundo venidero mediante lo que hemos aprendido en éste. No aprendes nada, y el próximo mundo será igual a éste, con las mismas limitaciones y pesos que superar. Pero hay algunos que logran comprender mucho de una vez y no necesitan tantas vidas para ir conociendo la Verdad.
Richard Bach. (Juan Salvador Gaviota).

El hindú vive sin historia y sin temor, pues no vive sólo en el presente porque sabe que su vida es una cadena de existencias que se suceden sin cesar hasta el infinito. Porque se da también cuenta de que, por sus pensamientos, actitudes y hechos, es el mismo fundamentalmente quien determina y modela su propio destino, dirigiendo todo su ser hacia el ideal, que es la norma del hombre sabio y santo.
Vladimir Lindenberg.

Corta es la vida y constante su cambio; llévala con paciencia porque es fuerte el alma que la anima, y flota por encima y más allá de las cosas. Conserva la paz en la alegría como en el dolor. Todo lo que nace tiene que morir. El fin del morir es un nuevo nacer: Tal es la Ley. Así como un hombre desecha las vestiduras usadas de ayer y escoge un nuevo vestido para mañana, así deja de lado el espíritu del hombre la envoltura carnosa del cuerpo, envejecido y gastado, y toma otra nueva.
Bhagavadgita.

No empezamos una nueva encarnación en el mismo punto en que quedamos al terminar la anterior, como generalmente se supone. La comenzamos un nivel más alto.
I. K. Taimni.

Gracias a la hipnosis regresiva, utilizada en la actualidad médicamente como eficiente terapia para algunos males psicológicos, se comprobó, con inicial sorpresa del profesional hipnoteropeuta, que algunos pacientes (no todos) se iban, en la regresión hipnótica, no precisamente a los primeros años de su infancia, sino que ¡a la vida anterior!  Son miles los casos analizados por varios investigadores, y muchos libros serios, que se han publicado ya, se fundamentan en los estudios de abundantes relatos clínicos. Se la utiliza como técnica para alivio de ciertas fobias que con la terapia clásica no logran desaparecer. Lo más genial es escuchar decir a algunos médicos psiquiatras que no creen en la reencarnación, pero dado los buenos resultados logrados con la hipnosis regresiva, piden a ciertos pacientes ir a la anterior vida o encarnación, y por lo general allí está la causa y solución del problema actual. Otros destacados médicos hipnoterapeutas han sido "tocados" por tanta experiencia similar con sus pacientes de diferentes credos, y aceptan y defienden científicamente ahora la reencarnación.

Algunos piensan que no se debe tomar el concepto de la reencarnación como una creencia, sino que es conveniente mirarlo a la luz de los hechos que apoyen o no su realidad. Sin embargo, abundan los ejemplos en que la ciencia ha negado una realidad por no herir el dogma científico o por temor a las consecuencias teológicas. En Occidente, actualmente, por lo general los más reacios a aceptar la posibilidad de la reencarnación, son los grupos cristianos. Para ellos nada se ganará con mostrar algunos versículos bíblicos destacados por los estudiosos del tema y otros por mi encontrados, como lo hice unas cuartillas atrás, igual otra explicación le darán a esos versículos y a este Conocimiento milenario, pero nuevo en su cósmica concepción a la luz de la humana evolución y de la moderna ciencia física teórica en especial. Sin embargo, ellos no podrán desconocer la realidad que los primeros  Sabios Padres de la Iglesia señalaron; Santos Varones ligados a la Enseñanza dejada al círculo interno por Jesucristo:

Justino Mártir (100 – 165) señaló:

"El alma vive más de una vez en un cuerpo humano, pero no puede recordar sus experiencias anteriores".

San Clemente de Alejandría (150 - 220) de manera velada expresó:

"Antes de la creación del mundo preexistíamos en el ojo de Dios, nosotros criaturas racionales del Verbo de Dios, a causa de lo cual nos remontamos hasta el principio; pues el principio era el Verbo".

Este santo varón reconoció que no toda su enseñanza la puso por escrito, dado que hay un cristianismo esotérico que no es para toda la gente. Él fue uno de los depositarios del Conocimiento Oculto que Jesucristo enseñó a los suyos en el Círculo Interno, decía:

"Los misterios de la Fe no son para ser divulgados a todos. Es necesario ocultar en un Misterio la Sabiduría hablada".

Fue su discípulo Orígenes de Alejandría quien de manera más clara públicamente habló sobre la reencarnación.

Orígenes (185 – 254), la mente más preclara y brillante del cristianismo, considerado el "Padre de la ciencia de la Iglesia". Para San Jerónimo era "el maestro más grande de la Iglesia después de los apóstoles". San Gregario de Nisa lo calificó como "el príncipe de la erudición cristiana del Siglo III". Erasmo señaló que: "Orígenes abre las fuentes de la teología".

En su enseñanza Orígenes destacó varios principios teológicos. El decía:

"Existe la preexistencia de las almas. El alma es inmaterial, y por lo tanto no hay ni principio ni fin de su existencia. Las predicciones de los Evangelios no pueden haberse hecho con la intención de una interpretación literal. Hay un progreso constante hacia la perfección, siendo nosotros primero como vasos de barro, luego de vidrio, luego de plata, para finalizar como cálices de oro. Todos los espíritus fueron creados sin culpa, y todos han de regresar, por fin, a su perfección original. La educación de las almas continúa en mundos sucesivos. Hay innumerables mundos que se siguen unos a otros durante eras eternas. ¿No será más conforme a la razón, que cada alma por ciertas razones misteriosas es introducida en un cuerpo, de acuerdo con sus méritos y acciones anteriores?".

Sinesio (370 – 430), manifestó:

"Padre, concede que mi alma, estando en la Luz ya no sea sumergida en la ilusión engañosa de la Tierra. El alma que no regresó pronto a la región celestial de donde fue mandada a la tierra, tiene que pasar por muchas vidas recorriendo el mundo".

En varios de mis escritos de la página WEB, titulada MUNDO MEJOR, está la idea de la reencarnación presente como algo natural y no se la analiza, por lo lógica que su razón de ser es para el autor. En el anterior título de la página: PREGUNTAS CON RESPUESTA, dieciocho personas hacen cada una varias preguntas que fundamentan el relato. Se da en él la respuesta sin nombrar la palabra, a la inquietud de dos de los consultantes que hiceron similar pregunta:

¿Existe la Reencarnación?

Frente a las dudas planteadas, en especial por lectores de otros países, que me han hecho llegar sus correos electrónicos y la importancia del contenido que para ellos el concepto de la palabra reencarnación representa, al finalizar ahora este escrito, repito la precedente respuesta, que pienso que en el actual contexto ampliado de un relato específico, será mejor discernida:

Razón de la diferencia social entre humanos

No es nada de fácil comprender este punto, y menos fácil me resulta intentar explicarlo. Donde mejor se refleja la Ley del Karma o de causa y efecto es en las diferencias de todo tipo entre los humanos. Quien mucho sufre es porque en su anterior vida no pudo entender la Sagrada Ley de Humildad o la de Compasión. Quien mucho odió vuelve a la encarnación a conocer la Ley del Perdón. Quien mucho tiene poco avanza, dado que, en general, queda más ligado al plano de la materia por el brillo del oro, por el poder y el mundano halago, es más dura la prueba para el que mucho tiene que para el que casi nada posee. El que mucho tiene, si se liga a lo mucho  no pasa la prueba de la abundancia y en la próxima encarnación deberá manifestar la humildad, prueba más fácil de superar.

Si siempre viviéramos todos en un mundo feliz, jamás desearíamos dejar esta dimensión y jamás tendríamos el despertar mental que nos quita las anclas que nos ligan al mundo. No existe azar ni fatalismo en las vidas humanas, tampoco una divina injusticia con algunos y un premio con otros. Voluntariamente el alma decide encarnar y ser quien como humano es. Somos lo que hemos pedido ser antes de nacer, y lo hemos pedido con el fin de poder superar pruebas y manifestar atributos para poder crecer. Debemos trascender el mundo superando nuestras limitaciones que nos apegan a él y por eso, muchos antes de encarnar, en el plano del alma piden una dura prueba con el fin de ascender, evolucionar y avanzar más. Si somos un vaso de vidrio no pretendamos transformarnos en un cáliz de oro, pero sí podemos intentar llegar a ser el mejor de los vasos de vidrio.

Quien sufre ahora, comprenderá y ayudará al sufriente en su próxima vida. Quien padece hambre dolor y miseria ayudará después al hambriento, enfermo y abandonado. El planeta es una gradual escuela de las almas encarnadas, cada vida es un nuevo curso. En el planeta hay cursos básicos primarios y otros más avanzados. El apego a lo material nos liga a la encarnación, el desapego nos libera de los lazos de la forma física.

Pienso que ya no están los tiempos como para perder intelectualmente el tiempo con la inútil discusión y la lectura de grandes y complejos tratados, es hora de correr y no de caminar. Los conceptos sobre la reencarnación darían para escribir cientos de páginas. Prefiero mostrar tan sólo esta breve síntesis, este elixir sobre algo que considero trascendente para el despertar de la humanidad ya iniciado.

Existen en la literatura casos, no siempre reales o verídicos, que hacen pensar a los investigadores en la probabilidad de la vida antes de nacer, y con una nueva encarnación actual. Hace pocos días atrás recibí un e-mail relacionado con el planteamiento sobre la reencarnación, y que por su novedad e interés me permito transcribir.

Dice el e-mail recibido:
            He leído con gran interés su página en el Internet, en especial todo aquello relacionado con la reencarnación, esto es debido a que hace poco más de un mes (15 de abril), conocí a una jovencita lo cual no tendría nada de extraordinario a no ser que:
1) Nació al igual que yo el 27 de junio a las 12:30 hrs.
2) Tiene exactamente la mitad de mi edad.
3) Tiene una hija (sólo una) y yo un hijo también sólo uno que  nacieron  el 13 de agosto.
4) La madre de ella y mi padre comparten también su cumpleaños (27 de abril).
5) El día en que la conocí era luna nueva.
            Al principio no me dejó más que causar algo de curiosidad, pero estudiando un poco la probablidades de conocer a alguien en que se den todas estas circustancias creo que deja de ser una casualidad, ya que la probabilidad de ocurrencia de todo esto es bajísima. Así que después me empezó a dar algo de inquietud, ya que son una serie de coincidencias extrañísimas.
            Debo mencionar que el día en que la conocí había no menos de 200 personas y ella llegó a sentarse directamente a mi lado !!! Y más curioso aún es que estaba yo hablando con otra persona de los signos del Zodíaco y las primeras palabras que crucé con ella fueron: "¿Qué signo eres tú?" y ella contestó: "Cancer", yo le dije "Yo también soy Cancer, ¿Cuándo es tu cumpleaños?", ella: "El 27 de junio", "¡El mío también", ella: No te creo, me estás mintiendo, y le enseñé mi licencia de conducir.
            Debo decir, que desde que la conozco, y cada vez que la veo, como que me transmite ella, no se qué pero son buenas vibraciones, al grado de ponerme de un alegre efusivo. También, se han dado circustancias en que como que al verla adquiero digamos que "buena suerte".
            Además debo mencionar que somos extraordinariamente parecidos en la forma de ser y de actuar, detalles como que de niños los dos usábamos una cajita de cartón para guardar nuestros ahorros, y regresarnos de la secundaria a pie para ahorrarnos el peso que nos daban nuestros papás para el transporte, que ella se dedica a arreglar autos viejos para venderlos, actividad que yo practiqué hace unos años. Y así una larga lista que comprende un sinnúmero de detalles, ¡hasta la posición a la hora de dormir! que creo dejan a un lado la posibilidad de la casualidad...
            Un amigo mío que conoce algo de la tradición hindú, detectó que me encontraba muy eufórico internamente (un día después de conocerla), me habló de la reencarnación, y de la posibilidad de que ella y yo seamos "almas gemelas", me dijo que probablemente sea un buen signo o presagio.
            Sin embargo, del entusiasmo inicial a menudo francamente siento algo de miedo, entre más pienso en la dificultad que se den todas estás "casualidades". La pregunta es ¿Por qué? y ¿Para qué?. Me dice mi amigo que probablemente ella y yo fuimos algo en otra vida, está bien, ¿Pero para qué reencontrarnos? Así, que ya no sé que pensar, ni que hacer, como le digo Dr. Iván a veces me dá miedo volverla a ver.
            ¿Qué me recomienda que haga?
            Saludos y ojalá pueda responderme pronto

La inmediata respuesta mediante e-mail fue:
            Como ingeniero eres de mente matemática, no te pierdas en ecuaciones simples, ni hagas complejo  lo simple.  Ustedes en la anterior encarnación fueron hermanos gemelos, en ésta tenían que encontrase para mutua ayuda ahora que los tiempos han llegado. No lo intelectualices más y actúa...
            Interésala, por ejemplo en los temas de mi página. Juntos estudien y analicen esos escritos. Juntos ayúdense a crecer mental y espiritualmente, apoyando a vuestros hijos.
            Hoy terminé mi nuevo escrito REENCARNACIÓN, te lo envío con vínculo a la página. Una vez que hayas leído más cosas, cuéntame tus impresiones.
            ¿De qué parte de ... eres?
            ¿Cómo llegaste a la página?
            Fraternales saludos de:
            Iván.

Se trata de un ingeniero, profesional con mente matemática lógica y racional por naturaleza y formación, que es remecido en su base científica por un hecho personal caracterizado por un conjunto de fechas y factores 100% coincidentes, los que en su globalidad superan lejos la probabilidad estadística de casualidad, coincidencia o azar. Él busca respuesta a su inquietud más allá del azar estadístico que es superado, y en esa búsqueda surge la palabra reencarnación y, por razones que por ahora ignoro, llegó a mi página WEB, pidiéndome entonces consejo. Espero que la breve respuesta personal y el presente escrito lo hayan dejado conforme. No veo otra explicación para justificar un encuentro programado previamente, en el plano sutil, por dos almas, antes de renacer otra vez...

Este caso expuesto sobre la base de un e-mail o correo electrónico recibido, por la distancia no lo he podido investigar personalmente, lo he mostrado tan sólo por la buena fe que me inspira su espontánea y correcta redacción, propia del buen manejo del lenguaje que en general los ingenieros dan al idioma castellano.

Quien no va a creer, nada ganará con leer y escuchar. Quien debe creer le bastarán estos simples argumentos personales aquí expuestos, reforzados con abundantes opiniones de gente evolucionada, quienes defienden y apoyan una realidad para ellos natural y lógica y para los detractores anatema o falta de lógica.

Digo que el asunto relacionado con la reencarnación, íntimamente ligado a la evolución y el karma, o principio de acción y reacción, o de cuasa y efecto que sostiene que acciones van uniendo la vida precedente con la actual y la actual con la sucesiva como reacción, es importante en el despertar de la humanidad, dado que nos llegó la hora de expandir la mente más allá de las cuatro paredes que desde el nacimiento nos han encerrado en la limitada tercera dimensión. Llegó la hora de pasar por sobre esas cuatro paredes:

1. Pasar por sobre lo que hay antes de nacer.
2. Pasar por sobre lo que hay después de morir.
3. Pasar por sobre el espacio.
4. Pasar por sobre el tiempo.

Como nunca antes tenemos la posibilidad de entender en forma consciente las dimensiones de la Creación, siendo a mayor vibración de sus partículas componentes, más sutil una dimensión o universo escalar.

Nuestro universo de la tercera dimensión es ya infinito para la ciencia, en constante expansión dicen y fruto de una Gran Explosisón, de acuerdo con la doctrina de moda del "Big Bang" cuya fase explosiva de una compacta masa inicial, que nadie explica cómo estaba allí, habría dado origen al universo. Debieran decir fruto de la Energía de un Pensamiento Divino, cuya fuerza matemáticamente estructurada para crear un infinito orden perfecto, regido por Sabias Leyes según el Plan Divino, desencadenó una Gran Explosión  en la aparente nada o vacío lleno de Inteligencia Pura emanada de Dios. Creado el Universo en nuestra dimensión, llegamos nosotros a él como espíritus desde el plano más sutil mediante cuerpos físicos para evolucionar y crecer.

Conviene tener presente a Galileo cuando hace 400 años señaló: "La filosofía se escribe en ese magno libro, universo, que se mantiene continuamente abierto ante nuestros ojos. Pero no puede comprenderse el libro a menos que primero se aprenda a entender el lenguaje y a leer las letras en que está compuesto. Está escrito con el lenguaje de las matemáticas, y sus signos son triángulos, círculos y otras figuras geométricas sin las cuales es humanamente imposible entender lo más simple de sus palabras, y sin ellas, uno vaga en un oscuro laberinto".  Cada sol está separado de su sol vecino, a lo menos por 5 años luz; por vacío, cada átomo está separado del átomo vecino como un sol lo está de otro. Sin embargo nada es vacío. Todo aquello que nos parece sólido es tan sólo un 0.5% de átomos, rodeados de un 99.5% de aparente vacío, y cosa similar sucede en el interior de cada átomo. El sol, además de abundante calor y luz, fruto de las reacciones nucleares que ocurren en su interior, da origen a unas curiosas partículas elementales llamadas neutrinos (pequeño neutrón en italiano), que se diferencian de las partículas que forman la materia corriente. Para el neutrino, partícula más pequeña que los átomos, desprovista de carga y que viaja por el espacio, no somos, y en este instante billones de ellos pasan a través nuestro ignorando que existimos.

El físico teórico Lawrence Krauss dijo: "Todos los procesos físicos del universo son multidimensionales. Sólo cuando nos damos cuenta de que cada uno puede ser entendido en un sinnúmero de modos equivalentes, aunque en apariencia difieran, podemos apreciar más profundamente la manera como funciona el universo". En el aparente vacío que todo lo rodea, nada es vacío dado que el todo es Inteligencia Pura que lo compenetra y lo rige en perfecto orden, siendo todo lo conocido y lo desconocido fruto de la ideación mental de Dios, y cada uno de nosotros como espíritu, representamos, con nuestra eterna individualidad, una emanación directa de ÉL. Nuestro espíritu dio lugar al alma para evolucionar desde su inicio, como infinitamente pequeño dotada de infinitos atributos potenciales, hasta llegar a su fin de infinitamente grande previo a retornar a Dios. El alma dio lugar a la mente, y con ella a cada cuerpo humano físico le permite ser con el fin de crecer.

Richard Feynman, físico cuántico manifestó: "¿Qué queremos decir con "comprender" algo? Imaginen que el mundo es parecido a una gran partida de ajedrez que juegan los dioses, y que nosotros somos observadores del juego. No sabemos cuáles son las reglas del juego; todo lo que nos está permitido es observarlo. Por supuesto, si observamos durante un lapso suficiente, con el tiempo podríamos captar algunas reglas. Las reglas del juego son lo que llamamos física fundamental. Sin embargo, incluso si las conociéramos todas, puede que no fuéramos capaces de entender por qué se hace un determinado movimiento durante el juego; es, simplemente, demasiado complicado y muy limitada nuestra mente. Si juegan ajedrez sabrán que es fácil aprender todas las reglas, y no obstante suele ser muy difícil elegir el mejor movimiento o comprender por qué un competidor juega como lo hace. Lo mismo sucede en la naturaleza, sólo que en mucho mayor grado. Nos debemos limitar al asunto más básico, a las reglas del juego. Si las conocemos, consideramos que "comprendemos" el mundo."  En nuestra actual realidad evolutiva estamos dotados de la mente y a lo más, siendo muy inteligentes, usamos un 10% de su real potencial. Al expandir  en forma consciente la mente por sobre las cuatro paredes que nos han restringido vida tras vida, se producen saltos cuánticos sutiles que nos ligan con lo infinito de nuestra realidad, creando las sólidas bases para la brusca expansión mental que pronto nos llegará por medio de la fuerza de la Luz y el Amor Cósmico que al mundo está entrando, a pesar de las densas tinieblas y el desamor que nos rodean, los que por ahora nos impiden ver esa Luz y comprender aquel Amor, que pronto muchos verán y entenderán, y por ellos liberados serán...

Dr. Iván Seperiza Pasquali
Quilpué, Chile
6 de Junio de 1999
http://www.isp2002.co.cl/
isp1001@vtr.net